Granma, campeón nacional de béisbol por segunda vez consecutiva

Havana
muy nuboso
27.2 ° C
27.2 °
27.2 °
94 %
3.1kmh
75 %
Sáb
31 °
Dom
31 °
Lun
31 °
Mar
31 °
Mié
28 °

El equipo de béisbol de Granma se coronó campeón nacional por segunda vez consecutiva, al imponerse 4 a 0 a la novena de Matanzas en el séptimo y último partido de la final de la 61 Serie Nacional del deporte, desarrollado en el estadio Mártires de Barbados, de la oriental provincia.

Es el cuarto remonte de Granma a la cúspide del deporte de las bolas y los strikes en los últimos seis años, luego que conquistara el triunfo en las ediciones de 2017 y 2018 (también de manera consecutiva), y luego en el pasado 2021, donde igualmente superó a Matanzas 4 juegos a 2 en el play off. Fue una suerte de deja vu deportivo lo sucedido.

Esta victoria convierte además al mentor del equipo, Carlos Martí, en tetracampeón en eventos locales, equiparando record con Ramón Carneado de Industriales e Higinio Vélez de Santiago de Cuba, y se sitúa a un solo campeonato de Jorge Fuentes, quien ostenta el pentacampeonato al frente de los equipos Vegueros, posteriormente Pinar del Río.

El decisivo juego que se desarrolló en la tierra de los actuales campeones, se le anotó al lanzador zurdo granmense Leandro Martínez, quien propinó el cero a los “cocodrilos” matanceros, y casi consigue la lechada a no ser por el torpedero Erisbel Arrueberruena, quien le bateó tres hits durante el partido.

Martínez fue retirado en el octavo inning, y lo sustituyó el cerrador César García, quien consiguió salir airoso del intríngulis en que los matanceros habían colocado el juego para su equipo, colocando dos jugadores en base, en cuyas piernas colocaba las últimas esperanzas de empate y posible victoria.

Granma abrió el marcador en el mismo primer inning del juego ante el abridor Yamichel Pérez, y amplió la ventaja en la cuarta entrada con un jonrón de Guillermo Avilés.

En el sexto inning se consolidó el triunfo de los “alazanes” granmenses sobre los matanceros, destacando las dificultades defensivas presentadas por William Luis al intentar fildear un batazo elevado de Osvaldo Abreu. En una decisión algo dudosa, el umpire declaró “quieto en home” ante una presunta retirada del pie del receptor de la decisiva base ante de capturar la pelota. Estos sucesos conspiraron a favor de Granma, pero este hubiera ganado de todas maneras el partido, ante la incapacidad de sus oponentes de añadir carreras al marcador.

La final inició favorable para Matanzas, pero Granma logró remontar su desventaja en el sexto juego, celebrado también en su estadio doméstico, ganando 3 carreras por 1, lo cual resultó clave para asegurar definitivamente el campeonato. El dramatismo de la situación se acentuó entonces al ser sellado el juego el día antes a causa de un intenso aguacero que dejó ganando a Matanzas 1 a 0 en el primer tercio del partido.

Como curiosidad queda que los bateadores de Granma emplearon en este sexto juego el toque de sacrificio cinco veces, igualando así el record nacional para postemporadas.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+