Cuba importa hasta los huevos, pero Díaz-Canel pide a los cubanos que «luchen su yuca» (como taínos)

Havana
lluvia muy fuerte
30.2 ° C
30.2 °
30.2 °
79 %
2.6kmh
75 %
Sáb
30 °
Dom
29 °
Lun
29 °
Mar
30 °
Mié
30 °

¿Querrá Díaz-Canel que los cubanos pongan huevos como las gallinas?

Para un sistema que ha limitado durante 65 años la creación propia y la iniciativa privada, resulta absurdo que ahora se culpe a ajenos y no propios, del malestar creador

En medio de anuncios cada vez más alarmantes sobre la crisis económica que viven millones de cubanos en la isla, un pedido hecho por el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel resuena en los oídos de los cubanos.

El pedido del gobernante cubano, del cual hablaremos más adelante, surge en momentos de profunda inestabilidad y volatilidad del el mercado informal cambiario de divisas en la isla. La acelerada depreciación del peso cubano (CUP) y la pérdida del poder adquisitivo de millones de cubanos es un hecho provocado por las desacertadas medidas implementadas por el gobierno en materia económica.

Este panorama caótico y volátil subraya la profunda crisis económica en Cuba, donde la inflación y el estancamiento económico continúan lastrando la estabilidad del mercado de divisas, afectando gravemente a la población que depende del CUP para sus transacciones diarias.

Lejos de comprar y vender, ¿qué pueden hacer los cubanos? ¿Cómo consiguen los alimentos, si cada vez se produce menos y se importa más? ¿Si cada vez son más los que se marchan del país?

¿Luchar por los derechos? El régimen cubano ha manejado habilmente el miedo, la imposición del miedo como recurso para apaciguar protestas.

Un claro ejemplo de esto es la solicitud hecha por la Fiscalía cubana en el caso de Sulmira Martínez Pérez, una joven influencer conocida como Salem. El órgano fiscal ha solicitado 10 años de prisión para ella, por sus publicaciones en Facebook, tras ser acusada formalmente de desacato y delitos contra el orden constitucional.

Según la Fiscalía, con sus publicaciones en Facebook, Martínez Pérez, mujer negra, incitó a protestas contra el régimen de Miguel Díaz-Canel.

«Guapeando la jama».

A pesar del régimen de terror que se ha impuesto, con castigos más que severos contra la gente que busca no luchar su comida, sino arrancar el mal desde la raíz, otra vez el aparato cubano apela a la ya conocida muela, de «hacer más con menos» o «sembrar tu pedacito», como remedio a la crisis.

“Tenemos que llegar al momento de que este país se autoabastezca de alimentos… Pero eso hay que creérselo. ¡Y cada municipio tiene que guapear su comida! Y no estar pensando en lo que va a entrar por la canasta”, dijo Díaz-Canel durante una visita efectuada en el Consejo Popular Naranjo del municipio tunero de Majibacoa.

Una vez más, como ya ha sido norma entre los dirigentes cubanos, se le echó la culpa a los de abajo.

¿Recuerdan la ocasión, durante el azote de la pandemia de la COVID-19 en Cienfuegos que culparon a los médicos y profesional de la salud en la provincia por todo lo que les dio la gana? Pues una vez más Díaz-Canel hizo gala de ese ejercicio, al insinuar que la responsabilidad de que los ciudadanos no tengan satisfechas sus necesidades básicas, no es culpa de las desastrosas medidas económicas impuestas por el régimen durante su presunto mandato, sino que – en el caso de la alimentación – corresponde a los gobiernos locales garantizar la alimentación del pueblo.

Los recursos para producir los alimentos, más allá de contar con la mano de obra capaz de hacerlos, están todos centralizados bajo la economía que impone el régimen comunista. Los salarios provienen del estado; las importaciones de semillas y fertilizantes; la gestión de la tecnología para hacer producir los campos pero… atención, nada de eso es culpa de ellos.

“Aquí hay tierra suficiente en Majibacoa para producir toda la comida del municipio. Y para darle comida a Las Tunas. Ahora… ¡hay que trabajar!”, dijo el puesto a dedo, aunque no aclaró cómo se le va a pagar a los campesinos o si siquiera el Estado va a poder cumplir y comprar en tiempo los alimentos o proveerles facilidades y créditos bancarios, visto que el efectivo ni siquiera se puede sacar de los bancos para efectuar las compras.

Huevos desde Colombia

Lejos de invertir en la producción avícola, al régimen – y a los compradores internacionales del régimen – les es más cómodo comprar los huevos fuera. En parte, porque así se embolsillan una buena cantidad de dinero, como han venido haciendo durante 65 años.

Desde el pasado 12 de marzo Cuba ha recibido 7 millones de huevos de Colombia, país que prevé exportar a Cuba 40 millones de huevos durante 2024. Los primeros huevos llegaron en dos contenedores, cada uno de 40 pies, gracias al acuerdo establecido en la Feria Internacional de La Habana (Fihav).

¿Por qué, lejos de pagarle al vecino Colombia dos contenedores de huevos para la canasta básica, no se emplea ese mismo dinero en incentivar la producción de huevos en el país? Esa es la pregunta que flota, después de todo lo dicho por Díaz-Canel en Majibacoa.

Díaz-Canel le ha pedido a la gente que se luche su alimento, y lo único que le falta es pedirle a la gente que ponga sus propios huevos, como las gallinas (colombianas)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+