5 aventuras cubanas con las que crecimos

Havana
muy nuboso
23.2 ° C
23.2 °
23.1 °
94 %
1kmh
75 %
Jue
29 °
Vie
30 °
Sáb
30 °
Dom
30 °
Lun
26 °

El espacio televisivo de “Las aventuras” se convirtió en sagrado para varias generaciones de cubanas y cubanos entre los años sesenta y noventa. De lunes a viernes, por el Canal 6 (actual Cubavisión), a las 7:30 de la noche, todos los niños y las niñas cubanas y no pocos familiares se “pegaban” frente al televisor para disfrutar de las peripecias de héroes y villanos en las llamadas Aventuras. La producción de estos seriados era continua, y durante mucho tiempo, el fin de una aventura tenía como consuelo para los públicos el inmediato inicio de otra.

En 1999, las mesas redondas y las tribunas abiertas acerca del escándalo del niño Elián González, usurparon el horario de la tarde dedicado por la Televisión Cubana a los niños y desaparecieron tanto los aventuras cubanas como las extranjeras.

De las pantallas cubanas saparecieron los “muñequitos” de las 6:30 pm, los seriales y programas de las 7:00 pm (Ulises 31, El narrador de cuentos, Arcoíris Musical, El desafío de los Go-Bots) y por supuesto, las aventuras. Pero ya hacía un tiempo que la calidad y la cantidad de estas producciones venían decayendo por la falta de presupuesto y de ideas, ante la migración masiva de directores y guionistas.  

A continuación te invitamos a hacer un viaje a la nostalgia y recordar algunos de los títulos más inolvidables dentro de las Aventuras cubanas para los que alcanzamos las tres o cuatro décadas de vida.

1.- Los pequeños fugitivos

Dirigida en 1986 por Raúl Pérez Sánchez, hizo que el actor y humorista Alexis Valdés fuera conocido durante mucho tiempo como Bandurria, villano torpe y cómico que seguía los pasos del terrible Quiroga, encarnado por Manolo Melián, al que siempre le celebraba sus “tremendos tacos y tremenda coba”. Los niños Tony y Felito, acompañados por Malvino Fortuna, otro de los popularísimos personajes que legó esta serie, recorren toda la isla perseguidos por Quiroga y Bandurria que les quieren arrebatar un preciado tesoro.

2.- Los pequeños campeones

Dirigida por Willy Franco y estrenada en 1989, es más conocida como “Los pequeños campeones” por su tema musical, que aun eriza los pelos a quienes los fuimos niños que lo escuchamos por primera vez en la televisión, y seguimos, casi todos en blanco y negro, los éxitos deportivos del jonronero Yosvani (Humberto Miranda) y sus amigos Bienvenido, el pitcher de Villa Clara, y Biyaya, el cátcher de Santiago de Cuba. Inolvidables también los villanos interpretados por Manolo Melián y Leonel Valdés —padre de Alexis Valdés—, con su característica frase: “Déjaselo a Teodoro”.

3.- Hermanos

Sin dudas, el grito de “Lorencitoooo…” que acompañaba los créditos iniciales de esta aventura dirigida por Eduardo Macías en 1988, es la frase que más ha marcado las memorias de sus públicos, que no la perdíamos cada vez que la retransmitían en la televisión, y aun coleccionamos las malas copias de sus capítulos.  La muerte del padre de los hermanos Tomás y Lorenzo Iznaga los obliga a convertirse en bandidos durante 1868, perseguidos por los grandes villanos Don Esteban, interpretado por Rogelio Blain, y Domingo Carmona, Cazador de bandidos, encarnado por el gran Reynaldo Miravalles.

4.- Los papaloteros

“El que venga en son de guerra, se las va a tener que ver, con los papaloteros…” es una de las estrofas más recordadas por los niños cubanos de los ochenta e inicios de los noventa, gracias a la música que el cantautor cubano Noel Nicola compuso e interpretó para este seriado dirigido también por Macías en 1989, que también provocó una fiebre del papalote en esas épocas. Los niños Juanito, Pedrito y Cutú corren sus aventuras a finales de 1958, sobreviviendo a sus empobrecidas realidades limpiando zapatos, pero siempre triunfantes gracias a la amistad y la alegría, cabalgando sus características carriolas de palo y leyendo.

5.- Shiralad: el regreso de los dioses

Los créditos introductorios de Shiralad…, con su tema Dueño de la luz —compuesto e interpretado por el recién fallecido Manuel Camejo—, nos dejó boquiabiertos a los niños y adolescentes cubanos que vimos por primera vez en 1993 esta aventura dirigida por Jorge Luis Jiménez. El universo de Conan el Bárbaro, con sus guerreros forzudos, emulado por los cubanos con una calidad digna de Hollywood. Lo nunca visto. Y lo que nunca se vio más. A pesar de los apagones de entonces, pudimos seguir, muchas veces un capítulo sí y un capítulo no, esta intrincada historia extraterrestre, futurista, llena de magia, reyes sin trono y dioses malvados.

Tal vez quieras leer: Casa Vieja: transmitida en televisión después de censurada

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+