Disputa entre vecinos, termina con un cubano arrestado por lanzarle un ladrillo a otro

Havana
algo de nubes
24.2 ° C
24.2 °
24.2 °
60 %
5.7kmh
20 %
Dom
23 °
Lun
24 °
Mar
25 °
Mié
27 °
Jue
23 °

Guillermo Raul Valdes, un cubano residente en Miami, fue arrestado después de un altercado con su vecino que resultó en violencia física y daño a la propiedad. Valdes, de 62 años, fue acusado de arrojar un bloque de concreto – entiéndase ladrillo – a su vecino durante una disputa que se intensificó y escaló, poco a poco, hasta niveles de violencia, describe Local 10 News.

El arresto de Valdes se registró en el Centro Correccional Turner Guilford Knight alrededor de las 4 p.m. del lunes, donde se le mantuvo sin fianza.

Valdes enfrenta cargos de agresión agravada que causó daño corporal con un arma mortal y asalto agravado con un arma mortal.

El incidente se desarrolló alrededor de las 4:45 p.m. en una vivienda en la cuadra 4400 de Southwest First Street en el vecindario de Flagami.

Según el reporte policial, el vecino estaba en su patio trasero alimentando a sus gallinas cuando escuchó a Valdes amenazando a alguien a través de la cerca de madera que separa sus propiedades. Durante la confrontación que siguió, Valdes recogió un bloque de concreto y lo lanzó a través de la valla de madera.

Un video grabado por un vecino capturó a Valdes recogiendo otro bloque de concreto y lanzándolo sobre la cerca, golpeando al vecino en la pierna derecha. Además, Valdes fue captado en cámara blandiendo un martillo largo mientras se lanzaba hacia la cerca donde estaban los otros vecinos.

La policía encontró a Valdes en la esquina de Southwest 44th Avenue y Second Street y lo acompañó a su casa. Valdes le dijo a la policía que él y su vecino estaban envueltos en una discusión y afirmó que su vecino amenazó con dispararle.

Más allá de una disputa entre vecinos.

Las disputas entre vecinos parecen ser cosa común en las culturas latinas; un «sentimiento» que no pocos han «exportado» hacia los Estados Unidos, con su nueva residencia.

Frutas de árboles caídas del otro lado de la cerca, rotura de cercas, perros, ruidos (gritos de niños, música alta), parqueos, suciedades, basura, disputa con la pareja, parecen ser causa común en no pocos altercados entre vecinos.

Fuentes consultadas revelan que las disputas entre vecinos pueden surgir por varias razones. Algunas de las más comunes incluyen:

  1. Ruido excesivo: El ruido puede ser un problema importante, especialmente si proviene de fiestas, renovaciones, mascotas ruidosas o niños. Se puede abordar a través de una comunicación respetuosa y acuerdos. Si no se puede lograr una resolución de manera amigable, puede ser necesario involucrar al propietario de la propiedad o al administrador como mediador, o incluso contactar a las autoridades locales[1,2].
  2. Invasión de propiedad y problemas de límites: Las disputas pueden surgir debido a cuestiones relacionadas con el mantenimiento de las cercas, vistas obstruidas o invasión de la propiedad. En tales casos, es crucial buscar asesoramiento legal[1].
  3. Uso incorrecto de las áreas comunes: Según la Ley de Propiedad Horizontal, el uso individual de áreas comunes requiere el permiso de todos los propietarios en una reunión comunitaria[3].
  4. Problemas de estacionamiento: Los problemas de estacionamiento, como la ocupación excesiva de espacio, pueden generar conflictos, y la intervención del administrador de la propiedad o la iniciación de una discusión con el vecino pueden ayudar a resolver el problema[2].
  5. Impago de cuotas o negativa a contribuir a los gastos comunes: Los conflictos pueden surgir en casos de impago de cuotas o negativa a contribuir a los gastos comunes. En estos casos, la comunidad puede exigir el pago y, en caso de incumplimiento, buscar el pago del monto adeudado[3].

Esta última web consultada (3) indica que es importante buscar soluciones diplomáticas a los conflictos entre vecinos, priorizando el diálogo y abordando los problemas en las reuniones de la comunidad o a través de la acción de cese.

«Además de los estatutos, una comunidad puede establecer un código de buenas prácticas para prevenir comportamientos incívicos. Ser parte de una comunidad de propietarios tiene beneficios y permite mejoras que un individuo no podría lograr solo,» señalan.

No obstante a eso, a veces los incidentes suelen ser mortales.

Incidentes entre inquilinos y propietarios.

A finales del pasado mes de abril, un residente de Miami, Leonardo Pablo Mora, de 64 años, confesó haber asesinado a su arrendador en un parque de casas móviles en el condado de Miami-Dade. La pelea que desencadenó el asesinato surgió después de que el propietario cortó el suministro de agua a la vivienda de Mora. En respuesta, Mora usó un arma de fuego para dispararle al propietario en el abdomen.

Mora fue arrestado y compareció ante el juez de circuito de Miami-Dade Mindy S. Glazer, quien le negó la fianza y encontró causa probable por los cargos de asesinato en segundo grado con un arma y portar un arma de fuego oculta. Mora tenía antecedentes de arresto por beber en público en 2001 y asalto agravado con un arma mortal en 2008, pero ambos casos fueron abandonados por los fiscales. El juez de circuito de Miami-Dade, Milton Hirsch, presidirá el caso de asesinato.

noticia relacionada: Miami «caliente»: Inquilino asesina a propietario porque le cortó el suministro de agua

En otro incidente similar, ocurrido también en Miami el pasado año, un hombre identificado como Samuel Omar González, fue acusado formalmente de matar a tiros a su inquilino de 27 años, Armando Álvarez, después de una discusión acalorada.

Según los testimonios de testigos, la discusión ocurrió durante una reunión en el área de la piscina de la casa de González, donde Álvarez y su novia alquilaban una habitación. La discusión escaló hasta que González abofeteó a Álvarez. Después de esto, Álvarez se retiró a su habitación y González lo siguió con una pistola de calibre .40. Cuando Álvarez abrió la puerta, González le disparó y luego huyó.

noticia relacionada: Hispano asesina a su inquilino, en Miami

Informes no oficiales sugieren que la violencia verbal y física entre los inquilinos y los propietarios de viviendas ha aumentado en los últimos dos años en Miami. La pandemia de COVID-19 llevó a la expulsión de muchos inquilinos que no podían pagar el alquiler, mientras que otros se resistieron a irse, lo que provocó discusiones que a menudo requerían la intervención de la policía.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $1,69 x LBENVÍA AQUÍ
+