Hoy canta Pablo

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
61 %
7.2kmh
20 %
Lun
28 °
Mar
29 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
26 °

El concierto del cantautor Pablo Milanés, originalmente programado para el Teatro Nacional, cuyas ya limitadas capacidades fueron acaparadas casi en su totalidad por “organismos” oficiales.

Los alrededor de 300 privilegiados que lograron obtener entradas para el Teatro se convirtieron ahora en miles que podrán saciar sus deseos de ver cantar a Pablo —como muchos lo llaman desde la cordialidad que siempre ha inspirado su figura— una vez más, en vivo para los cubanos que guardan sus temas en lugares especiales de la memoria y la emoción.

La presentación inicial provocó protestas entre los públicos. Pablo Milanés no emitió ninguna declaración pública al respecto, y durante par de días muchos esperaban una cancelación del concierto o su realización para el “falso público” que ocuparía la mayoría de la instalación escénica.

La reprogramación del concierto en la Ciudad Deportiva fue recibida con gran júbilo, y Pablo tampoco declaró nada al respecto. Sin embargo, varios detractores de inequívoca filiación oficialista no dejaron de atacar al cantautor en medios estatales o en las redes sociales.

“Cada cual con sus palabras y acciones muestra quién es. Una cosa es cambiar de opinión, ser crítico, opositor, y otra muy distinta desde el prestigio artístico, pedir que invadan a tu país y llamar borregos a tus compatriotas que no piensan como tú”, escribió en Facebook la periodista Soledad Cruz Guerra, como comentario a un post del crítico de cine Frank Padrón que este titulara “Diversionismo, Divisionismo, Divismo”.

Padrón le ripostó enseguida que Milanés “nunca pidió invasión ni ofendió a nadie, al menos en las declaraciones suyas que he leído”, y otros usuarios le solicitaron a la profesional que publicara las citas directas de Pablo abogando por una invasión estadounidense  a Cuba.

Cruz Guerra fue famosa en los años ochenta y noventa por sus fuertes críticas a obras audiovisuales —publicadas sobre todo en el diario Juventud Rebelde—, por ser esposa del polémico Carlos Aldana, y haber sido designada agregada cultural cubana en la UNESCO, en París. Así como ser la autora de una biografía autorizada de Celia Sánchez Manduley.

Desde una postura menos agresiva,  el medio Cuba Sí calificó a Pablo Milanés de “cantor de la Revolución, aunque de a ratos pareciera que quiere olvidarlo”, aseverando que el amor del trovador con la isla “es un amor difícil, pero un amor al fin”, reduciendo una vez la nación al gobierno presente y al sistema político, con quienes Pablo ha tenido desacuerdos. Pero nunca con Cuba.

 “Si donde dijo digo ha dicho Diego, su la vida lo cruzó de senda, si la banda sonora que me trajo hasta aquí ya no le sirve, pues mira, igual le agradezco”, escribió la periodista, quien manifestó que hubiera querido que el autor de Yolanda estuviera “cerca para aplaudir nuestra Soberana y nuestra Abdala, para cantar, valiente, todo lo que nos falta, para volver a denunciar lo que nos quitan.”

El anuncio del concierto de Pablo, sin que Pablo ofreciera declaraciones previas, se ha convertido en oportunidad para atacar al cantautor por opiniones y posturas previas, no agradables para la oficialidad cubana.

La polémica se generó por el llamativo acaparamiento de las capacidades del Teatro Nacional, que rápidamente se asoció con el reciente concierto de Carlos Varela, otro “incómodo” que sacó el grito de “¡Libertad!” de los pechos de su público. Las suspicacias se despertaron rápido y el desenlace fue feliz, pero Pablo ha sido atacado sin haber cantado aún.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+