Tiroteo en Opa-Locka; hombre es baleado por policía

Havana
algo de nubes
23.2 ° C
23.2 °
23.1 °
83 %
2.6kmh
20 %
Mar
28 °
Mié
28 °
Jue
28 °
Vie
27 °
Sáb
25 °

Un hombre terminó hospitalizado luego de un tiroteo en el que participó la policía en Opa-locka. El Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida se hizo cargo de la investigación como en cualquier escenario de tiroteo en el que participe la policía.

Según se informó el hombre caminaba blandiendo un arma antes de que un oficial le disparara. Se le pidió que arrojara el arma, pero por alguna razón el hombre no obedeció la orden del oficial. La policía dice que le ordenaron que bajara su arma varias veces. El hombre armado recibió un disparo, pero el jefe de policía dijo que sus heridas no ponen en peligro su vida.

El tiroteo ocurrió el lunes por la noche, justo antes de las 7 p.m. del lunes, en el área de Northwest 147th Street y 22nd Avenue; un área industrial a la que llegó la policía tras recibir un aviso al 911 sobre un hombre que caminaba por la calle con un arma en la mano.

El sospechoso, que iba a pie, fue avistado por la policía, que de inmediato comenzaron a perseguirle. Eso condujo a un altercado que terminaría con uno de los oficiales abriendo fuego.

“En realidad sacó el arma de fuego de su bolsillo y la sostenía”, dijo el jefe de policía de Opa-locka, Scott Israel. “El oficial continuó diciéndole que soltara el arma. El se negó.»

Este caso, nos recuerda la necesidad imperiosa de no tener nada en la mano y si se tiene arrojarla al suelo tras recibir la advertencia, aunque han ocurrido casos en que las personas no pueden oir a la policía debido a que son autistas, o al ruido a su alrededor. O porque son sordos.

Consecuencias de no arrojar «el arma» cuando te lo ordena la policía

Así le sucedió el 19 de septiembre del 2017 a Magdiel Sánchez, un hombre de origen hispano, en la ciudad de Oklahoma. El hombre, sordo, sostenía en sus manos una pieza de metal cuando llegó la policía al vecindario. Los oficiales confundieron la pieza de metal con un arma y le gritaron que «arrojara el arma». Los vecinos le gritaron a la policía que el hombre no podía oirlos, porque era sordo, pero los agentes no pudieron escucharlos y terminaron abriendo fuego contra el hombre. Un funcionario del departamento de policía dijo después que los policías no escucharon a los testigos gritar que Sánchez era sordo.

La policía había llegado al lugar alertados por un reporte de atropello y fuga que involucraba al padre de Sánchez. Sánchez no estaba en el automóvil en el momento del atropello y fuga y no tenía antecedentes penales, dijeron posteriormente las autoridades.

Sin embargo, aunque a la policía se le informó que el auto se había alejado de la escena, los policías llegaron a la escena y encontraron a Sánchez, que se aproximó a ellos con el tubo de metal en la mano. Injusta e inmerecidamente el hombre de origen hispano murió por «No arrojar el arma», mientras los vecinos intentaban desesperadamente decirles a los oficiales que no podía escuchar sus órdenes.

Una vecina, Jolie Guebara, dijo más tarde a The Associated Press que Sánchez solía llevar el objeto de metal en sus manos para ahuyentar a los perros callejeros cuando salía a caminar de noche.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → 44LB x solo $79ENVÍA AQUÍ
+