Leyenda del béisbol cubano, Aquino Abreu, se recupera de úlcera sangrante

Havana
algo de nubes
30.2 ° C
30.2 °
30.2 °
54 %
5.7kmh
20 %
Vie
31 °
Sáb
31 °
Dom
32 °
Lun
32 °
Mar
29 °

Tras horas de incertidumbre y preocupación, llegan buenas noticias desde Santa Clara, donde comenzó a recuperarse de una úlcera sangrante uno de los últimos héroes de la edad romántica del béisbol en Cuba: Aquino Abreu, el único pitcher que ha lanzado dos juegos consecutivos sin permitir hits ni carreras en la historia de la isla, ya salió de terapia y mejora paulatinamente.

El periodista Yasiel Porto, defensor a ultranza de la pelota cubana y sus glorias de siempre, alertó en redes sociales sobre el deterioro de la salud de Abreu (San Fernando de Camarones, 1936), y recién compartió un audio con una llamada del propio expelotero desde la Sala de Nefrología del hospital Arnaldo Milán Castro.

“Estoy un poquito mejor, compadre. Muchas gracias por interesarte. Estoy bastante mejor de acuerdo a como estaba. Quiero decirle a la afición de Cumanayagua que estoy mejor de la lesión, de esta enfermedad”, contó Aquino al locutor Miguel León. Sin esforzarse demasiado, el octogenario exlanzador agradeció la atención de los médicos, y la solidaridad de las personas que, sin conocerlo, le facilitaron seis frascos de vitamina K, medicamento en falta.

Reinier Abreu Roldán, nieto del astro, confirmó que su abuelo pasó la noche bien, salió de terapia, bien de ánimo, la hemoglobina en 9, y sin el sangrado que lo llevó al hospital. “Está listo para el tercer no-hit”, aseguró. Una endoscopía reveló que la causa del sangrado digestivo era una úlcera. Ya el especialista Armando Caballero había adelantado a la agencia Prensa Latina que el mítico pitcher evoluciona favorablemente.

Aquino Abreu comenzó su famosa proeza con la franela del equipo Azucareros el 16 de enero de 1966, en el estadio Augusto César Sandino, de Santa Clara, y nueve días después repitió la faena en el Latinoamericano, de La Habana, pero no fue el único record. El 28 de diciembre de 1965, en un duelo entre Centrales y Orientales, lanzó 19 entradas y un tercio. Según el historiador Rogelio Letusé La O, Aquino se basó en curvas cortas, rectas pegadas y un estricto control para caminar aquel trayecto.

Hasta que Aquino lanzó sus dos “no-hitters” al hilo, el único que había logrado tal hazaña fue el estadounidense Johny Vander Meer con los Rojos de Cincinatti, en 1938, cuando anuló a los Bravos de Atlanta y los Dodgers de Los Ángeles en salidas consecutivas. Desde entonces, al menos en las Grandes Ligas, nadie volvió a lograrlo, lo cual pone de relieve el hito del cubano.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+