Cuba aspira que exiliados impulsen su economía con remesas, dice The Economist

Havana
muy nuboso
27.2 ° C
27.2 °
27 °
89 %
1kmh
75 %
Dom
30 °
Lun
29 °
Mar
30 °
Mié
31 °
Jue
31 °

Tras el éxodo de más de un millón de cubanos después de la revolución de 1959, el gobierno cubano ha suavizado recientemente las reglas para los expatriados, o «gusanos», como los denominó despectivamente Fidel Castro, en un intento por impulsar la economía en apuros, señala en un artículo el diario The Economist. El portal señala también que los emigrantes provenientes de Cuba envían de vuelta, por concepto de remesas, entre 2 y 3 mil millones de dólares anuales, lo que representa entre el 2 y el 3% del PIB de la nación.

Añade The Economist que, sin embargo, con el deterioro de las condiciones de vida y la represión política en curso en la isla, la emigración alcanzó un récord el año pasado, con más de 306 000 cubanos cruzando la frontera sur de EE. , incluida la extensión de la validez del pasaporte y la reducción de las tarifas de renovación.

Este hecho, les permite llegar a una aseveración y es esta: el gobierno cubano aspira a que toda esa masa de emigrados, una vez establecidos en Estados Unidos, envíen remesas a la isla.

The Economist indica también en su análisis que estos cambios se han producido cuando la economía cubana lucha contra múltiples crisis, con la reducción de los ingresos en moneda extranjera debido a la pandemia y las restricciones de EE. UU. a los viajes y las remesas, a la que se suma una fuerte disminución en el número de turistas, una menor demanda de profesionales médicos cubanos en el extranjero y escasez de energía interna.

noticia relacionada: La crisis con las medicinas y medicamentos en Cuba

Con los precios del mercado negro subiendo y el tipo de cambio del peso alcanzando un mínimo, destaca The Economist, el gobierno tiene como objetivo aprovechar la entrada de efectivo de la diáspora, en particular los 3 millones que residen en los EE. UU., a pesar de la incapacidad de la diáspora para sanar la economía o brindar libertad.

Destaca el portal de noticias que el gobierno también está suavizando las restricciones a la importación de bienes traídos por cubanos visitantes, mostrando una preferencia por un mercado informal en lugar de liberalizar el sector privado; y que además, por ejemplo, rebajó el costo de su pasaporte en casi $300 dólares, además de eliminar las costosas y molestísimas prórrogas cada dos años.

No hay dudas de que todo esto está encaminado a «congraciarse» en buena medida con el exilio, sin renunciar al problema de fondo que ha generado todos estos males: el establecimiento del socialismo – si es que acaso a lo que existe hoy en Cuba se le puede llamar así – como ideología; a lo que habría que sumar los múltiples intentos del gobierno y estado cubanos en enfrentarse de todas las maneras posibles al gobierno de los Estados Unidos.

La importancia de las remesas para impulsar la economía de Cuba: lecciones de todo el mundo

Durante años, las economías de todo el mundo han dependido de diversas fuentes de ingresos para su estabilidad financiera. Entre estos, las remesas, los fondos enviados a casa por los expatriados, han llegado a desempeñar un papel fundamental.

Estados Unidos (EE. UU.) ha sido durante mucho tiempo una fuente crítica de remesas para muchos países debido a su diversa población inmigrante.

El impacto en la economía de Cuba

La economía de Cuba, fuertemente afectada por las sanciones económicas de Estados Unidos durante décadas, depende en gran medida de las remesas como fuente de ingresos y actividad económica. En 2019, la nación insular recibió más de $3 mil millones en remesas, principalmente de los EE. UU., lo que constituye casi el 3 % del PIB del país. Estas remesas no solo brindan un salvavidas a las familias cubanas individuales, sino que también ayudan a impulsar el floreciente sector privado, mejorando la creación de empleo y estimulando el crecimiento económico.

Las remesas permiten a los cubanos comprar bienes y servicios, a menudo a un precio más alto debido al sistema de doble moneda de Cuba. Este gasto apoya a las empresas locales y alimenta la demanda en la economía local, llegando a menudo a sectores más informales que normalmente están fuera del alcance de la ayuda o la inversión extranjera.

Además, las remesas a menudo se utilizan para financiar empresas privadas, que han estado creciendo constantemente desde el cambio de política de Cuba hacia las pequeñas empresas. Al proporcionar el capital inicial necesario, las remesas han desempeñado un papel fundamental en el fomento del incipiente ecosistema empresarial de Cuba, del que forman parte las actuales y vilipendiadas Mipymes.

Lecciones de otras economías

La importancia de las remesas no es exclusiva de Cuba. Varias economías en todo el mundo se han beneficiado de estos flujos financieros.

México, por ejemplo, recibió más de $ 40 mil millones en remesas en 2020, principalmente desde los EE. UU., superando las exportaciones de petróleo como la principal fuente de ingresos extranjeros del país. Al igual que Cuba, estos fondos impulsan el consumo, promueven la inversión y juegan un papel importante en la reducción de la pobreza, aunque en Cuba esta máxima no se cumpla al pie de la letra.

India, el receptor de remesas más grande del mundo, tiene una narrativa similar. En 2020, India recibió alrededor de $ 83 mil millones en remesas, lo que contribuyó sustancialmente a las reservas de divisas del país, financió su déficit comercial y proporcionó recursos financieros a la economía rural.

Filipinas, otro gran receptor, ha aprovechado con éxito las remesas para impulsar su economía. Los fondos han sido una fuente constante de divisas, apoyando la moneda local y financiando las importaciones. El gobierno incluso fomenta el empleo en el extranjero para aumentar las remesas, destacando su importancia para la economía del país.

Si bien está claro que las remesas pueden contribuir significativamente a las economías receptoras, no están exentas de desafíos. La dependencia de las remesas puede disuadir a los gobiernos de implementar reformas estructurales muy necesarias. Además, las remesas suelen estar vinculadas al desempeño económico del país de origen, lo que expone a la economía receptora a perturbaciones externas.

No obstante, para países como Cuba, donde el acceso a los mercados internacionales de capital es limitado, las remesas seguirán desempeñando un papel crucial.

Si el gobierno cubano implementase políticas adecuadas, estos flujos financieros pueden aprovecharse de manera efectiva para impulsar el crecimiento económico, reducir la pobreza y facilitar la transición hacia economías más abiertas y orientadas al mercado.

Comprender y optimizar el flujo de remesas sigue siendo una tarea fundamental para los encargados de formular políticas en la isla, para todos los dirigentes políticos de todo el mundo socialista. Especialmente y más que ninguno, aquellos que manejan los hilos políticos en la isla caribeña.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+