Artistas de Cuba: Norma Reina, por siempre Marcolina

Havana
nubes dispersas
26.2 ° C
26.2 °
25.9 °
94 %
3.1kmh
40 %
Dom
31 °
Lun
30 °
Mar
29 °
Mié
29 °
Jue
27 °

Para los que disfrutaron de La sombrilla amarilla, Norma Reina siempre será Marcolina. Es un personaje del que la actriz cubana no podrá separarse jamás, a pesar de que su trabajo en la televisión de la isla sea mucho más extenso.

Actualmente radica en Miami y, aunque no ha continuado su acostumbrada carrera de actriz, ha confirmado ser una mujer realizada y una abuela muy feliz. También ha rememorado en varias ocasiones sus inicios en su natal Camagüey, en grupos de teatro de aficionados y luego en la Escuela Provincial de Arte hasta que decidió irse a la Escuela Nacional de Arte (ENA) donde se graduó como actriz.

Aunque aprobó los exámenes para entrar en el Instituto Superior de Arte (ISA), ha contado en algunas entrevistas que a los tres meses fue obligada a regresar a Camagüey para cumplir el llamado Servicio Social. Una etapa que a pesar de la obligatoriedad recuerda con mucho cariño, sobre todo por su trabajo en la radio camagüeyana, la cual considera como su gran escuela.

En el año 1988 fue a vivir definitivamente a La Habana, donde comenzó a hacer cabaret en varios hoteles, siempre haciendo de mulata, un personaje que marcó también su debut en el teatro con “La mulata y el negrito”.

Norma Reina siempre mantiene su agradecimiento al cabaret, aunque aclara que no es lo que le gusta. Fue por eso que luego de tres años decidió dejarlo para dedicarse enteramente a la radio y la televisión.

Ya desde los años 80 había comenzado a dar sus primeros pasos en la televisión, con papeles menores, aunque muy recordados, en telenovelas y series como “El eco de las piedras”, “El año que viene”, “Si me pudieras querer” y “Doble juego”, entre otras. Además, muchos recordarán su actuación en la película “Entre ciclones”, de la mano del director cubano Enrique Colina.

La radio siempre ha estado en su vida, desde su natal Camagüey hasta su trabajo como locutora y actriz en programas de Radio Progreso, Radio Taíno y Radio Ciudad Habana.

El papel que más le ha gustado en la televisión para adultos fue el de Carola, aquella chismosa del solar que encarnó en la telenovela “Si me pudieras querer”, sobre todo porque estando al aire el audiovisual fue llamada para hacer La sombrilla amarilla.

Fue ahí, en 1998, cuando Norma Reina dejó de llevar ese nombre para muchos cubanos y pasó a llamarse Marcolina. Gracias a ese programa infantil, los no tan jóvenes hoy, disfrutaban cada tarde de sus maravillosas aventuras junto a un grupo de recordados actores como Michaelis Cué, Solange Ramón, Lieter Ledesma, Ingrid Cruz y Rubén Araujo, entre otros.

Su intenso trabajo en la televisión concluyó en 2008, aunque posteriormente tuvo pequeñas apariciones en espacios como “Cuando una mujer”. Ese fue el año en que Norma Reina tuvo que viajar a EE.UU. para ayudar a su hija y su nieto recién nacido. Y es que para la artista la familia siempre ha sido lo principal, su razón de vivir.

No dudó en dejarlo todo, su profesión y su trabajo, para salir de Cuba al llamado de su hija. Así pasó varios años de idas y venidas hasta que decidió instalarse finalmente en EE.UU.

En marzo de este 2023, Marcolina volvió a los escenarios por primera vez en Miami. Esta vez en el Teatro Trail, donde junto a la también actriz cubana Sandra Pérez ofreció el espectáculo infantil “Recordando la niñez”.

La dirección estuvo a cargo de Pérez, conocida en la isla por su Pititi, del programa “Dando Vueltas”, ese querido e inseparable títere que la acompañó a cruzar la frontera en México cuando la artista decidió emigrar también a los EE. UU.

Juntas contaron a los niños y padres cubanos que ahora viven en la ciudad del Sol las peripecias de los personajes de aquellos programas de los finales de los años 90 y principios de los 2000. Norma Reina se mostró sorprendida por cómo a 24 años del estreno de La sombrilla Amarilla, aún sea tan recordada por la generación que actualmente ronda los 30 años.

Marcolina fue un personaje que la ayudó a entender a los niños, amarlos y ser una mamá para todos ellos en aquel momento. También ha confirmado que hay mucho de ella en Norma Reina, esa bondad y pasión por los más pequeños tiene que ser natural en una persona, sobre todo porque, aún siendo una magnífica actriz, el amor a los niños no se puede fingir.

Con el regreso de Marcolina a 90 millas de la isla, la actriz pudo demostrar por qué ese personaje no la dejará de acompañar nunca. Para los nacidos en Miami representó sin dudas la alegría de conocer a uno de los personajes inolvidables para sus padres. Los más grandes revivieron aquellas tardes frente a la pequeña pantalla. Y aunque los tiempos hayan cambiado, los recuerdos siempre estarán, también para Norma Reina y por su puesto para Marcolina.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+