Alligator Lighthouse: Un Faro Histórico en los Cayos de Florida Resplandece de Nuevo

Havana
nubes
27.2 ° C
27.2 °
27 °
94 %
1.5kmh
100 %
Sáb
27 °
Dom
31 °
Lun
31 °
Mar
31 °
Mié
29 °

Alligator Lighthouse, un faro de 150 años que sirvió de guía a los barcos a través de los peligrosos arrecifes de coral de los Cayos de Florida antes de la llegada del GPS, el sonar y otras tecnologías, ha vuelto a iluminarse como parte de un esfuerzo nacional para preservar los históricos faros que han adornado la costa de EE.UU. durante más de un siglo.

Así lo señaló el portal Local 10 News, que da cuenta cómo un grupo comunitario de Islamorada que está invirtiendo $6 millones en la restauración y preservación del Alligator Lighthouse encendió sus nuevas luces solares el sábado para recordar al público sobre este esfuerzo.

“Alligator Lighthouse se iluminó en 1873 y se mantuvo encendido hasta 2013, y luego permaneció apagado durante 10 años”, dijo Rob Dixon, director ejecutivo de Save Alligator Lighthouse, organización que tomó la titularidad del faro a finales de 2021. “Y ahora nuestra Estatua de la Libertad está iluminada de nuevo”.

Este faro lleva el nombre del USS Alligator, un velero de la Armada que encalló en el arrecife en 1822 y se hundió.

Alligator, junto con otros cinco faros antiguos en los Cayos, fue esenciales para la navegación marítima, advirtiendo a los barcos sobre el peligroso arrecife de coral. Sin embargo, la navegación satelital moderna ha hecho obsoletos a estos faros, y estructuras como estas están siendo desechadas por la General Services Association.

Recientemente, se ha puesto en marcha una campaña local para recaudar fondos y concienciar sobre la importancia de preservar el Alligator Lighthouse. La comunidad de Islamorada y los Cayos de Florida han demostrado su apoyo, organizando eventos, carreras de natación y excursiones educativas para destacar la rica historia del faro y la necesidad de su conservación.

Alligator Lighthouse: Un Símbolo Histórico en Necesidad de Preservación

Alligator Lighthouse, situado cerca de Islamorada en los Cayos de Florida, ha sido durante mucho tiempo un faro emblemático y un punto de referencia para navegantes y entusiastas de la historia marítima. Sin embargo, en los últimos años, ha enfrentado numerosos desafíos que ponen en peligro su estructura y su legado.

Construido en 1873, el faro ha resistido huracanes, tormentas y el paso implacable del tiempo. Pero, como muchos monumentos históricos, requiere de mantenimiento regular y restauración para asegurar su longevidad. Las condiciones marinas, la salinidad del agua y las inclemencias del tiempo han contribuido al desgaste de la estructura, y hay preocupaciones crecientes sobre su estabilidad.

Varios expertos en conservación han visitado el sitio para evaluar el alcance de los daños y proporcionar recomendaciones sobre las mejores prácticas de restauración. Se espera que con el apoyo continuo de la comunidad y la intervención de profesionales, el Alligator Lighthouse pueda ser restaurado a su antigua gloria y continuar sirviendo como un recordatorio del rico patrimonio marítimo de la región.

Sin embargo, la tarea no es pequeña. Se necesitarán fondos significativos, así como un esfuerzo conjunto de autoridades locales, organizaciones de patrimonio y ciudadanos preocupados para garantizar que este faro, que ha sido testigo de tantos capítulos en la historia de la navegación en los Cayos, pueda seguir brillando para las generaciones futuras.

Con la creciente atención y el compromiso de la comunidad, hay esperanza de que Alligator Lighthouse pueda ser preservado y protegido, asegurando que su luz siga guiando a los navegantes y sirviendo como un símbolo duradero del legado marítimo de los Cayos de Florida, dijo el medio floridano.

Recientemente, señala Local 10 además, se realizó un detallado estudio de ingeniería en el Alligator Lighthouse para determinar las necesidades de estabilización tras muchos años en condiciones altamente corrosivas. Dixon mencionó que este estudio determinó que se necesitarán entre $5 millones y $6 millones de dólares y seis años para salvar el Alligator Lighthouse.

«En esta comunidad no hay nadie que no quiera ayudar a nuestro proyecto», afirmó Dixon.

La recaudación de fondos va viento en popa, con alrededor de $500,000 ya recaudados, incluyendo $215,000 del Monroe County Tourist Development Council.

The Alligator Lighthouse forma parte también de la historia de los balseros cubanos

A lo largo de la segunda mitad del siglo XX, muchos cubanos intentaron escapar de las dificultades políticas y económicas de Cuba intentando llegar a Estados Unidos en balsas improvisadas. El tramo de océano entre Cuba y Florida, particularmente los Cayos de Florida, era una ruta común para estos balseros. Por su ubicación, el Faro Alligator se convirtió en un hito para algunos de estos balseros cubanos, señal de que estaban cerca de llegar a costas estadounidenses.

Muchas historias de supervivencia, esperanza y tragedia están asociadas con estos balseros y su peligroso viaje. Algunos lograron llegar a las costas estadounidenses, mientras que otros no tuvieron tanta suerte.

Viajes peligrosos, duras condiciones climáticas, aguas infestadas de tiburones y el riesgo de ser interceptados por la Guardia Costera de Estados Unidos, y sobre todo el riesgo de que Estados Unidos tenía una política de «pies secos, pies mojados», lo que significaba que a los cubanos que llegaban a suelo estadounidense se les permitía quedarse, mientras que los interceptados en el mar eran devueltos a Cuba, hizo que en junio de 2016, un grupo de inmigrantes cubanos escalara un faro similar al Alligator Lighthouse: el conocido como American Shoal Lighthouse, ubicado frente a los Cayos de Florida. Un faro de 136 años de antigüedad. «Más joven» que el Alligator Lightouse.

El evento atrajo mucha atención, especialmente cuando la Guardia Costera de Estados Unidos convenció a los migrantes para que descendieran del faro, pero estos se negaron.

Entonces se desató una batalla judicial, con una cuestión jurídica central girando en torno a la definición de «tierra seca». Los abogados que representaban a los inmigrantes argumentaron que el faro, al ser un edificio federal de Estados Unidos en propiedad federal de Estados Unidos, debería considerarse «tierra seca», y compararon ese caso con otro de una década antes, donde a los cubanos que aterrizaron en un puente abandonado en los Cayos de Florida se les permitió quedarse. Sin embargo, los abogados del gobierno federal contraargumentaron que el faro, si bien era propiedad estadounidense, no era territorio estadounidense.

La suerte de los inmigrantes quedó pendiente de una decisión judicial, que afortunadamente resultó ventajosa para los cubanos, y sobre la cual tal vez en algún momento podamos contarte más.

noticia que puedes leer: Menos turismo y más apagones: la tormenta perfecta en Cuba

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+