¿Cuánto le queda a Cuba para vaciarse?

Havana
muy nuboso
23.2 ° C
23.2 °
23.2 °
94 %
3.6kmh
75 %
Jue
30 °
Vie
30 °
Sáb
30 °
Dom
29 °
Lun
26 °

Las cifras migratorias de Cuba experimentan un crecimiento exponencial impresionante que establecen records históricos y superan todas las crisis previas de este tipo que han aquejado la isla. Hace poco se medían en lapsos de varios meses los números de cubanos que arriban a los Estados Unidos. Entre octubre último y febrero de 2022, la cantidad total fue de más de 46 000, pero en marzo pasado, en solo 30 días, los números se acercaron: 32 000 personas.

El Washington Post publicó recientemente una cifra todavía no oficializada por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), que presenta un aumento de la estadística hasta 35 000, 3 000 más que el mes previo. Y pudiera incrementarse más hasta superar los 40 000 en lo que resta de 2022, que está pasando a la historia como el “año del éxodo cubano”, a pesar de los vaticinios oficiales de pronta prosperidad, contradichos en toda la isla por las carestías extremas, el apartheid monetario del MLC, las afectaciones de los servicios elementales de agua y electricidad, y la represión política.

Desde hace tiempo circula la amarga broma que reza algo así como “el último en irse que apague el morro”, y cada vez se torna más concreta y palpable su triste agüero. Cuba se está vaciando. El país se está desangrando por una vena abierta que no se cierra. Una vena de desesperanza y desesperación, de hambre y miedo.

Y estas circunstancias traen a colación un cálculo cada vez más posible a este ritmo migratorio actual: ¿cuánto le queda a la isla para quedarse por completo vacía de cubanos?

Según el último censo de población y vivienda, Cuba tiene una población de 11 167 325. Si se toma la tasa fija de 35 000 arribos mensuales a los Estados Unidos, que debe aumentar, restan unos 319 meses para que el país sea una tierra fantasma, sobrepoblada por la ausencia. 319 meses son 26 años. Menos de tres décadas. En ese tiempo puede morir el 21.3 % de la población que sobrepasa ahora los 60 años (según datos de 2020).

Tal porcentaje está dado en parte por la alta migración que se reporta en zonas etarias menores de 60, con gran preeminencia de jóvenes menores de 30 años. Jóvenes muchos sin hijos que no procrearán en Cuba, mientras los que permanecen en el país son reticentes a tener descendencia, lo cual ya preocupa oficialmente al gobierno. Así que la población cubana, en los próximos 26 años calculados disminuirá irremisiblemente, y el drenado del país puede ganar hasta años de aceleración.

Según cifras de la ONU, fuera de Cuba viven ya unas 1 645 684, el 14.6 % de su población total, y este es un número que viene aumentando de 30 000 en 30 000 cada 30 días, por lo que los 2 000 000 están cerca de alcanzarse al ritmo de hoy.

Claro que en la población total de la isla se incluyen los dirigentes, los militares, los policías y los agentes de la seguridad del Estado. Desde una apreciación conservadora deben sumar en total un posible medio millón de personas, quizás un poco menos, que supuestamente guardan una lealtad al poder que los hará permanecer en el país, junto a los gobernantes, muchos de los cuales han enviado fuera del país a sus hijos, que residen permanentemente en otras naciones, sumando estadísticas de emigración.

Es posible que estos soldados, oficiales y agentes sean los que apaguen el morro o lo mantengan encendido para que parezca que dentro de 26 años o (mucho) menos aún haya vida civil en Cuba.   

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+