«Relación» Cuba – EEUU: 2022 y el Parole Familiar

Havana
muy nuboso
31.2 ° C
31.2 °
31.2 °
55 %
3.6kmh
75 %
Lun
30 °
Mar
28 °
Mié
29 °
Jue
28 °
Vie
29 °

La relación entre Cuba y los EEUU ha pasado por disímiles momentos. En medio de todo, siempre, la familia cubana.

La relación entre Cuba y los EEUU pudiera «cambiar» para el 2022 y con ello mejorar, entre otros aspectos uno que preocupa y ocupa a la familia cubana separada por el estrecho de la Florida: El Parole Familiar.

La aseveración no es gratuita si tenemos en cuenta tres líneas fundamentales para este análisis.

Vayamos por parte.

Estados Unidos sigue revisando inclusión de Cuba en lista negra de terrorismo

Este es un aspecto clave. Tanto como lo es el llamado «Síndrome de la Habana.» Son aristas filosas que inciden directamente en la relación actual entre el gobierno de Cuba y el de los EE.UU. y, en el caso que nos ocupa, la posible reapertura de la Embajada de EE.UU. en La Habana para el año 2022.

Declaraciones ofrecidas a la prensa por el coordinador en funciones del Departamento de Estado para el terrorismo, John Godfrey, hablan de que la Casa Blanca continúa revisando la inclusión de Cuba en la lista negra de estados patrocinadores del terrorismo.

“Es algo que está en curso y el presidente Biden ha dicho que sigue comprometido con aquellas políticas que avancen las aspiraciones democráticas del pueblo cubano”, indicó Godfrey en una nota difundida por la agencia EFE.

“La política sobre Cuba y esa designación sigue bajo revisión”, aseguró el funcionario, y declinó ofrecer aclaraciones al respecto.

En una carta enviada en las últimas horas al presidente de EEUU, Joe Biden, por 114 congresistas norteamericanos, con relación a la inclusión de Cuba en la lista de Estado Patrocinador del Terrorismo, estos solicitan a Biden que recomiende al Departamento de Estado realizar una nueva revisión en aras de eliminarla de la misma.

«Esta designación coloca otro obstáculo en el camino hacia la mejora de las relaciones y crea más obstáculos para la compra o recepción de bienes humanitarios,» expresaron los congresistas en la misiva.

Elaborada por la Casa Blanca, desde hace ya varias décadas, la lista constituye un pilar en el establecimiento o no de relaciones políticas – internacionales – con los gobiernos extranjeros.

La primera vez que Cuba fue considerada estado patrocinador del terrorismo tuvo lugar en el ya lejano 1982.

En el año 2015, apenas meses después de comenzado el llamado «deshielo», el gobierno del demócrata Barack Obama, administración en la que Joe Biden era Vicepresidente, excluyó a Cuba de la lista terrorista.

Con la llegada de Donald Trump al poder eso cambió. La administración republicana se deslindó de las medidas de acercamiento entre la Habana y Washington iniciadas por la administración Obama y multiplicó sus sanciones a la isla.

Finalmente, este año, justo antes de abandonar la silla oval, Trump volvió a incluir a Cuba entre las naciones que Estados Unidos considera ofrecen apoyo a grupos terroristas.

Sucedió a solo nueve días de dejar la Casa Blanca, y marcó nuevos derroteros en la relación entre Cuba y los EEUU

Joe Biden, que había prometido revisar una por una las políticas de Trump al parecer tenía intenciones de dar marcha atrás con este particular pero, llegó el 11 de julio, y llegó la represión gubernamental en la isla a activistas por los derechos humanos y disidentes de la política del gobierno cubano, en general.

También La Habana considera que esta inclusión en la lista terrorista condiciona la relación entre Cuba y los EEUU El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, ha dicho que esta «daña fundamentalmente los intercambios familiares entre los cubanos de la Isla y los que se encuentran en el exilio,» y como consecuencia la buena marcha del Parole Familiar.

Reunificación familiar pudiera acelerarse este 2022

Anielyn García lleva meses esperando porque «la llamen» de la Embajada.

Su esposo, desde Miami, inició los trámites hace un año y tres meses para reclamarla a ella y a las dos hijas del matrimonio.

Le han dicho que ahora, una vez superada la crisis por la pandemia por el coronavirus, todo se va a acelerar.

«Antes era todo más rápido, pero la COVID jodió todo esto. Solo que me queda esperar,» dijo desde Cuba vía telefónica.

Naybis Estévez, desde Miami, espera cada día con ansias la llegada de sus padres a Miami.

«Mis padres nunca quisieron salir del país (Cuba), pero actualmente están allá solos. Todos estamos aquí. Sus dos hijos, todos sus nietos, biznietos.

«Yo iba dos veces al año a verlos. También mi hermana. Mis sobrinas. Mi hijo. Casi que nos turnábamos para hacerlo y, como consecuencia de eso la lejanía se sintió menos. La añoranza no era tanta; pero esto del COVID cambió nuestras perspectivas.

«Ella (se refiere a la madre) quería vivir sus últimos días en la isla. Sin embargo a raíz de todos los sucesos recientes del 11 de julio, la represión desatada por el gobierno, tras ver las golpizas, tras palpar el dolor y la miseria del pueblo, ambos me dijeron por su lado: «Sácame de aquí,» explica en un audio enviado a este redactor.

«Fue así que me puse en función de eso. Estoy reclamándolos. Los voy a sacar de Cuba, para que puedan vivir los últimos años de sus vidas en paz, y en lo que es más importante: en LIBERTAD.

Naybis considera que son las familias cubanas las que verdaderamente están sufriendo por la separación de sus hijos. No un político X en Washington.

«Mucho menos un comunista en La Habana,» aclaró luego vía telefónica.

EE.UU. promete acelerar proceso de visados de reunificación familiar para cubanos en 2022 o al menos eso afirma el director de Visados de la Embajada de Estados Unidos en Guyana, Víctor García Rivera. El funcionario afirmó que trabajan para reducir en 2022 los retrasos en las entrevistas consulares.

Si bien es necesario destacar que esos atrasos consulares ocurren, debido al COVID, en cada país de este mundo, los cubanos son golpeados doblemente, al no poder concurrir a un edificio consular en su propio país, y tener que desplazarse a otro, para continuar con sus trámites de visado.

El funcionario ofreció declaraciones vía telefónica al portal Martí Noticias donde expresó que, en Georgetown, capital de Guyana, se ha “ampliado el número de funcionarios y aumentado la cantidad de citas.”

No obstante, reconoció que todavía existen complicaciones logísticas, y declaró que todavía la pandemia condiciona el retraso de las reclamaciones de reunificación familiar para cubanos.

“Estamos dedicados a reunir a la familia cubana y vamos a ver los resultados en los próximos meses” declaró el funcionario, y explicó que el año 2021 fue especialmente difícil en varios sentidos, para acelerar el proceso de reunificación familiar.

En la carta enviada por los 114 congresistas a Joe Biden en las últimas horas, documento citado en los párrafos iniciales de esta nota y que analizaremos más a fondo al final, se señala cómo miles de cubanos se han visto en la necesidad de migrar en condiciones ilegales y peligrosas.

En medio del caos, no pocos esquilmadores se aprovechan de la situación familiar y han estafado a sus coterráneos prometiéndoles «adelantos» en las citas consulares a cambio de dinero.

Al respecto ha declarado Mara Tekach, coordinadora de la Oficina de Asuntos Cubanos del Departamento de Estad:

“Pagar a terceros para garantizar una cita en la embajada de Guyana es ilegal. Eso no existe dentro de las operaciones de la embajada”.

Los cubanos desde el 2018 deben viajar a Georgetown, la capital de Guyana, para realizar sus trámites migratorios de reunificación o solicitud de visa para visitas familiares a Estados Unidos.

Estadísticas oficiales del Departamento de Estado arrojan que en 2021 más de 78,000 cubanos esperaban por la entrevista consular en Guyana luego del cese de las actividades consulares en la Embajada norteamericana en Cuba.

Una luz de esperanza, tenue, pero luz al fin, se vislumbró en abril de 2021, cuando los congresistas cubanoamericanos Mario Díaz-Balart y María Elvira Salazar presentaron un proyecto de ley que buscaba una solución al programa de reunificación familiar para cubanos.

Para solucionar el drama de las más de 100 000 familias que se encuentran a la espera de unirse a los suyos en suelo norteamericano, la propuesta presentada buscaba convertir en ley el programa surgido en 2007, dándole así a los cubanos una vía expedita para entrar a EE. UU. de manera legal.

Los congresistas proponían además utilizar parte del territorio de la Base Naval de Guantánamo como «consulado temporal,» a fin de evitarle a los cubanos el engorro de viajar a Guayana.

Pero, ¿cambiará esta situación? ¿Qué se ha hecho y se hace en los EE.UU., dentro del Congreso o el Senado para lograrlo?

Demócratas envían carta a Joe Biden

Este viernes trascendió que una iniciativa liderada por el presidente del Comité de Reglas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, James P. McGovern, el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara, Gregory W. Meeks, la presidenta del Subcomité de Asignaciones de la Cámara de Representantes sobre Operaciones Estatales y Extranjeras, Barbara Lee, y el presidente del Subcomité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, Bobby L. Rush., logró recoger más de 100 firmas para que el presidente norteamericano Joe Biden levante las restricciones al gobierno de Cuba por razones humanitarias.

Ariel Peña, en Miami, cree que esta sería una excelente oportunidad para demostrarle al gobierno de Cuba «quién es el malo en esta historia».

Ariel cree que ese gesto pudiera provocar en La Habana un gesto recíproco.

«Por ejemplo, la liberación de todos los presos políticos apresados tras el 11 de julio. De hecho, creo que pudiera ser, sin creer que se trata de un chantaje, una carta de cambio. Sería una negociación. Eso siempre sucede en política, entre los gobiernos, más si son rivales acérrimos. Tú me das, y yo te doy algo a cambio,» explica vía telefónica.

Sin embargo, el número luce bajo. Es apenas la cuarta parte del Congreso. La mitad de los demócratas.

En el documento enviado al presidente norteamericano, los congresistas señalan que «si bien el embargo permite el envío de ayuda humanitaria, en la práctica, los requisitos de licencia, la verificación del uso final, las restricciones al sector bancario y el temor de infringir sin saberlo la ley estadounidense complican gravemente el envío de ayuda humanitaria a Cuba desde Estados Unidos y otros países.»

Los 114 miembros de la cámara del Congreso exhortaron al presidente Joe Biden a que priorice el bienestar del pueblo cubano. Para ello debería suspender, al menos temporalmente, las regulaciones que impiden la compra de alimentos, además de medicamentos; la llegada de remesas y cualquier otro tipo de asistencia humanitaria que llega a la isla.

Los congresistas señalan en su carta que ellos todavía están esperando las recomendaciones del Grupo de Trabajo sobre Remesas, establecido luego de las protestas del 11 de julio; un grupo que estaría encargado de encontrar una vía adecuada para el envío de remesas directamente al sufrido pueblo cubano, sin que el gobierno, o alguna entidad supeditada a este, se apropie de un solo centavo.

«A pesar de las preocupaciones de que el gobierno de Cuba obtenga ingresos de las remesas, el gobierno captura menos ingresos de las remesas que en el pasado debido a los cambios iniciados en julio de 2020 y gran parte de los ingresos del gobierno de las remesas se canaliza a las importaciones de alimentos, combustibles y bienes esenciales para los cubanos que no tienen familia en el extranjero, muchos de ellos en comunidades marginadas», señalaron en el documento los congresistas.

En cuanto a la reanudación de los viajes expresaron:

«Las restricciones de viaje también han perjudicado a las pequeñas empresas privadas, que no han podido acceder a los bienes y productos necesarios y han tenido problemas desde que el turismo comenzó a desacelerarse después de que se implementaron tales restricciones. Permitir los viajes a Cuba aumentaría el flujo de suministros humanitarios necesarios a la isla y la cantidad y distribución de dinero y bienes enviados directamente a manos de los cubanos.»

Los viajes de cubanoamericanos a Cuba, afectados por las políticas del expresidente Donald Trump, afectan más que a nadie que a las familias cubanas. Y este es un aspecto clave en la relación entre Cuba y EEUU.

Avanzar hacia la normalización de la relación entre EEUU y Cuba.

Avanzar en la normalización de la relación entre EEUU y Cuba es otro de los objetivos del documento enviado a Biden en las últimas horas.

Los congresistas, en su misiva, apelan a la implementación de «una política de compromiso con Cuba» que sirva «a los intereses de Estados Unidos y del pueblo cubano»

«Debido a que la sección consular de la Embajada de Estados Unidos ha estado cerrada a los cubanos, Estados Unidos está violando el acuerdo migratorio de 1994 firmado con Cuba para poner fin a la última crisis migratoria», precisaron.

Los congresistas consideran que para lograr proteger los derechos humanos de los ciudadanos en Cuba lo mejor que se puede hacer es ayudar a la implementación de una política que busque «un compromiso basado en principios», y no en el aislamiento unilateral, que en la práctica ha demostrado que no funciona.

«Es más probable que el compromiso permita las aperturas políticas, económicas y sociales que los cubanos puedan desear y alivie las dificultades que enfrentan los cubanos hoy», afirmaron los congresistas en su carta.

«Hoy, luego de casi cinco años de estrictas sanciones estadounidenses, los incipientes movimientos sociales de Cuba que surgieron durante los años de acercamiento encuentran su espacio para el debate público y la libre expresión más restringido que en 2016. Sin embargo, el aumento de los canales de comunicación y el acceso a la información a través de la las plataformas de Internet y redes sociales en los últimos años, en gran medida debido a la política de compromiso seguida por la Administración Obama-Biden, han influido dramáticamente en la forma en que los cubanos se comunican y sus niveles de activismo para influir en la toma de decisiones y movilizarse y abogar por causas sociales», argumentan ellos en su documento.

Todo ello, si se lograra, consideran los congresistas, debería conducir a un esfuerzo más amplio hacia la normalización de las relaciones entre ambas naciones y la reactivación de actividades diplomáticas en sus respectivas embajadas.

Eventualmente impactaría directamente en las 100 mil familias que aún aguardan por el reinicio, con las condiciones para ello, del programa de reunificación familiar conocido como Parole.

Noticia en Cuballama Noticias hoy: Derrumbe en La Habana: «Hace más de 20 años eso estaba así»

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+