Pánfilo, el profeta del hambre en Cuba

Havana
lluvia de gran intensidad
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
94 %
4.1kmh
75 %
Sáb
25 °
Dom
29 °
Lun
28 °
Mar
30 °
Mié
31 °

Las profecías de adivinos pueden tener un impacto profundo en la conciencia colectiva de algunas sociedades, sobre todo cuando se refieren a catástrofes naturales, pandemias, guerras y hambrunas, que se repiten en la historia de la humanidad con cierta frecuencia. 

Aunque esas predicciones no suelen cumplirse al pie de la letra, encuentran terreno fértil en las creencias populares, por la manera enigmática en que se presentan. Los profetas entienden y explotan los códigos del miedo.

No importa si transcurrieron siglos, muchas personas buscarán respuestas a la incertidumbre y el caos en un destino antes descrito por alguien sobre todo si gozó de fama en vida, como el caso de Nostradamus.

En la Cuba del materialismo científico y de la promesa de un “futuro luminoso” moldeado por el “hombre nuevo” los profetas no cabían, hasta que se desmoronaron todas esas certezas y los oráculos de las religiones afrocubanas se impusieron a la censura comunista y empezaron a ganar espacio en el imaginario de creyentes y no creyentes. 

Los cubanos parecen prestar más atención a la Letra del Año que a las advertencias de economistas graduados de las universidades de la propia isla, mientras la crisis escupe en la cara de un pueblo que permite a un Partido seguir dictando su realidad y exigiendo sacrificios que no han conducido a nada.

Nadie es profeta en su tierra

Es difícil reconocer un profeta cuando se le ve, sobre todo si sus gritos salen desde el fondo de una botella de alcohol.

Eso fue lo que pasó con Pánfilo, el hombre que interrumpió una entrevista para pedir comida, “jama”.

“¡Jama! Estamos falta de iria. Hace falta comida que hay tremenda hambre. Te lo está diciendo Pánfilo en Cuba. Se esta manteniendo uno co picadillo de soya, mira esto, tremendo descaro, pollo viejo. Graba lo que te estoy diciendo que yo no digo mentira”, gritaba el hombre en medio del Vedado habanero.

Corría el 2009 y en Cuba faltaba mucho para que el gobierno permitiera el uso masivo de internet, pero el video paso de mano en mano en memorias flash y llegó a todos los rincones del país. 

Hambre, picadillo, pollo viejo. Si eso no es una profecía de lo que casi 15 años después sufren la mayoría de los cubanos, que venga Nostradamus a desmentirlo.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+