Venezolanos, los que más cruzan la Selva del Darién por encima de haitianos y cubanos

Havana
muy nuboso
27.2 ° C
27.2 °
27.2 °
94 %
3.1kmh
75 %
Sáb
31 °
Dom
31 °
Lun
31 °
Mar
31 °
Mié
28 °

«Este camino no es para todo el mundo,» dijeron en el año 2019 un grupo de cubanos que documentó su cruce por la selva del Darién.

Según datos oficiales publicados por Migración Panamá, en los primeros seis meses del año 2022, unos 28.079 venezolanos atravesaron la selva del Darién. La cifra es siete veces mayor que la de los inmigrantes haitianos y diez veces mayor que la de los inmigrantes cubanos que cruzan por ese lugar, reconocido como la selva más peligrosa del mundo; o al menos, una de las más peligrosas.

En un artículo titulado «El Tapón del Darién huele a muerte», la periodista Marielbis Rojas, recoge parte del fenómeno Darién, un punto inhóspito del planeta, responsable de la muerte de cientos de migrantes. Decenas de ellos, cubanos. Quizás cientos, desde 2013 hasta la fecha; los casi diez años en que más los cubanos utilizaron este «pasadizo» en su larga travesía desde Ecuador, país que fue el primero del área latinoamericana en establecer libre visado para los cubanos, y primer punto de origen para la estampida en esta década.

«El Tapón del Darién, una selva de 575.000 kilómetros ubicada en la frontera entre Colombia y Panamá, es atravesada diariamente por cientos de inmigrantes que buscan llegar ilegalmente a Estados Unidos,» señala la periodista en su artículo en el que recoge declaraciones de algunos de quienes lo lograron vencer, en su largo camino hacia el llamado «sueño americano». O lo que es lo mismo: llegar a EE.UU. y pedir Asilo Político.

“Tienes que pasar ríos y subir cerros. Te debilitas, te falta el aire y te sube la presión arterial. Sientes que no quieres seguir más, pero solo tienes dos opciones: seguir o quedarte allí a morir. Todos luchan por su vida para llegar a su destino. Allí nadie ayuda a nadie”, comentó una de las migrantes, en una conversación telefónica con el sitio de noticias El Pitazo.

“Había un hedor muy malo. Huele a muerte por la gente que murió. Los indígenas del lugar abren un hoyo de medio metro, y ponen los cuerpos ahí o los tapan para que la gente no los vea, y siguen con su negocio de mover gente por ese lugar,» detalló la migrante.

El caso cubano

Aquel viejo refrán de que el cubano, «que no tiene de congo tiene de carabalí», referido a la presencia en el árbol genealógico de algún ancestro africano, ya no existe. Los cubanos, sin embargo, sí tienen otra creencia. Y es que no existe un cubano que no tenga FE (familiar en el extranjero)

Y si bien esto es falso, no pocos creen que cada cubano tiene un familiar o conoce un amigo balsero, o que haya cruzado por el Darién o que, más recientemente aún, no haya visitado «los volcanes en Nicaragua».

En lo que sí coinciden todos aquellos que han cruzado la Selva del Darién, es que no es una experiencia repetible.

Tayra, matancera, aseguró que ella pensó que moriría allí mismo. La mayoría de los Los migrantes cubanos que han atravesado la Selva del Darién, coinciden que es un infierno

Danilo, cienfueguero, dice que muchos cubanos, acostumbrados al campismo y el montañismo en la isla se aventuran en el cruce de la Selva del Darién.

En una conversación ofrecida en el año 2019, este cubano, ex miembro de las Tropas Especiales (Boina Azul) resumió la mayoría de lo vivido con esta frase:

“El Darién no es El Nicho”.

Se refería así a las diferencias entre la Selva del Darién, y el lugar de «campismo» conocido como El Nicho, en Topes de Collantes.

Este ex integrante de las Tropas Especiales, durante el tiempo que estuvo en el Servicio Militar Obligatorio, estaba habituado a todo eso y mucho más, pero años después conocería la Selva del Darién. La cruzaría y expresaría:

«Fue duro, duro duro. Horas y horas caminando por la selva.»

Con dos mochilas encima, una que medía de diámetro 54 pulgadas, la suya, y otra perteneciente a una muchacha que cuando llegó a la conocida Loma de la Muerte dijo que no seguiría, Danilo tuvo que apelar a todo lo aprendido en su época de entrenamiento en las Tropas Especiales.

«Yo solo le dije: si llegamos hasta aquí, tenemos que seguir. No nos para nadie. Tuve que echarme encima la mochila de ella. Una delante y otra detrás, el equivalente al peso de otra persona. Como si llevara una persona encima, cargada. A ella la tuvimos que amarrar con una soga, para comenzar a subir la loma, con ella, arrastrándola prácticamente.»

En el 2019, unos cubanos que cruzaron por la Selva del Darién decidieron documentar su travesía. Vencida la llamada Loma de la Muerte hicieron un alto en el camino para expresar:

«Aquí estamos, en la Selva del Darién. Desde antier a acá hemos subido 4 montañas. Esta es una de las más “fulas”, la Montaña de la Muerte. Un consejo para todas las personas que quieran coger este camino… Este camino no es para todo el mundo

tal vez quieras leer: Por el Darién cruzaron 2000 cubanos en seis meses

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+