Bastión republicano de Florida garantizado, Trump-DeSantis pudiera ser la fórmula nacional

Havana
lluvia ligera
27.2 ° C
27.2 °
27 °
74 %
3.1kmh
75 %
Sáb
29 °
Dom
30 °
Lun
31 °
Mar
30 °
Mié
27 °

A lo largo de los años, Florida ha pasado de ser un estado cambiante muy disputado a un bastión republicano, atrayendo a figuras influyentes del Partido Republicano y donantes adinerados.

La transformación de Florida en un bastión conservador ha sido el resultado de varios factores, incluidos los cambios demográficos, las maniobras políticas, la política pandémica y los errores del Partido Demócrata.

Ahora, la legislatura estatal de la Florida cuenta con grandes mayorías republicanas, y el gobernador Ron DeSantis ha solidificado su poder político, liderando experimentos de políticas conservadoras.

El cambio en el panorama político de Florida ha estado en progreso durante décadas, con los republicanos planificando estratégicamente a largo plazo. El estado sirve como un espacio seguro y un faro para los conservadores republicanos en todo el país.

Así lo señala el diario The Hill, que además indica cómo la afluencia de nuevos residentes a Florida, acelerada por la pandemia de COVID-19, también ha contribuido al giro hacia la derecha del estado.

El diario señala que muchos recién llegados, incluidos los de los estados azules, se inclinaron fuertemente hacia el Partido Republicano, en buena medida debido a la respuesta del gobernador DeSantis frente a la pandemia de Covid-19. Estas políticas, combinadas con los cambios demográficos y políticos dentro del estado, impulsaron a Florida más hacia la derecha.

El dominio del Partido Republicano en Florida es innegable. Destacadas figuras conservadoras, incluido Trump, han hecho de Florida su hogar político y el estado se ha convertido en el centro de la política republicana.

Hace una década, Florida parecía políticamente prometedora para los demócratas, ya que parecía estar cambiando hacia el partido debido a cambios demográficos y poblaciones diversas. Sin embargo, la marea cambió con las victorias de Donald Trump en 2016 y 2020, consolidando a Florida como un estado de tendencia republicana. La reubicación de Trump en Florida después de su presidencia consolidó aún más la imagen conservadora del estado, con los principales contendientes para la nominación presidencial republicana de 2024 residiendo allí.

En la Florida, actualmente, no hay un solo demócrata en un cargo electo en todo el estado, una situación que no ha ocurrido desde la Reconstrucción.

Si bien el Partido Demócrata reconoce la ardua batalla en Florida, algunos creen que todavía hay esperanza. Los demócratas deben reposicionarse y comprometer los recursos necesarios para recuperar la competitividad en el estado. La pregunta sigue siendo si el partido está dispuesto a priorizar Florida y hacer un esfuerzo sostenido para recuperar el estado en los próximos años.

La Florida no es los Estados Unidos, aunque DeSantis parece aventajar a Trump

Pero ganar la Florida no hará a los republicanos ganar las elecciones generales en Estados Unidos en el 2024. Para hacerlo, si bien no parece difícil debido al bajo desempeño del demócrata Biden al frente de la Casa Blanca, deben encontrar una fórmula, y esa fórmula pudiera ser una alianza entre DeSantis y Trump.

El medio Político recoge declaraciones de varios expertos y parece concluir que, sin embargo, DeSantis estaría por encima de Trump. Dicho de otra manera: si nos guiásemos por los entendidos en la materia, no habría por qué unirlos – como Presidente y Vice – porque DeSantis tiene las papeletas ganadoras. Más ahora que Trump ha sido hallado culpable de abuso sexual en un caso juzgado en Nueva York.

DeSantis ha estado sonando más como un candidato durante sus recientes visitas a Iowa e Illinois. Sin embargo, antes de lanzarse a la carrera, todavía tiene asuntos pendientes de la sesión de 2023, como decidir qué elementos vetar del presupuesto estatal.

Se espera que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, ingrese pronto a la carrera presidencial, como lo demuestran varios indicadores, incluido su desapego de su comité político estatal y el traslado de su personal de campaña a una nueva ubicación.

Político concluye que la pregunta que se avecina es quién apoyará a DeSantis y quién no, ya que es probable que haya una batalla principal entre DeSantis y el expresidente Donald Trump.

Trump, reconoce el medio, inicialmente tenía la ventaja con el apoyo de la mayoría de la delegación del Congreso del estado, pero algunos de los principales legisladores republicanos parecen estar listos para respaldar a DeSantis.

Si bien DeSantis ha enfrentado desafíos y críticas, como su renuencia a decir que Trump perdió las elecciones de 2020, se ha esforzado por ganar impulso. Sus recientes visitas a Iowa sin la presencia de Trump le permitieron conectarse con los votantes y potencialmente convencerlos de que él es el mejor candidato para derrotar al presidente Joe Biden. Si DeSantis puede generar impulso en Iowa, podría ayudarlo en otros estados clave como New Hampshire, Carolina del Sur y Nevada.

La decisión de respaldar a DeSantis o Trump será fundamental para los funcionarios republicanos, en particular para aquellos que trabajan en estrecha colaboración con el gobernador. No respaldar a DeSantis podría verse como una vergüenza. En última instancia, la carrera entre DeSantis y Trump dará forma al futuro del Partido Republicano en Florida y tendrá un impacto potencial en las elecciones presidenciales de 2024.

Pero, ¿y los demócratas?

Al parecer ya resignados a haber perdido la Florida para siempre, los demócratas parecen más interesados en consolidar la pírrica ventaja ganada en otros estados. Ejemplo, Carolina del Norte.

Al menos eso dice The Washington Post pero, tampoco Carolina del Norte es los Estados Unidos.

tal vez quieras leer: DeSantis aventaja a Trump, incluso en la Florida, según reciente encuesta

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+