Cerca de 25 inmigrantes llegan a una playa de Fort Lauderdale

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
61 %
7.2kmh
20 %
Lun
28 °
Mar
29 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
26 °

Alrededor de dos docenas de inmigrantes desembarcaron el martes en una playa de Fort Lauderdale, en medio de una crisis migratoria sin precedentes en la historia.

Los inmigrantes desembarcaron a plena luz del día, justo antes de las 6 p.m., dijo la policía de Fort Lauderdale.

El desembarco ocurrió en la cuadra 700 de Seabreeze Boulevard, dijo al Miami Herald la vocera de la policía, Casey Liening.

“Actualmente tenemos varios [migrantes] detenidos y hemos localizado el bote”, dijo Liening, y refirió que eran alrededor de unos 25 inmigrantes los que llegaron a tierra. El barco que llegó a Fort Lauderdale y que mostraron las estaciones de televisión locales parecía ser un yate pequeño, de aproximadamente 40 pies de largo.

Las noticias sobre el desembarco fueron reportadas por primera vez por WSVN 7 News.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. se desplazó de inmediato al lugar y si bien las autoridades no dieron a conocer las nacionalidades de los inmigrantes, según un testigo de la llegada son cubanos. Ninguno requirió atención médica, por lo que se presume que el viaje haya sido de apenas «unas pocas horas» en el mar.

Adam Hoffner, jefe de división de operaciones en Miami de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU., dijo el martes por la noche que los agentes de la Patrulla Fronteriza “estaban en el lugar y seguían investigando.

No está claro cuál será el destino de estos inmigrantes, pero según parece, los cubanos que están llegando a tocar tierra están siendo enviados a Centros de Inmigrantes, donde presuntamente permanecerán recluidos hasta ser liberados con una orden de deportación explícita o donde esperarán un largo tiempo para una audiencia de Asilo Político.

Muchos han sido enviados a un centro de detención en Louisiana, gestionado por una entidad privada, con larga data de maltrato a los inmigrantes y donde, para colmo, los jueces de Asilo no suelen conceder este.

Lejos de su familia, con la barrera idiomática por medio, muchos sin pruebas de haber sufrido persecución en la isla, tal parece esta una jugada cantada del gobierno norteamericano para expulsarlos a la isla apenas Cuba comience a aceptar los vuelos de deportación.

Alrededor de 500 personas de Cuba llegaron en más de dos docenas de botes al remoto Parque Nacional Dry Tortugas, ubicado a unas 70 millas al oeste de Cayo Hueso durante el fin de semana de Año Nuevo, obligando al cierre de un parque federal nacional.

La situación se volvió dramática, pues los funcionarios federales se vieron obligados a tomar medidas nunca antes vistas y peor aún, obligó a los agentes de las fuerzas locales a permanecer de pie, en la mayoría de los casos, durante horas, al sol, junto a los inmigrantes recién llegados.

La situación fue tan caótica que el gobernador Ron DeSantis se vio obligado a firmar una orden ejecutiva activando la Guardia Nacional de Florida y encargando a las agencias estatales como la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida, FWC, la Patrulla de Carreteras de Florida y el Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida patrullar los Cayos y el océano circundante.

La Guardia Nacional envió 12 aviones y entre 100 y 150 soldados para “coordinar esfuerzos con los equipos de aviación de la Guardia Costera de EE. UU. y la FWC”.

Todavía no está claro qué sucede en el caso de que los soldados de la Guardia Nacional sean quienes detecten a los migrantes en botes, pues ni ellos, ni los oficiales de la FWC, están autorizados por ley a operar en estos casos. Los únicos autorizados a detener a los migrantes en el mar son la Guardia Costera, Aduanas y Protección Fronteriza y la Patrulla Fronteriza.

tal vez quieras leer: Balseros que llegan no son expulsados pero…

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+