En Ciego de Ávila el pan no cree en lágrimas

Havana
algo de nubes
28.2 ° C
28.2 °
28.1 °
42 %
3.6kmh
20 %
Mié
27 °
Jue
26 °
Vie
27 °
Sáb
27 °
Dom
24 °

El pan normado que se vende a los consumidores en ciego de Ávila pasa por un via crucis lleno de estaciones terribles que culminan con un producto más parecido a un calvario que a algo comestible.

Un reciente reportaje publicado en el periódico Granma oficializó verdades que durante años conocen los clientes que buscan el pan normado de cada día en las panaderías avileñas como El Triunfo, La Especial o La Moderna: hornos y parrillas en mal estado, problemas con la iluminación, mala calidad de la harina suministrada por  proveedores nacionales, muy inferior respecto a la importada, los constantes cortes de electricidad, la falta de piezas de repuesto y “desvío” de recursos, que irónicamente benefician a otra parte de la población que vadea las carestías y las colas comprando aceite y harina de contrabando.

Además, de estas dificultades, insalvables como casi todos los problemas en Cuba, el texto enfatiza, apoyándose en el criterio de “especialistas consultados” sin identificar, que “las virtudes del panadero” son definitorias para la calidad final del producto, porque su elaboración “requiere de vocación, arte, ética, sapiencia y dedicación. Si uno solo de ellos falla, habrá inconformidades del otro lado del mostrador”.

80 gramos de pan diarios es lo establecido para que alcance para todos el mermado producto. O a pagar un mínimo de 60.00 pesos cubanos, y un máximo aún por definir, por una barra o una bolsa de pan en establecimientos particulares. Algo que se mantiene lejos del alcance de muchos cubanos, más de la cuenta.

El trato regular, malo y hasta despótico de los dependientes de bodegas, panaderías y carnicerías cubanas —casi siempre vacías—, es también “pan de cada día” para millones de cubanos que deben acudir a los establecimientos de productos normados para adquirir la porción de “canasta básica” que les toca para sobrevivir el día.

El autor del reportaje refiere haber hecho durante 15 días una encuesta a 250 personas. El 72% culparon a los panaderos por el mal trabajo y el 28% acreditó los problemas a la mala calidad de la harina. “No le echan ni el aceite ni el azúcar previsto a la masa, hay robo de la materia prima y son frecuentes los cortes de electricidad”, sentenció otro entrevistado.

Entre los funcionarios entrevistados para contraponer fuentes, está la directora técnica y de Desarrollo en la Empresa Provincial de Alimentos en Ciego de Ávila, Yoslainay Hernández Collado, quien aseveró ser muy drásticos en las sanciones contra quienes incurren en violaciones, que llegan hasta el despido definitivo de su trabajo. La asesora jurídica de esta empresa confirma la imposición de “diez medidas disciplinarias” a empleados deficientes en las panaderías de Ciego, en lo que va de año.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $1,69 x LBENVÍA AQUÍ
+