Artistas de Cuba: Dianelys Brito y el encanto de aquellos ojos verdes

Havana
algo de nubes
26.2 ° C
26.2 °
25.9 °
94 %
1kmh
19 %
Sáb
32 °
Dom
31 °
Lun
30 °
Mar
31 °
Mié
31 °

Madre y Actriz, así se describe Dianelys Brito en su perfil en Instagram, una verdad que vemos muy presente con solo scrollear un poco en sus publicaciones y a la que podríamos añadir el adjetivo “Feliz”, porque si algo no ha cambiado en la artista cubana es esa sonrisa tan natural como sincera y esos encantadores ojos verdes.

Dianelys ha escrito que “lo que hacemos hoy es lo que importa” y eso también lo notamos en sus imágenes. Ella no ha parado de trabajar, creando contenido en redes, subiéndose en alguna ocasión a los escenarios y siendo madre y amiga. Sí, porque eso para muchos también llega a convertirse en una profesión para la cual, además, hay que tener talento.

Natural de Pinar del Río, estudió violín en la Escuela de Artes de esa provincia y al terminar el noveno grado decidió que quería ser actriz aunque aún hoy, según ha declarado en algunas entrevistas, no sabe la razón de su decisión. Fue entonces cuando comenzó el preuniversitario y decidió presentarse a las pruebas del Instituto Superior de Arte en La Habana donde fue aprobada.

También ha contado que esos inicios en la capital cubana fueron difíciles, quizás por esa ingenuidad que a veces, y a pesar de las bromas, se atribuyen a los pinareños. De lo que sí estaba segura era de su elección, a pesar de describirse como una joven tímida, insegura y limitada, probablemente por todo lo que implica moverse con solo 17 años a la capital de un país, alejarse de su familia y empezar una nueva aventura llena de incertidumbres.

El reconocido actor y director Vicente Revuelta fue su maestro y el culpable de que encontrara las herramientas para vencer sus miedos, agarrara esa seguridad que tiempo después demostró a través de las pantallas de la isla y comenzará su carrera fuera de la academia en el Teatro Musical de La Habana.

Estando allí tuvo la oportunidad de hacer la recordada miniserie “Los abuelos se rebelan”, un comienzo a lo grande, gracias al cual pudo compartir con artistas como María de los Ángeles Santana, Coralita Veloz, Aramís Delgado y Elvira Cruz, entre otros. De ahí todo comenzó a ser un no parar: “Convivencia”, “Así era entonces”, “Día y Noche”, “Tele Teatro” y su primera telenovela “Bajo este cielo”.

No fue hasta “Pasión y Prejuicio”, su primer gran protagónico en televisión, que su vida cambió para convertirse en uno de los rostros más conocidos de ese espacio. Su Beatriz ha quedado en la memoria de los cubanos junto a otros grandes actores y actrices que formaron parte de su elenco.

A “Pasión y Prejuicio” le siguieron muchos títulos en los que Dianelys Brito siguió conquistando a los televidentes y que forman parte también de la historia de la televisión cubana: “Entre Mamparas”, “Rosas a Crédito”, “Violetas de agua”, “La Leyenda del Rayo”, “El eco de las Piedras”, “La cara oculta de la luna”, “Los tres Villalobos”, “Mucho ruido”, “Oh La Habana” y “Día y noche”, entre otros.

A pesar de su éxito televisivo, en una ocasión la actriz aseguró a la periodista Julita Osendi que ser madre es su carrera más importante y que el disfrute de su hija fue siempre más necesario que cualquiera de sus personajes. Su hija Alejandra lo cambió todo en su vida y como ha dicho es su luz, su primera razón de vivir, su prioridad y por la que es capaz de hacer cualquier sacrificio. Y tanto fue así que orgullosamente se decidió a vender croquetas en el Vedado cuando durante sus últimos años en Cuba se vio sin suficiente dinero para vivir y mantener a su hija.

Ante los cuestionamientos de qué haría con su vida si el trabajo en televisión cada vez era menos y, sobre todo, acerca del futuro profesional y personal de Alejandra, fue que decidió salir de la isla dejando atrás parte de su vida, su profesión y sus amigos, pero siempre segura de que no se arrepentiría del nuevo comienzo.

Así llegó a Miami en 2010, a empezar de cero y con la ausencia de su hija durante un año y medio, pero el esfuerzo valió la pena. Aunque su trabajo quizás no sea el mismo que en sus mejores años en Cuba, ha logrado volver a las tablas de manos de directores como Rolando Tarajano y Alexis Valdés. Además, dice sentirse una mujer realizada, capaz de reinventarse y de seguir estudiando hasta convertirse en Terapista de Comportamiento, algo a lo que la actuación ha contribuido mucho como herramienta.

Junto a la empresa MONAT, dedicada a la venta de productos veganos para el cuidado de la piel y cabello, dio sus primeros pasos como emprendedora. Además, continuamente dedica un espacio para hacer publicidad a la clínica Amis Med Spa dedicada a tratamientos antiedad.

Dianelys se muestra orgullosa de su familia y amigos; para constatarlo solo hay que repasar nuevamente sus redes sociales. Desde el teatro, su canal de YouTube o las muchas prestaciones de Instagram ha logrado crear una amplia comunidad de seguidores que siguen sus pasos y a los que entretiene, aconseja y acompaña con su arte.

Aunque no tiene en sus planes regresar para actuar en Cuba, no es una posibilidad que descarte, sobre todo porque es consciente de que el público la recuerda por sus personajes de ayer y sigue pendiente de su trabajo a día de hoy. Y es que esta cubana no ha perdido esa cercanía, sinceridad y simpatía. Muchos menos esa mirada que aún sigue encantando a todos a través de esos expresivos e inolvidables ojos verdes.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+