La batalla entre el cubano Orlando Capote y la ciudad de Coral Gables continúa

Havana
cielo claro
15.2 ° C
15.3 °
15.2 °
94 %
1.5kmh
0 %
Vie
25 °
Sáb
24 °
Dom
22 °
Lun
24 °
Mar
26 °

Orlando Capote, el cubano exiliado y residente en el sur de Florida cuya pequeña casa ha llamado la atención de muchos en los últimos años, al negarse a venderla, moverla, y enfrentarse a un proyecto urbanístico sin precedentes en la historia de la ciudad de Coral Gables, se enfrenta ahora a una nueva batalla legal. La ciudad lo está multando con $150 dólares diarios, después de que una queja del desarrollador provocara un caso de incumplimiento de códigos.

Al parecer todo se trata de una vendetta personal; una pesadilla que comenzó cuando el desarrollador más grande en la historia de Coral Gables quiso construir un complejo residencial-hotelero en una zona de la ciudad, y no contaba con la tozudez de Orlando Capote.

Una tozudez que tiene un motivo.

Capote se negó abiertamente a vender su modesta casa, y la vivienda quedó atrapada en medio de un proyecto de desarrollo inmobiliario de $600 millones llamado The Plaza Coral Gables, que consiste en la construcción de lujosos edificios que rodean su hogar, a pesar de las ofertas de inversores y desarrolladores durante aproximadamente 20 años, Capote se ha resistido a vender su propiedad y ha insistido en permanecer en ella.

Este proyecto ha tenido un impacto negativo en la iluminación y ventilación de su casa.

Orlando Capote ha considerado siempre que el gobierno de Coral Gables favoreció a la compañía de bienes raíces en detrimento de los derechos de los residentes y el acceso a servicios públicos. Se mantuvo firme en su decisión de quedarse en su hogar, protegiendo sus recuerdos familiares y derechos como ciudadano. Capote sostiene que, mientras pague sus impuestos y cumpla con la ley, su casa nunca estará en venta.

A lo largo de los años, Capote ha enfrentado desafíos legales y disputas con la compañía constructora, y a pesar de las dificultades, se mantiene decidido a permanecer en su hogar, que considera su lugar seguro y lleno de memorias familiares.

Su historia ha atraído la atención de los medios locales y ha sido comparada con la trama de la película «Up», donde un personaje se niega a vender su casa mientras está rodeado de lujosas construcciones. La determinación de Orlando Capote en preservar su hogar y sus derechos ciudadanos ha generado simpatía y atención pública en medio del rápido crecimiento de la ciudad.

Pero ahora…

Orlando Capote vs Coral Gables

Desde entonces, Orlando ha mantenido que la ciudad permitió que The Plaza Coral Gables construyera demasiado alto y demasiado cerca de su hogar, y una disputa con ambos; pero no se movió de lugar.

El desarrollador no pudo hacer nada por impedirlo, pero ahora, una estructura metálica de décadas de antigüedad en su entrada, fue denunciada a la ciudad, y esta le envió una advertencia de violación.

En esta, se citaba una «cerca de malla y un toldo en mal estado». Según él, la sección de la cerca dañada se reparó, pero las autoridades municipales también están objetando la presencia de una estructura metálica, a la que se refieren como «toldo», donde él estaciona su automóvil. El municipio sostiene que no existe un permiso para el toldo y ordena su eliminación.

Sin embargo, dice Orlando Capote, que el toldo ha estado en ese lugar desde 1989, cuando sus padres compraron la casa, y ha soportado huracanes y tormentas durante más de tres décadas.

Para él curiosamente, «el toldo» nunca molestó.

Orlando Capote llevó el caso ante la Junta de Cumplimiento de Códigos en una audiencia el 21 de junio, donde él se declaró «no culpable». En la presentación del caso, él y su abogado argumentaron que el toldo ni siquiera es visible desde la calle, y por tanto su presencia no debería ser motivo de sanciones.

Sin embargo, las autoridades municipales declararon que Orlando «no ha cumplido» con las órdenes de la ciudad de Coral Gables, y ha recibido una multa de $150 dólares por día.

El portal 7News que cubrió la noticia dice que «lo que ha llamado la atención es que la queja inicial provino de un empleado de Agave Ponce, la compañía desarrolladora de The Plaza Coral Gables».

El desarrollador presentó una queja ante la ciudad, y entre las cosas «raras» que mencionó en la propiedad de Orlando, mencionó el «pasto crecido en exceso», «gatos vagando» y «estructuras oxidadas sin toldos».

Lógicamente el cubano sospecha que detrás de todo eso hay juego sucio, y que, como dice 7News, el desarrollador está utilizando al municipio de Coral Gables para tomar posesión de su propiedad.

Al parecer esta pesadilla no terminará nunca.

tal vez quieras leer más sobre este caso: Orlando Capote: El cubano que desafió a la ciudad de Coral Gables

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $1,69 x LBENVÍA AQUÍ
+