Duarte Ortega se marcha de Cienfuegos para bien de sus habitantes

Havana
nubes dispersas
32.2 ° C
32.2 °
32 °
58 %
5.7kmh
40 %
Mar
32 °
Mié
31 °
Jue
33 °
Vie
32 °
Sáb
28 °

En un movimiento que ha capturado la atención de varios medios oficialistas y no oficialistas enfocados en el tema cubano, Félix Duarte Ortega, conocido cariñosamente entre muchos cienfuegueros como «Café con Leche» por su peculiar forma de expresarse en las reuniones, ha sido designado como el nuevo presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) en Cuba.

noticia relacionada: Destituyen al presidente de la ANAP en Cuba

Este nombramiento marca un cambio significativo en la dirección de la organización, que juega un papel crucial en la agricultura cubana, pero de este hombre – al menos los cienfuegueros – no esperan nada bueno.

Duarte Ortega, un veterano cuadro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), asume el liderazgo de la ANAP tras la destitución de Rafael Ramón Santiesteban Pozo.

Con más de 25 años de experiencia en roles políticos, desde la Unión de Jóvenes Comunistas hasta primer secretario del Comité Provincial del PCC en Ciego de Ávila y Cienfuegos, los medios oficialistas aseguran que Duarte Ortega trae consigo un vasto conocimiento y experiencia.

A sus 49 años, es ingeniero en Mecanización de la Producción Agropecuaria y máster en Cultura Económica y Política, trae una preparación que sin duda pudiera contribuir a su nueva función, pero en Cienfuegos no demostró nada durante todo el tiempo que estuvo ordenando y mandando, que no fue poco.

La designación de Duarte Ortega no ha sido una sorpresa para quienes conocen de cerca el sistema político cubano, donde el PCC tiene una influencia predominante en todos los aspectos de la vida social y política.

Sin embargo, algo que ha llamado la atención y ha trascendido es el carácter peculiar de Duarte Ortega, especialmente su famoso mote «Café con Leche», derivado de su expresión «Me desayuno con eso» ante informaciones nuevas en sus constantes reuniones.

La ANAP, en teoría, funciona como un vínculo entre los campesinos y el gobierno, promoviendo la agricultura sostenible y velando por las condiciones sociales y económicas de sus miembros. Sin embargo, la forma en que se eligen sus dirigentes y se toman las decisiones a menudo no refleja completamente las necesidades y aspiraciones de los agricultores y los dirigentes de la ANAP, que deberían representar a los campesinos ante el Estado, funcionan a la inversa.

Con la llegada de Ortega muchos se preguntan si su liderazgo podrá introducir cambios significativos que beneficien directamente a los campesinos y reflejen sus verdaderas necesidades pero, al menos, los cienfugueros lo dudan.

Este nombramiento es un claro ejemplo de cómo los dirigentes comunistas se reciclan continuamente dentro del sistema político cubano, manteniendo la estructura de poder dentro de un círculo cerrado de influencia.

Aunque la eficacia de la ANAP en abogar genuinamente por los intereses de los campesinos ha sido cuestionada, la comunidad agrícola y los observadores estarán atentos para ver cómo Ortega manejará los desafíos y oportunidades que su nuevo rol conlleva; probablemente un problema que enfrentará de manera dura al darse cuenta que no tendrá ni café ni leche para desayunar.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+