María Teresa Pina, la mujer detrás de un personaje de carácter fuerte

Havana
lluvia moderada
24.2 ° C
24.2 °
24.2 °
94 %
7.7kmh
75 %
Lun
30 °
Mar
30 °
Mié
29 °
Jue
30 °
Vie
30 °

Orgullosamente avileña, María Teresa Pina se convirtió en una de las actrices más mediáticas de Cuba gracias a sus constantes apariciones en los espacios más populares de la televisión.

Considerada por muchos como “una de las grandes de Cuba”, ‘Maritere’ escogió en un primer momento la labor de asistente dental en una clínica estomatológica, hasta que un día salió de su trabajo para acompañar a su hermana menor Silvia a un ensayo del grupo de aficionados al que esta pertenecía. Ese fue el momento en el que todo cambió.

Desde ese instante, la joven descubrió que eso era lo que quería hacer toda su vida. Allí había encontrado su lugar para realizarse profesional y personalmente, y por eso se propuso trabajar bien duro para lograr su meta.

Sus inicios fueron en un grupo de teatro de Ciego de Ávila, junto al cual estuvo trabajando durante 15 años. Esa fue su escuela y gracias a ella creció como actriz, cultivando además otra de sus pasiones, el deporte.

La artista ha asegurado en varias ocasiones que precisamente el deporte es ese otro espacio donde encuentra su plenitud, llegando a practicar desde esgrima, judo, baloncesto y ajedrez. A través de estas prácticas ha podido trabajar también su mente, un elemento que le ha servido mucho para su desempeño en el arte.

Con el tiempo, y mucho trabajo, llegó a la televisión. Su primer papel fue en la novela “El eco de las piedras”, en 1998, y aunque no fue precisamente el personaje que había soñado, la caracterización de la prostituta ‘Sabor’ le aportó otros elementos imprescindibles para continuar su carrera en la pequeña pantalla.

María Teresa Pina continuó su empeño de hacer televisión y le preocupaba que el tiempo le pisaba los talones al ser una actriz madura, pero poco a poco fue labrándose un camino en los espacios más populares y queridos por la audiencia.

Fue su participación en los elencos de las telenovelas “El balcón de los helechos”, en 2002 y “Oh, La Habana”, en 2007, los que impulsaron su carrera. A partir de ese entonces llegaron muchas propuestas y se posicionó como una de las actrices más queridas por los cubanos y más solicitadas por los directores de televisión.

En el cine también participó en varias cintas; su trabajo más notable en el séptimo arte quizás sea “Páginas del diario de Mauricio”, del director Manuel Pérez Paredes. No obstante, en algunas entrevistas ha declarado que ninguno de los audiovisuales en los que ha participado lo ha llegado a considerar como “su película”.

Después de mucho trabajo, y a pesar de convertirse un rostro muy familiar para los hogares cubanos, la actriz comentó en 2015 que llevaba tiempo sin que la llamaran para trabajar en la televisión. Como parte de ese diálogo con el periódico oficial Granma, Maritere habló también sobre el encasillamiento que sufren algunas actrices en ciertos personajes.

“La gente a veces me ve como la mujer rotunda, fuerte, de un carácter indomable, y aunque tengo un poco de eso, también tengo muchas otras cosas que no han explorado los directores porque se han quedado en esa primera imagen o en la imagen de mujer poco elegante”, afirmó al citado medio.

Quizás esa sea la causa por la que muchos en Cuba tengan esta imagen de la actriz, siempre fuerte, inflexible, una mujer dura, implacable y en exceso rígida. Pero más allá del carácter creado en el imaginario popular gracias a su personajes, María Teresa ha demostrado con los años que detrás de esos papeles se encuentra una persona adorable a la que quedó mucho por mostrar al público de la isla.

En 2017 la artista decidió salir de Cuba rumbo a México para trabajar como profesora de locución junto a su esposo, Niro de la Rúa, el popular presentador y locutor que se destacó en programas como “Encuentro con Clío”, “Mediodía en TV” o el clásico “De la gran escena”.

La mediática pareja emprendió posteriormente rumbo a Miami, donde residen actualmente y ciudad desde la que han trabajado intensamente en el unipersonal “La Gran Tirana”, sobre la vida de la cantante cubana La Lupe, y en el que la actriz venía trabajando desde 2010.

Hasta el año 2021, María Teresa Pina continuó subiendo a escena el espectáculo, logrando cautivar al público de Miami en cada presentación. Junto a De la Rúa, quien trabaja en la producción, lograron dar vida a esa leyenda de la música cubana, acompañado del refinado trabajo actoral y la fuerza propia de la actriz.

A María Teresa Pina le faltó mucho por mostrar ante las cámaras. No obstante, su popularidad la encumbró como uno de los rostros más conocidos de las pantallas. La dupla que formó con Niro de la Rúa también convirtió a la pareja en una de las más conocidas en los espacios culturales del país. Aunque quizás hoy no gocen de la misma visibilidad en Miami, más allá de las cámaras y las tablas quedan sus 30 años de buen arte, y eso los cubanos en cualquier lugar lo recuerdan.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+