Devuelven 27 balseros; Continúa la crisis migratoria y la económico-política dentro de Cuba.

Havana
muy nuboso
28.2 ° C
28.2 °
28.1 °
89 %
4.1kmh
75 %
Sáb
28 °
Dom
31 °
Lun
31 °
Mar
31 °
Mié
29 °

La Guardia Costera de Estados Unidos repatrió a un grupo de 27 balseros cubanos que fueron detenidos en el mar cerca de la costa de Florida.

El grupo estuvo conformado por 25 hombres y 2 mujeres, la mayoría de ellos residentes en Matanzas y Holguín, según se puede leer en la escueta nota del MININT publicada en el portal oficialista Cubasí.

Desde Estados Unidos han sido retornados a Cuba en lo que va de año 2,642 personas en 40 operaciones de repatriación por mar y una por vía aérea.

En total han sido repatriados desde países del área 3,580 cubanos en 68 operaciones.

Sin embargo, se trata de un fenómeno que tendrá «picos de efervescencia» pero también sus detente o impasses. Las tradicionales calmas y las llamadas «crisis» (de los balseros)

Durante décadas, los cubanos han intentado migrar a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades económicas y políticas y uno de los métodos más conocidos ha sido a través de la llamada «ruta de los balseros», que consiste en la construcción de balsas precarias para cruzar el estrecho de Florida. A pesar de los peligros y las incertidumbres que implica, muchos cubanos han arriesgado sus vidas para emprender este viaje. Unos lo han conseguido; otros no, y han muerto en la travesía. Muchos casos han sido documentados; cuerpos han sido encontrados. Otros, simplemente han desaparecido en el mar, y no pocos casos se desconocen, de personas que se presume intentaron la travesía, pero no se tiene certeza alguna de que lo hayan hecho.

En los últimos años, sin embargo, se han producido cambios significativos en las políticas migratorias de ambos países y ello ha impulsado la salida de los balseros o – como ahora con lo del Parole Humanitario – los ha frenado. Al menos en el caso de aquellos que cuentan con un familiar en EE.UU. para el patrocinio.

El ¿fin? de los balseros no llegó nunca

En 2017, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, justo antes de dejar la presidencia, anunció la suspensión de la política conocida como «pies secos, pies mojados»; una política que permitía a los cubanos que llegaran a territorio estadounidense permanecer y solicitar la residencia después de un año. Esto significó un gran cambio en las políticas migratorias de Estados Unidos y ha llevado a muchos cubanos a buscar nuevas formas de emigrar.

Desde entonces, el gobierno de Estados Unidos ha intentado desalentar la migración ilegal.

Sin embargo, medidas como la reducción del personal diplomático en la embajada de Estados Unidos en La Habana y la llegada de la pandemia, provocaron un terremoto «migratorio».

Si bien el gobierno ha tratado de aumentar la cooperación con las autoridades cubanas para prevenir la migración ilegal y combatir el tráfico de personas, la crisis económica en la isla, y la eliminación del requisito de visado para un país centroamericano como Nicaragua, propició que, una vez levantadas las restricciones de viaje establecidas desde la época del coronavirus, miles de cubanos se aventuraran a una escapada.

La verdad es que a pesar de los «esfuerzos» de ambos gobiernos por regularizar la migración desde Cuba, los cubanos continúan llegando a territorio estadounidense de forma irregular.

Según datos del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, el número de cubanos que llegaron en balsas o en otras embarcaciones no autorizadas aumentó en 2021 y fue peor aún en el 2022.

En el caso de los llamados balseros, muchos de estos migrantes fueron interceptados en el mar por la Guardia Costera de Estados Unidos y devueltos a Cuba. Otros alcanzaron a tocar tierra y creyeron que habían logrado alcanzar «la permanencia» mediante el llamado Parole. Por el contrario, algunos recibieron la llamada I-220B, que indica expresamente que serán admitidos «temporalmente» pero están pendientes a deportación. La reciente deportación de un centenar de cubanos deportables a la isla, cubanos que habían llegado en balsa a los Estados Unidos en su inmensa mayoría, confirma que la advertencia de que no se lanzaran al mar, pues serían devueltos a Cuba no importara si tocaban tierra o no, era real.

Conversaciones migratorias Cuba-EE.UU. La historia de Guambín y Guambán

La situación de los migrantes cubanos en Estados Unidos también ha sido objeto de controversia en los últimos años. Muchos han sido detenidos en centros de detención de inmigrantes mientras esperan una decisión sobre su estatus migratorio. Algunos han sido liberados bajo fianza o han obtenido la libertad condicional, pero otros han sido deportados a Cuba, como ya habíamos explicado.

Parta de ese «cachimbache» se debe al cambio político en los gobiernos norteamericanos, que han provocado que las conversaciones migratorias entre Estados Unidos y Cuba hayan sido intermitentes y han tenido altibajos en los últimos años.

Y a pesar de que en 2015, los dos países anunciaron el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, lo que llevó a un aumento en el intercambio cultural y económico, las conversaciones sobre cuestiones migratorias se han estancado en varias ocasiones.

En marzo de 2021, el gobierno de Estados Unidos anunció que suspendería temporalmente los acuerdos migratorios con Cuba debido a la pandemia de COVID-19 y a la falta de cooperación de las autoridades cubanas. Estos acuerdos permitían a los cubanos solicitar visas para emigrar a Estados Unidos de forma legal; pero la masiva llegada de inmigrantes cubanos a territorio de los EE.UU. prácticamente los obligó a volver a sentarse a la mesa de negociaciones.

La realidad es que la situación de los migrantes cubanos en Estados Unidos sigue siendo complicada y ha sido objeto de controversia y debate en ambos países.

A pesar de los esfuerzos del gobierno de Estados Unidos para desalentar la migración ilegal y aumentar la cooperación con las autoridades cubanas, muchos cubanos continúan arriesgando sus vidas para llegar al llamado «sueño americano», porque la crísis económico-política en la isla, la falta de libertades civiles y el nulo interés del gobierno comunista en escuchar los reclamos de su población, son como la dinamita en un polvorín, cuando el soldado que la custodia enciende un fósforo.

tal vez quieras leer: Desde junio 2022 la Sociedad Protectora de Animales en Florida ha recibido 46 «perros balseros»

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+