Miyares, Sandro Castro, Lazarito y Yarelis: un entretenimiento para cubanos «entretenidos»

Havana
nubes
21.2 ° C
21.2 °
20.9 °
94 %
1.5kmh
90 %
Lun
28 °
Mar
28 °
Mié
28 °
Jue
28 °
Vie
29 °

Sandro Castro, Miyares, Lazarito y Yarelis vendrían a ser «Los Cuatro Fantásticos» del entretenimiento cubano, en un momento muy complejo en la vida socio-económica y política en la isla.

En un momento especialmente complejo para los cubanos, con la llegada del fin de año y la cada vez más difícil situación ecónomica en la isla; con el anuncio de una contracción en el PIB en el año que, según Díaz-Canel sería «mejor para todos los cubanos», y con el anuncio de la entrada en vigor para el 2024 de una terapia de choque para reducir gastos fiscales y déficit económico a fin de ajustar la economía, cubanos «entretenidos» reaccionan, comentan y comparten hasta la saciedad todo lo relacionado con el drama entre Lazarito y Yarelis, al que ahora se ha reincorporado un viejo conocido: Miyares.

Miyares, el personaje que se hizo celebridad en las redes sociales al tatuarse a Díaz-Canel en el pecho, resurgió ahora, en otro video igualmente viral, arremetiendo contra su ídolo, al que acusó entre otras cosas de tener un refrigerador vacío y no tener nada de comer para darle a su crío.

Su «conversión» no pasó desapercibida para un grupo en el exilio – dice él – que le envió regalitos desde el norte. Y ojo, no son integrantes del exilio cualquiera. No. Son tres «buscados por terroristas» en la isla: Alain Paparazzi, Manuel Milanés y Ultrack.

Pedro Miyares Vega, ha expresado su agradecimiento a estos tres influencers devenidos opositores al régimen cubano, por enviarle ropa y dinero.

En un reciente video publicado en redes sociales, Miyares agradeció específicamente a Alain Paparazzi, Manuel Milanés y Ultrack por la ayuda financiera y material que le proporcionaron, lo que le permitió comprar alimentos para su familia. Además, mostró su congelador lleno de comida, atribuyendo esta mejora en su situación a la asistencia recibida.

El video generó diversas reacciones en redes sociales, incluyendo comentarios sarcásticos y sugerencias para que Miyares demuestre su gratitud tatuándose las caras de los influencers que lo ayudaron.

Igual sucede con los ya más que virales «Lazarito y Yarelis». Esta última pasó a ser de una mujer abusada a una cantante del género; y tanto ella, como él – Lazarito – hasta han sido usados como campaña de Marketing en negocios privados.

Uno de esos, el Bar EFE, ha sido el último de los lugares visitados por Lazarito, a quien se le vio en compañía de su dueño: Sandro Castro.

Sandro Castro también parece ser otro engendro de la maquinaria totalitaria cubana, necesitada a cada rato de pulsear con el pueblo en la calle; así que, lo sacan a cada rato, le dan cordel, para que muestre toda su bajeza y altere a la plebe, sin que el poder se pronuncie sobre sus excesos.

Que este nieto de Fidel, conocido por probar «jugueticos Mercedes Benz» a ciento y tantos kilómetros por hora, haya invitado a Lazarito a su Bar y lo muestre a las redes, le sirve, ¡claro que le sirve!, al gobierno cubano para entretener a una parte del pueblo ya entretenida, para que no piense demasiado en el pedazo de carne de cerdo que no puede comprar para poner en la mesa el 31 de diciembre; para que no piense en los altos precios que ya penden como guillotina filosa, en la economía del cubano para el 2024 – algo que a Sandro Castro no le afectará evidentemente.

En tres palabras lo resumió magistralmente el rapero Marichal: «Yo estaba claro».

No hay dudas de que la presunta campaña es exitosa. Entretener a los cubanos, enfocar sus prioridades en otra dirección; confundir a los ya confundidos y a los que están por nacer, en lugar de qué se pongan a pensar seriamente en la que se avecina.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $1,69 x LBENVÍA AQUÍ
+