Yosvany Batista, padre de joven baleado en Santa Clara: “Los policías no intentaron calmar la situación sino que agudizaron la violencia”

Havana
muy nuboso
30.2 ° C
30.3 °
30.2 °
66 %
1.5kmh
75 %
Lun
30 °
Mar
30 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
31 °

Yosvany Batista, padre de Zinédine Zidane Batista Álvarez, de 17 años, un joven baleado uel pasado 1ro. de julio por la policía en el barrio de El Condado, en Villa Clara, declaró que no pudo ir al entierro de su hijo por permanecer aun detenido a causa del conflicto callejero que provocara el homicidio del joven, y aun “no he podido ir al cementerio porque no tengo el valor para ver su tumba”.

En un extenso testimonio que brindó a la periodista independiente Yoani Sánchez, de 14yMedio, Batista denunció que los medios oficiales y las autoridades policiales han “dicho muchas mentiras sobre mi hijo, pero la mayor parte de lo que dicen de supuestos delitos es falso. Él estuvo detenido porque presenció las protestas del 11 de julio y le pusieron 2.000 pesos de multa por violar las medidas sanitarias”.

El 11J, Zidane “fue a bañarse al río y luego a buscar un poco de yogur para la niña”, hija de su pareja a la que había otorgado su apellido. “Se quedaron de espectadores mirando a la gente que estaba protestando y por eso él y su mujer fueron multados”, explica Yosvany, de 43 años. “Lo detuvieron, lo maltrataron, le dieron golpes y solo lo dejaron en libertad a los siete días. A partir de ahí tenía que ir a firmar en la quinta unidad de Policía”.

El padre del joven baleado afirma que su hijo fue entonces interceptado en su camino por las protestas multitudinarias, y que una vez fue arrestado por su presunta participación en estas, “le dije a la policía que si él gritó algo, al menos había tenido el valor de expresar lo que sentía, porque la juventud cubana no tiene opción de nada, no tiene posibilidad de desarrollarse. Los padres pasamos mucho trabajo para poderlos mantener”, aseveró.

Yosvany Batista detalló a Sánchez los acontecimientos que llevaron a la violenta muerte de su hijo, quien acorde las imágenes difundidas en las redes sociales, fue baleado con alevosía cuando yacía inmovilizado en el piso, con una herida sangrante en una pierna. 

“Cuando ya estaba en el suelo, esposado es que le vuelven a disparar. Esa es la imagen que se ve en el video. A él lo rematan en el suelo, sin tener ninguna posibilidad de defenderse. Vi la sangre en el pantalón pero yo pensé que era una herida pequeña”, declara.

En la mañana del fatídico día, Batista y Zidane acudieron a la 5ta. Estación de Policía de Santa Clara luego de ser citados para entrevistarse con una fiscal que atendía la fuerte disputa que ambos sostenían con personas que se habían introducido en la vivienda que el adolescente, su esposa e hija habían previamente ocupado ilegalmente, pero que no sería reclamada pues “dueño se fue para España” cinco años antes “y murió allá”.

“Sobre las dos y media de la tarde nos llega la noticia de que esa otra familia, con la que ya habíamos tenido muchos problemas, había atacado a la prima de la mujer de mi hijo, que estaba en la tienda La Latina», explica Yosvany, y volvieron a la unidad policial para denunciar el suceso.

Según el testimonio, los policías poco o nada hicieron al respecto, e instó a Zidane a resolver el asunto por su cuenta y riesgo. “Les dije a los ocupantes que salieran de la casa y que ese problema tenía que resolverse y nos paramos frente al 217 de la calle Rodolfo Valderas, en El Condado”, refiere el padre del joven baleado, detallando que luego de 20 minutos de espera por los antagonistas, estos “nos alcanzaron por la espalda” y comenzaron a tirarles “piedras y nosotros respondíamos también con piedras. Recibí un planazo con un machete y una pedrada en el antebrazo. Cuando llegó la policía, más o menos una hora después de comenzado el conflicto, ya todo era más una pelea verbal”.

Yosvany y Zidane portaban respectivamente un cuchillo y un machete, pero le encargó a su hijo que se las llevara para su casa cuando escuchó la proximidad de las sirenas de las patrullas. “Los policías no intentaron calmar la situación sino que agudizaron la violencia. Cuando llegaron, me fueron para arriba enseguida a golpearme. Ya mi hijo se iba, pero me ve en el suelo y regresa”, explica en la entrevista.

Atacado por varios agentes, Yosvany Batista no pudo ver qué ocurría con su hijo. “Solo escuché que gritaba que nadie iba a darme golpes y entonces sentí el disparo. Era el segundo, porque el primero no lo escuché. Saqué la fuerza no sé de dónde y me levanté, pero ya lo vi a él esposado en el suelo y sangrando mientras lo seguían golpeando”, declara.

Cuando el padre intentó auxiliar a su hijo, ya este “estaba casi muerto”, a causa de los dos disparos, uno que le penetró inicialmente el muslo y un segundo que impactó en la parte superior izquierda del tórax, según confirmaron los reportes forenses. “Lo llevaron al hospital porque la gente empezó a gritarles que lo ayudaran. La prima de su mujer fue la que le hizo un torniquete en la pierna”, refiere Batista.

Enfurecido, el hombre persiguió al oficial que habái disparado a Zidane y este le disparó “dos tiros a los pies. Por suerte ninguno me dio”. Se detuvo en el último minuto al pensar en su hijo más pequeño de 11 años, y desistió de intentar matar al policía. “Ahora no estaría haciendo esta entrevista, sino en el cementerio”.

La segunda bala “se alojó en el pulmón” de Zidane, “y cuando llegó al hospital y lo intentaron reanimar, ya estaba muerto. Mi esposa no tuvo el valor para vestir el cuerpo del joven baleado cuando se lo entregaron para el funeral. Ahora nos han dicho que hay una investigación. Yo voy a hacer declaraciones esta semana para ver si logramos que procesen al policía que lo mató”, refirió Yosvany Batista.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+