Ventas a plazo en Cuba: tu salario por una silla

Havana
muy nuboso
26.2 ° C
26.2 °
25.9 °
47 %
4.1kmh
75 %
Vie
26 °
Sáb
25 °
Dom
22 °
Lun
24 °
Mar
26 °

La modalidad de ventas a plazo anunciada con bombo y platillos por el gobierno cubano el pasado año no marcha como se esperaba en Ciego de Ávila, donde directivos del Grupo Empresarial de Comercio reconocen que esas tiendas ofrecen poca variedad de productos y a precios demasiado altos.

En una de esas tiendas, ubicada en el municipio cabecera de la provincia, sólo se han vendido cuatro sillas y siete banquetas, divididas entre tres compradores, de acuerdo con un reporte del periódico local. 

Apenas tres meses después de la apertura de los primeros comercios que aceptan pagos a plazo por sus mercancías, los pocos clientes que por curiosidad entran a esas tiendas, salen decepcionados. 

“Aquí sí vienen muchas personas a preguntar, interesadas, pero muchas coinciden en que todo está muy caro. En el primer mes alrededor de 15 clientes se llevaron planillas para rellenar, pero ninguno regresó”, declaró la administradora de la tienda La Americana, Lourdes González, citada por la fuente. 

La Resolución 98/2021 del Ministerio de Comercio Interior, que regula el funcionamiento de de esa modalidad de ventas, establece que los clientes deben llenar una planilla con la declaración jurada en el término de siete días posteriores a la solicitud de compra.

Los responsables de la institución estatal verifican los datos del comprador y determinan si está apto para realizar los pagos correspondientes.

El proceso burocrático concluye con la aprobación de la venta, entonces el usuario debe depositar en 20% del monto total y realizar los pagos a plazo durante 10 o 12 meses, según se establezca en el contrato.

De acuerdo con los especialistas, los desembolsos se pueden realizar en la propia tienda del día 5 al 10 de cada mes o por descuento de la nómina del salario, si el cliente es un trabajador del sector estatal.

Mediante ese método de ventas a plazo sólo se comercializan bienes con precios superiores a los 2.500 pesos cubanos, como muebles, colchones, bicicletas o equipos electrodomésticos.

Las autoridades cubanas, que anunciaron la medida a mediados de 2021, aseguraron que esa modalidad de ventas a plazo resultaría beneficiosa para la mayoría de los cubanos.

Sin embargo, pocos meses tras su puesta en práctica, ya se suma a la larga lista de promesas incumplidas y fracasos del gobierno en materia económica.

“La población esperaba que se vendieran ventiladores, refrigeradores, televisores… y hoy el país no está listo para eso. Dicen que van a entrar bicicletas, pero bueno… ojalá y así sea, no vamos a perder las esperanzas”, expresa la administradora de La Americana.

En la imagen que acompaña el reportaje de Invasor se observa una silla de marabú que cuesta 5.592 CUP, un precio muy superior al salario medio de los trabajadores en la isla. 

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $1,69 x LBENVÍA AQUÍ
+