«El Nene», cubano que se comió una tiñosa, se zampó un perro por Nochebuena. ¿Las autoridades? Bien, ¿y tú?

Havana
algo de nubes
19.2 ° C
19.2 °
19.2 °
94 %
2.1kmh
20 %
Vie
31 °
Sáb
31 °
Dom
31 °
Lun
31 °
Mar
31 °

En Palma Soriano, Santiago de Cuba, un cubano conocido como «El Nene» fue denunciado por la red de activistas de Bienestar Animal en Cuba (BAC Habana) por sacrificar a un perro para su cena de Navidad.

La información, que fue publicada en el perfil de Facebook de BAC Habana, fue inicialmente denunciada por Yasel Bravo Viel, quien proporcionó pruebas visuales del acto.

«El Nene», se había hecho tristemente célebre el pasado mes de noviembre cuando un video suyo fue divulgado en las redes sociales, en el que se anunciaba había cazado y posteriormente comido, un aura tiñosa.

tal vez quieras leer: Cubano se come un aura tiñosa: “Nadie tiene una solución para lo que está pasando en Cuba”

Ahora, del asco por haberse comido un ave carroñera, se ha pasado a la consternación por extender sus prácticas de caza a animales domésticos, en este caso un perro.

Jeissy Borrell Gámez, una usuaria de las redes, expresó su tristeza y preocupación por la crisis en Cuba, que lleva a tales extremos a grupos de personas, pues no se trata solamente de «El Nene», a cazar y cocinar, animales como perros y gatos.

Este incidente pone de manifiesto un problema más amplio en Cuba respecto al trato de los animales; y es que a pesar de la existencia en la isla de una legislación contra el maltrato animal, estas leyes parecen ser insuficientes o no se aplican de manera efectiva.

Los grupos de activistas animalistas han denunciado hasta la saciedad que irrisorias multas y advertencias sobre el trato adecuado a los animales, no han frenado el maltrato en la isla.

Todavía conviven dentro de nosotros, en la sociedad, personas involucradas en prácticas como el sacrificio de animales, empleados en cultos religiosos. El hecho de que estas aún sean permitidas, podría contribuir a una percepción de lenidad en la aplicación de la ley.

Por si fuera poco, el gobierno aún mantiene autorizadas las peleas de gallos, con fines «recreativos», en grupos controlados por el Comandante de la Revolución Guillermo García Frías. Estó contradice el decreto contra el maltrato animal, refleja contradicciones en la política de bienestar animal en el país, y sobre todo, las diferencias clasistas, y trato preferencial que le dan las autoridades a ciertas personas vinculadas o pertenecientes a los círculos estrechos de poder dentro del régimen.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+