Will Smith renuncia a la Academia de Hollywood. ¿Qué significa esto para su carrera?

Havana
nubes dispersas
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
94 %
1kmh
34 %
Mar
31 °
Mié
30 °
Jue
32 °
Vie
31 °
Sáb
30 °

Como acto de arrepentimiento por la bofetada que le propinó al actor Chris Rock en la reciente 94º gala de los Premios Oscar, el cantante y actor Will Smith renunció a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

En un comunicado, Smith reconoció que sus acciones “fueron ofensivas, dolorosas e inexcusables. La lista de personas a quienes herí es larga e incluye a Chris, su familia, muchos amigos y seres queridos, todos los asistentes y el público que lo presenció desde casa. Traicioné la confianza de la Academia”, reconociendo que había privado “a los otros nominados de la oportunidad de celebrar y ser celebrados por su extraordinario trabajo. Estoy desconsolado.”

La institución, por su parte, aceptó la dimisión del actor pero anunció que seguirá “adelante con nuestros procedimientos disciplinarios contra el Sr. Smith por violaciones de las Normas de Conducta de la Academia, antes de nuestra próxima reunión de la junta directiva programada para el 18 de abril”, acorde a declaraciones de David Rubin, su presidente.

Ahora, ¿qué consecuencias puede traer esta renuncia para el actor? Primero que todo, Smith perderá los beneficios que la Academia brinda a sus asociados, como es el acceso a los grandes estrenos o la posibilidad de votar anualmente a los nominados a los premios Oscar. Las otras consecuencias están por definirse, una vez que la reunión de la junta de 54 miembros del día 18 emita su veredicto.

Según el reglamento que los directivos aducen, las medidas disciplinarias “pueden incluir amonestación privada, amonestación pública, pérdida temporal o permanente de privilegios para asistir a eventos o actividades”, así como “la pérdida temporal o permanente de elegibilidad para recibir, mantener o revocar premios u honores de la Academia”, y “la pérdida temporal o permanente de elegibilidad para desempeñar funciones de servicio y voluntariado en la Academia.”

Tras su renuncia, la posibilidad de nueva admisión depende igualmente de las decisiones de la junta directiva. Aunque es muy poco probable que le sea retirado el premio, ya que solo existe un antecedente de hace medio siglo, cuando el documental Young Americans fue despojado de la estatuilla correspondiente a su género por considerarse que la película fue lanzada demasiado pronto para poder haber sido nominada. A la vez, personalidades tan polémicas como el director Elia Kazan —criticado por muchos por haber sido delator durante la “cacería de brujas” del Macarthismo en los años 50— y más recientemente, los también realizadores Roman Polanski, Woody Allen y el productor Harvey Weinstein, estos dos últimos involucrados en escándalos de acoso y abuso sexual, siguen manteniendo sus premios correspondientes.

Solo queda especular sobre la posibilidad futura de que Smith sea nuevamente nominado a los Oscar. Según el citado código de conducta, esto queda bajo su “absoluta discreción”, pero la dimensión pública de la Academia seguro los hará pensárselo dos veces para volver a seleccionarlo.

Will Smith es uno de los rostros más reconocidos de Hollywood y de los más “financiables”, según la revista Forbes, dado el éxito casi seguro de casi todas las películas que protagoniza, aunque se le pueden apuntar algunos fracasos de taquilla que no han menoscabado su fama.

Su carisma es complementada por una ductilidad histriónica que le ha permitido navegar con éxito en aguas de la comedia y el drama con éxito y efectividad, protagonizando desde blockbusters como Día de la Independencia, las trilogías Hombres de negro (Men in Black) y Bad Boys, o Yo, Robot, hasta dramas como Seis grados de separación, y los biopics Ali, sobre el legendario boxeador Cassius Clay/ Muhammad Ali y En busca de la felicidad. Por estas dos últimas mereció sendas nominaciones a los Oscar de 2001 y 2006, hasta que con su tercer personaje biográfico, protagonista de King Richard (El método Williams), Richard Williams, obtuvo la estatuilla.

Aunque en las películas de acción y los thrillers multimillonarios, Smith casi siempre mantiene un registro orgánico pero bastante reconocible, marcado por la extroversión y la ironía que le permite lucir su carisma, en las películas “serias” en que se ha desempeñado delata una capacidad camaleónica que evidencia la amplitud y contundencia de su registro, así como los fuertes rigores de su entrenamiento como actor, que le permiten transformarse en muy diferentes personajes.

En Ali, En busca de la felicidad y El método Williams, Smith se somete a cambios drásticos de aspecto para ocultar su “glamour” y que los públicos se concentren en los aspectos psicológicos de los respectivos personajes. La actuación primero que el estrellato. El personaje de turno antes que Will Smith. La metamorfosis tajante para que el talento emerja a primer plano.

Sabe que estas películas no son para “vender”, sino para demostrar que es más que un rostro, que una estrella, que un espectáculo. Asume retos que satisfacen en primer lugar sus necesidades creativas antes que las de los grandes públicos que solo buscan su rostro para el entretenimiento ligero. Se prueba que es un artista y no solo un producto.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+