Juan Carlos, héroe del Saratoga repitió hazaña en incendio en Matanzas

Havana
algo de nubes
28.2 ° C
28.2 °
28.1 °
42 %
3.6kmh
20 %
Mié
27 °
Jue
26 °
Vie
27 °
Sáb
27 °
Dom
24 °

Según los relatos de medios oficiales, a Juan Carlos le habían ordenado no presentarse en la zona industrial del incendio en Matanzas por causa del alto peligro que representaba y teniendo en cuenta que el bombero tiene en casa una hija muy pequeña.

Juan Carlos López González es el bombero cubano que se volvió popular, querido y admirado por todos los cubanos cuando su rostro de desconsuelo apareció lleno de sudor y polvo frente al desastre del Hotel Saratoga, hace justamente tres meses. 

En aquel momento, al muchacho habanero lo bautizaron como héroe anónimo y poco a poco su nombre se fue haciendo conocido entre las crónicas del fatal suceso. Pero ha querido el destino que Juan Carlos volviera a ser noticia y que su hazaña se repitiera en Matanzas. Como en el Saratoga, él estuvo en la zona más peligrosa ya desde las primeras horas en que se intentó contener el siniestro. 

Aunque no en felices términos, el héroe repitió su hazaña en el incendio en Matanzas y estuvo esta vez en un delgado trance entre la vida y la muerte.

El 7 de agosto Juan Carlos cumplió apenas 34 años y la vida llevó a celebrarlo de una extraña forma, con el dolor de lo sucedido pero al menos con la certeza de saberse a salvo. En redes sociales se hicieron virales las imágenes suyas con el torso cubierto solo con vendajes y la mirada impávida de quien ha sobrevivido algo terrible. 

Según los relatos de medios oficiales, a Juan Carlos le habían ordenado no presentarse en la zona industrial del incendio en Matanzas por causa del alto peligro que representaba y teniendo en cuenta que el bombero tiene en casa una hija muy pequeña.

Sin embargo, el muchacho no hizo caso a sus superiores y se fue a primera línea de fuego. Estuvo allí, a unos pocos metros de la explosión del segundo tanque, el suceso que provocó la desaparición de un gran número de bomberos.

En el relato a Juventud Rebelde se confirma que permaneció abrazando a un compañero, intentando salvar su vida hasta que las brasas lo empujaron y pudo ser hallado por los rescatistas con severas quemaduras en la espalda y una mano. 

“Todavía su piel está muy caliente y su espalda con lesiones que duelen hasta a los que lo observamos, pero su mayor pena está en no haber podido salvar a un compañero, a quien sostuvo hasta que la llamarada lo empujó y la temperatura lo envolvió en un infierno indescriptible”, contó la periodista Marianela Martín. 

En tanto, los usuarios de redes sociales sitúan al muchacho como un símbolo de la esperanza, creen que en situaciones de desastre como las que ha vivido Cuba en los últimos años, el rostro de Juan Carlos es la prueba viviente de que aún quedan buenos corazones en un país que parece consumido por la desgracia, la carencia y la desidia. 

A Juan Carlos López González lo conocimos por el Saratoga, pero antes ya había estado cuando se desplomó aquel avión a la salida del aeropuerto internacional José Martí, y anduvo también por toda Cuba cuando tornados y ciclones arrasaron parte del territorio nacional.

El muchacho de La Habana se ha convertido en un símbolo del país, su rostro ya no volverá a ser anónimo nunca más, demasiado agradecimiento, por parte de muchas personas, como para andar inadvertido. 

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $1,69 x LBENVÍA AQUÍ
+