Abuela denuncia que hombre condenado por «abuso lascivo» de su nieta, está libre y aún provoca a la niña

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
88 %
1.5kmh
20 %
Vie
31 °
Sáb
31 °
Dom
32 °
Lun
33 °
Mar
28 °

En el país de la «Cero Tolerancia contra la Violencia de Género» se ha conocido que las autoridades cubanas pusieron bajo libertad condicional al cubano Luis Alberto Preval Infante, quien fue condenado en el año 2020 a cinco años de cárcel por “abuso lascivo” contra su nieta.

El hecho se agrava porque, según declaraciones ofrecidas al medio independiente Cubanet, por Luz Divina Wilson Bolier, Preval Infante a cada rato «pasa por la puerta, mira hacia dentro y saca la lengua», en franca provocación a la víctima y sus familia, de la que forma parte Wilson Bolier.

“Tengo miedo por mi nieta; (…) las autoridades no hacen nada”, denunció Wilson Bolier, quien reside en el número 67 de la calle Monte, entre Cárdenas y Zulueta, en el municipio Habana Vieja.

La mujer alega haber acudido a las instituciones encargadas de poner en vigor las máximas orientaciones partidistas con relación a la «tolerancia cero contra la violencia de género» pero, la respuesta es nula. Más bien lo que ha recido son “peloteo” y “evasivas” a sus planteamientos.

“Entregué una carta en la Fiscalía General de la República, en el Tribunal Supremo, en Atención a la Población del Consejo de Estado y no han hecho nada. Incluso, la fiscal que me atendió en la Fiscalía Provincial me dijo que ellos no podían obligarlo a mudarse de allí”, señaló.

Documento entregado en la Fiscalía Provincial. Foto: Cubanet

Sus denuncias son tantas y reiteradas, que hasta cartas de advertencia le ha puesto el Jefe de Sector.

«No entiendo que ni el jefe de sector haga nada para proteger a mi nieta que solo tiene 11 añitos”, lamentó la cubana, quien parece resignada a creer que «está protegido por las autoridades».

Y agrega:

«Tengo que permitir que él [el depredador sexual] mire para adentro de mi casa y haga lo que hace a pesar de que está en libertad condicional por un delito que cometió contra mi nieta, la que tengo que tener encerrada por el temor de que la vea en el pasillo y le haga algo peor”.

Actualmente la niña tiene apenas 11 años de edad. Los hechos por los que Luis Alberto Preval Infante fue juzgado y condenado ocurrieron cuando esta tenía apenas siete.

La «cero tolerancia contra la violencia de género» parece ser otra de las frases usadas por la dirigencia cubana – Díaz-Canel la ha usado tres veces en los últimos tres meses – para salir al paso a un problema que ya se les escapa de las manos.

Un problema que no se afronta con integralidad, a pesar de reuniones frecuentes entre los factores multisectoriales involucrados en frenar una pandemia que ha llevado a la muerte, según cálculos, a 140 mujeres cubanas este año.

Al menos esa es la percepción que se tiene cuando se analiza el caso de la cubana Carildi Marín, quien lleva ya 12 días desaparecida de su hogar.

De hecho, declaraciones hechas la víspera por su hermano, nos hacen creer que ha sido ahora que la policía ha decidido intervenir en el caso de esta cubana desaparecida en La Habana hace ya casi dos semanas.

El hermano de la desaparecida, Yoandri Marín, informó en horas de la mañana de este martes a través de las redes sociales que «ya la policía está llevando el caso de mi hermana por El Capri y en la unidad de El Cerro”, dejando entrever que con anterioridad no estarían haciendo nada.

La joven, presumiblemente fue vista hace 4 días.

«Después de ahí no sabemos sobre su paradero. Mi teléfono es 54291630 llámeme a cualquier hora”, concluyó Yoandri su llamado. Marín había dicho horas antes que a su hermana la tenían retenida en La Habana y pidió ayuda para localizarla.

noticia relacionada: Desaparición de Carildi Marín en La Habana, pudiera estar encubriendo un secuestro

Presumiblemente la joven estaría siendo utilizada para la trata sexual; un fenómeno del cual las autoridades cubanas no hablan pero que, ha llevado a la prostitución a decenas de jóvenes en la isla. En algunos casos, los más terribles por cierto, son los propios padres quienes obligan a sus hijos a prostituirse.

En los casos de jóvenes prostituidas por proxenetas, estas son amenazadas de muerte, ellas o sus familias. En los casos de jóvenes madres, como Carildi, los explotadores hasta amenazan a sus hijos.

Las víctimas, conocedoras de primera mano de la inoperancia policial y del nivel de impunidad con el que operan los traficantes, que a menudo pagan a la policía para que estos los protejan, ni siquiera se toman la molestia de hacer la denuncia, ya que intuyen que tras una detención de rigor, estos serán puestos en libertad, y tendrán todo el tiempo del mundo y los medios para ejecutar su venganza victimaria sin impedimentos allí, en el país que pregona «Cero tolerancia contra la violencia de género».

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+