¿Qué viajeros le dan mayores dolores de cabeza a la Aduana cubana?

Havana
algo de nubes
33.2 ° C
33.2 °
33.1 °
40 %
1.5kmh
20 %
Vie
33 °
Sáb
32 °
Dom
33 °
Lun
31 °
Mar
32 °

Los mayores dolores de cabeza de la Aduana General de la República de Cuba son provocados por viajeros “que entran” a la isla con drogas, armas y cargamento ilegal, y los “que salen” con exceso de divisas, tabaco y medicamentos en falta.  

Así lo confirmó esta semana el jefe de la Aduana, Nelson Cordovés, que no especificó qué medicamentos “asegurados” (o sea, los que escasean) tratan de sacar, pero sí que el “tema dinero” se ha vuelto “tendencia”.

Según precisó Cordovés, en lo que va de 2024 se han detectado 135 viajeros que han intentado sacar del país más dinero del que permite la ley, o sea, el equivalente oficial a 5.000 dólares en cualquier moneda extranjera, una cifra que en 2022 fue de 233.

Cordovés, que lamentó que “estamos rodeados de muchos países”, detalló además que hasta el momento este año se han confiscado 3,2 millones de pesos y 91.000 dólares, frente a 5.033.000 millones de pesos y 420.000 dólares en 2022.

No obstante, llamó la atención de más de un televidente que el máximo responsable de la Aduana no hiciera referencia a las cifras del año pasado, cuando Mirtza Ocaña, una cubana recientemente detenida en Tampa, Estados Unidos, logró sacar al menos 100.000 dólares de la isla. 

Cabe resaltar que el mes pasado Ocaña fue acusada por la Fiscalía Federal del Distrito por trasladar tan alta suma de dinero, lo que le podría costar hasta cinco años de prisión, tras ser descubierta no por la Aduana de Cuba, país al que viajó 45 veces, sino por las autoridades estadounidenses. 

Cordovés también se refirió a las “violaciones” de quienes tratan de llevarse más de dos cajas de tabaco o de 20 puros sueltos, que es lo que está establecido por ley, así como hojas, instrumentos de tabaquero, cajas y anillas.

En todo el 2024 se han registrado 141 infracciones en torno a un “producto cubano y exportable”, que no puede salir del país “sin control”. Se trata de un número superó ya con creces las 99 contabilizadas el año anterior. 

Lo que se trata de entrar 

Por otro lado, el jefe de la Aduana mostró muchos de los objetos confiscados en los aeropuertos cubanos. Entre ellos, sobresalen pistolas, rifles, que son envueltos en papel de aluminio para que no sean detectados, y armas neumáticas que superan el calibre 4,5, que es el que se puede importar.  

En tal sentido, Cordovés remarcó que “no están establecidas en el país” las armas de fuego, las manoplas, la munición y las piezas de cualquier armamento. 

De igual manera, el funcionario hizo alusión al “uso abusivo” de las armas neumáticas que son importadas para fines recreativos, como la pesca. 

En cuanto a las drogas, Cordovés insistió en que es un tema del que se encarga el Ministerio del Interior, que ha descubierto 17 casos de contrabando este año, con 99 kilogramos de droga decomisados, frente a los 55 de 2023, una cifra que no se había tenido “en los últimos 15 años”.

Si bien son muchos los tipos de drogas que los viajeros intentan entrar a Cuba, Cordovés se refirió al famoso “químico”, una especie de “cannabis sintético”. 

Asimismo, dejó claro que ya no es tan habitual que las personas traten de entrar droga escondiéndola en su aparato digestivo, sino que es más normal que la hagan pasar por alimentos enlatados o por condimentos. 

También mencionó la entrada de unas 73.000 tabletas de fármacos prohibidos y que, si bien el Ministerio de Salud Pública prohíbe el uso de cigarrillos electrónicos, por lo que no se puede importarlos, al viajero se la confisca temporalmente si quiere, es decir, que puede llevárselo “cuando se vaya”. 

Algo bastante común sigue siendo igualmente el contrabando, expresado a través de declaraciones fraudulentas o “violaciones del fisco”, reportadas sobre todo desde la Terminal de Contenedores de Mariel, el Aeropuerto Internacional José Martí y el puerto de Santiago de Cuba.

Cordovés se vio obligado a reconocer el déficit de trabajadores que ha enfrentado la Aduana que, si bien ha “captando” a 400 empleados en todo el país, ha tenido que formar como técnicos asistentes a jóvenes que pasan el Servicio Militar y que “después pueden ser futuros oficiales”. 

De acuerdo con el jefe de la Aduana, pese a las constantes críticas de los ciudadanos por los retrasos en las entregas, el servicio de cargas no comerciales está “funcionando bien”. De hecho, “ha ido mejorando sustancialmente”.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+