Arturo Acevedo descubrió tarde que Miami no es Houston

Havana
lluvia moderada
24.2 ° C
24.2 °
24.2 °
94 %
7.7kmh
75 %
Lun
30 °
Mar
30 °
Mié
29 °
Jue
30 °
Vie
30 °

Visiblemente emocionado, el recién despedido jefe de la Policía de Miami, el cubanoamericano Arturo Acevedo pareció echarse las culpas de su despido encima cuando sugirió que ni siquiera debió haber aceptado venir a Miami sin «hacer la tarea».

Es decir: que debió haber investigado primero dónde se iba a meter -y con quiénes- antes de decirle sí al alcalde Francis Suárez, cuando este le propuso el puesto.

Ojo, el caso de Arturo Acevedo aún no ha concluido. Ojo, esto es una enseñanza para Francis Suárez.

Al parecer, Arturo Acevedo descubrió por las malas que Miami no es Houston. Que en la ciudad floridana las cosas funcionan diferentes; y no precisamente para bien.

«Nunca he vivido, como ejecutivo policial, lo que he vivido aquí, funcionarios electos inmiscuyéndose en las operaciones, inmiscuyéndose en el trabajo del departamento en cuanto a nuestras prioridades y en cómo debemos proceder con las investigaciones”, se quejó Arturo Acevedo.

Pongámoslo en «otra» perspectiva. Solo en Miami un grupo de personas de «avanzadita» edad puede premiar con un sustancioso premio en metálico una bandera tan horrorosa como la del gallo rodeado de banderas latinoamericanas y así y todo pretender ser modernos.

Solo en Miami puede suceder que, escasos meses después del derrumbe del puente de la Universidad Internacional de la Florida, la principal empresa relacionada con el derrumbe sea beneficiada con el voto de los concejales para la ampliación de obras en el aeropuerto de la ciudad.

Solo en Miami se puede dar un proceso como el seguido contra Arturo Acevedo; un hombre que fue llamado por Francis Suárez y el administrador de la ciudad, Art Noriega, y que llegó con la misión de reformar al departamento de la policía de Miami, y terminó de patas en la calle en menos de seis meses de mandato.

noticia relacionada: Solo seis meses duró Art Acevedo como jefe de la policía de Miami

Sin embargo, pese a lo que algunos dicen, el «ambiente político en la ciudad» no le permitió llevar a cabo su labor renovadora. Básicamente por intromisión de la Comisión de la ciudad dentro del Departamento.

Los comisionados de la ciudad votaron unánimemente la pasada semana para despedir a Acevedo.

Se ha dicho que la decisión se tomó teniendo en cuenta los polémicos comentarios de Arturo Acevedo en los que se refirió a Miami como una ciudad que estaba dirigida por la «mafia cubana».

Los políticos de más viejo arraigo dentro de la ciudad sintieron que Arturo Acevedo los estaba nombrando como mismo los nombran desde La Habana; Acevedo se disculpó por la «broma».

Dijo desconocer que (Fidel) Castro los llamaba así; y le ripostaron con que sería él el único cubanoamericano que no sabía que Castro se burlaba de ellos en Miami, diciéndoles «mafia cubana». Arturo Acevedo, sin embargo, vivía en Houston.

Si fue broma o no, solo Acevedo lo sabe; pero algo de cierto traían sus palabras. Es decir: a Acevedo le molestaba esa intromisión de los políticos en sus funciones como jefe de la Policía, no vista nunca antes en su vida.

Fue así como sucedió todo en realidad. La frase de «mafia cubana» llegó después, como colofón a encontronazos entre todos ellos. Fue el chivo expiatorio, la excusa para quitárselo de encima visto desde un punto de vista. Desde el otro, la gota que colmó la copa.

Lo cierto es que antes de Acevedo mencionar la frasecita, ya había tenido roces con el sindicato policial, por los cambios hechos en su personal de mando.

Había degradado a cuatro mayores y había despedido a dos oficiales de la policía de alto nivel. Y de alguna manera las «quejas» llegaron arriba.

Sin embargo, el modo en que se lo quitaron de encima parece más propio de un país del Tercer Mundo que de una ciudad como Miami.

Joe Carollo, uno de los comisionados que parecía más interesado en quitarse a Acevedo de encima, encontró unos videos de Acevedo bailando en un teatro -o cosa parecida- y hasta lo usó para asegurar que no era el hombre correcto. En otro momento dijo que no era un «cubano verdadero», y de pronto, la comisión reunida parecía una cumbancha de trapos sucios, dimes y diretes, impropios de un país como los EE.UU.

A todas estas recuerden que Joe Carollo tiene un largo historial, «muy interesante» en Miami, en el que se incluye un arresto por violencia doméstica en el 2017.

Con razones o no, Arturo Acevedo lo acusó en el Memorando que presentó en su defensa de interferir con las investigaciones y operaciones del Departamento de la Policía, aunque Carollo lo negó rotundamente.

Al final, como estamos hablando de Miami y no de Houston, Acevedo terminó despedido por chocar contra un muro a todas luces infranqueable.

Dijo que no se va a dar por vencido, pues sus padres -cubanos- no vinieron a los EE.UU. para que ellos se dieran por vencidos.

«Yo seguiré siendo una voz para esta profesión. Y una voz para los policías buenos, y esos que son tratados injustamente, debido a los agentes malos. Ya veremos cómo voy a poder servir en el futuro”, expresó Arturo Acevedo en entrevista con la cadena nacional NBC News.

Calificó lo sucedido como «episodio bastante vergonzoso en una carrera de 35 años» y lamentó no se le permitió servir como él hubiese querido a una comunidad que siempre ha amado, y a la que seguirá contribuyendo con sus impuestos.

El también exjefe de la Policía de Houston -donde a diferencia de Miami dejó buenos recuerdos- lamentó que no le permitieran servir a una comunidad.

tal vez quieras leer: Arturo Acevedo, jefe de la Policía de Miami, juega dominó en la Calle 8

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+