Cubanos se roban lo que sea y no escapa nadie. «Hay que sobrevivir»

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
65 %
5.7kmh
20 %
Mar
29 °
Mié
30 °
Jue
29 °
Vie
31 °
Sáb
31 °

Historias verdaderas contadas por la boca de sus protagonistas. Hasta un vecino «buena gente» fue robado por un muchacho al que él le salvó prácticamente la vida hace unos meses atrás.

Las redes sociales en la isla se han convertido en los últimos meses en un hervidero de denuncias de robos. Motores, autos y celulares parecen llevar la voz cantante. Al menos en las ciudades.

En el campo sucede igual, aunque allí quizás lo más notorio es el robo de animales, el sacrificio de vacas y caballos, aunque en menor cuantía también se roban puercos, carneros, gallinas y conejos. Cualquier cosa que sirva para comer, corre el riesgo de ver sus días terminados antes de tiempo.

En los barrios, se puede escuchar incluso justificaciones tales como «¿qué quieres que haga?», una frase que apunta a la falta de oportunidades que enfrentan miles de cubanos. Otros agregan «imagínate, hay que sobrevivir», pero lo más alarmante es, como señala desde Cienfuegos, Maritza, una ex colega de estudios, que ya ni siquiera respetan «un blume que uno cuelga en la tendedera».

En su barrio, donde hay alrededor de cincuenta y tantos edificios, o más, la gente que vive en los primeros y segundos pisos «hace años que no dejan nada tendido afuera por la noche, porque cualquiera con un palo o un gancho se lo lleva».

«Aquí, hasta los más pobres, aunque vivan en un 5to piso tienen reja puesta. Los ladrones no entienden. A un vecino mío el otro día, entraron a robarle, y le llevaron las dos pilas de agua, la del lavadero y el vertedero. Como no tenían nada que robarse, pues eso le llevaron,» dice vía telefónica en lo que presumía ser primero una llamada para saber como ella estaba.

«Se roban lo que sea, Robe. Lo que sea. Y te soy sincera, hasta yo misma el otro día me encontré cien pesos en la escalera y ni pregunté de quién podían ser, porque la cosa está tan mala que hasta el más decente de los vecinos podía salir y decirme que era suyo, y la verdad es que todos tenemos necesidad ahora mismo.»

Maritza relata cómo, Yasmany, un vecino del edificio de al lado le robó su auto a Aurelio, un vecino que es «lo más servicial del mundo», y que según ella hace un año, «le salvó la vida al muchacho llevándolo para el hospital», porque – y esto es sabido por todas – «aquí tú llamas al SIUM y si te mandan la ambulancia, te la mandan doce horas después».

«Nadie escapa. Yo salgo sin monedero y sin cadenas. No me quito el anillo de bodas porque no me sale del dedo, y tampoco es que valga mucho. Si fuera valioso, son capaces de hasta cortarte el dedo. Así de terrible está esto,» dijo, mientras agradecía la llamada después de 12 años sin saber de mí.

Maritza vive en Buena Vista, Cienfuegos, pero pudiera vivir en Cárdenas, Matanzas; Alamar, en La Habana.

pd: los nombres de la historia fueron cambiados, para proteger a la fuente a solicitud suya

tal vez quieras leer: Delincuencia en Cuba: Entre un electrocutado en Santiago y una soga robada al monumento de Ignacio Agramonte

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+