Hijo de Lázaro Vargas se inspira en éxitos de Yuli Gurriel y Yordan Álvarez

Havana
nubes
22.2 ° C
22.2 °
22 °
83 %
6.2kmh
100 %
Sáb
26 °
Dom
28 °
Lun
27 °
Mar
27 °
Mié
24 °

Miguel Vargas, el joven pelotero de los Dodgers e hijo de esa leyenda del béisbol cubano que lleva por nombre Lázaro Vargas, dice sentirse inspirado por el éxito de las estrellas cubanas Yordan Álvarez y Yulieski Gurriel. Ambos han ganado su anillo de La Serie Mundial en Grandes Ligas. En el caso de Yuli, dos veces.

Si bien ninguno de los dos es originalmente habanero – Yordan Álvarez es de Las Tunas y Yulieski Gurriel de Sancti Spíritus – Vargas, que sí nació en La Habana, los ha asumido como fuente de inspiración para lograr él también un anillo de ganador en las Grandes Ligas.

Por cierto, a los Houston de Texas va este año José Dariel «Pito» Abreu, de quien Miguel Vargas también pudiera inspirarse. Aunque «Pito» no ha ganado aún un anillo en Grandes Ligas, es por mucho el bateador cubano más consistente dentro de ella.

Vargas es apenas un prospecto dentro de las Grandes Ligas que ,como bien señala Dodgers Nation, «proviene de la realeza cubana».

Con apenas 15 años, integró la selección nacional sub-18 de Cuba en el mundial de esa categoría en Japón. Luego de ese evento, aprovecharon las facilidades migratorias que tenían los cubanos para viajar a Ecuador – no se les exigía visado – y juntos fueron a parar a Quito, la capital. De allí, luego de un tiempo, fueron a las Bahamas, y de las Bahamas a la Florida.

Vargas continuó con la preparación de su hijo, de quien siempre dijo que era mejor que él. Dos años más tarde, los Dodgers firmaron a Miguel como agente libre internacional y comenzó su carrera profesional en los Estados Unidos.

Mientras, el mítico tercera base de los Industriales, no se sentó a disfrutar del dinero que los Dodgers dieron por su hijo. Mientras su hijo se sacrificaba en los entrenamientos para la organización de los Dodgers, él, Vargas – como es conocido entre la afición fanática al béisbol en la isla – se subió a un Food Truck y comenzó a vender pan con lechón.

Si bien muchos cubanos se sintieron conmovidos con la situación del pelotero ya jubilado, y hasta colaboraron con él, al menos yendo a comer el delicioso manjar que cada cubano «lleva en su ADN» como delicatessen, Vargas estaba consciente que la mayor alegría se estaba gestando en un terreno de béisbol.

Tanto sacrificio valió la pena. El joven Miguel ya está a punto de convertirse en uno de los regulares dentro del roster de los Dodgers.

Recientemente estuvo presente en el Juego de las Estrellas de Miami, un evento que si bien no es lo grandioso que fue hasta hace unos años, todavía reúne en los terrenos de béisbol a estrellas emergentes y estrellas del pasado. Allí, el jovencito Vargas dio declaraciones a la prensa reunida y respondió a algunas de las preguntas que le hiciera el veteranísimo periodista cubano-matancero, Jorge Ebro.

«Quiero ganar, quiero tener un anillo. Así como estoy orgulloso de lo de Yordan Alvarez, Yuli [Gurriel], que este año consiguió un anillo y para mí son un referente para mí. Yo también quiero estar en ese escenario, y quiero competir, y quiero ganar”.

“Tengo la misma mentalidad. Hay cosas que no puedo controlar; Solo controlo mi preparación y lo que puedo hacer en el campo,» añadió el joven que, a decir de varios periodistas cubanos residentes en Miami, tiene un gran carácter y una mentalidad de adulto, sin dudas heredadas de su padre, un pelotero muy profesional que durante más de una década brindó glorias al deporte cubano.

Esa mentalidad ganadora de su padre – que militó durante años en el equipo más ganador de la pelota cubana, Industriales, y que militó en el equipo que más títulos ostenta a nivel mundial en el béisbol, Cuba – la heredó Miguel, quien (ad)mirando los éxitos de Yuli y Yordan, solo piensa en que algún día, tal vez más pronto que nunca, él también pueda conseguirlos.

Y no solo se trata de ganar una Serie Mundial, el jovencito Miguel también quiere representar la tierra donde nació; y vestir el mismo uniforme que en el pasado vistió su padre.

“Significaría todo para mí como dije, como dije antes, para mí soy simplemente una representación cubana de lo que es Cuba. Quiero representar a mi país todo el tiempo cada año que pueda, como lo representan todos los atletas del mundo, pero no más. Sigo pensando que no es el momento para mí de representarlo y me gustaría poder hacerlo en el futuro”.

Si quieres conocer más sobre este joven prospecto del béisbol de las Grandes Ligas, te recomendamos ver la entrevista que le diera al cineasta y fanático empedernido del béisbol cubano y devenido streamer Ian Padrón, para su canal Derecho a Réplica.

tal vez quieras leer: Excelente debut de hijo de Lázaro Vargas en Grandes Ligas a 35 años del oro de su padre en Juegos de Indianápolis

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → 44LB x solo $79ENVÍA AQUÍ
+