Regresan las conversaciones migratorias Cuba – EEUU

Havana
muy nuboso
29.2 ° C
29.2 °
29.2 °
74 %
7.2kmh
75 %
Lun
31 °
Mar
30 °
Mié
30 °
Jue
31 °
Vie
29 °

Sin pronunciamiento oficial por parte del gobierno de los EE.UU. y de ningún político cubano-americano del exilio con relación a lo sucedido en La Habana en el Hotel Saratoga, se reanudarán este jueves las conversaciones sobre migración entre EE.UU. y Cuba. Es probable que lo que anteceda al inicio sea, personalmente, un «lo sentimos mucho», para luego comenzar a analizar el asunto que les toca.

La naturaleza de la reunión entre los funcionarios del Departamento de Estado (DOS) y los representantes cubanos, versa sobre puntos comunes de una agenda bastante comprometida de concretar sus deseos. Cuba insiste en culpar al gobierno de EE.UU. y al embargo de todo el mal que provoca la migración cubana; y apunta también por el cumplimiento de las llamadas 20 mil VISAS anuales. Ambos quieren, además, establecer las bases para lograr la reunificación familiar, aunque el verdadero trasfondo, general, detrás de cada palabra sea la migración segura y ordenada de Cuba a los Estados Unidos.

Sin embargo, la cruenta realidad es que excepto el periodo en que Obama apuntó a un restablecimiento de las relaciones entre Cuba y EE.UU. estas conversaciones, iniciadas en 1984, tuvieron sus altibajos hasta que en el año 2018 Trump las detuvo «definitivamente.»

El problema sobre reanudar los acuerdos bilaterales que formaron la base de estas conversaciones ahora, pasa por cuestiones que en años anteriores básicamente no preocupaban tanto a la parte norteamericana. Nos referimos al tratamiento de los derechos humanos en la isla.

La llegada de la internet a los celulares cubanos ha puesto delante de los ojos del gobierno de los EE.UU. el maltrato generalizado por parte del gobierno cubano a sus ciudadanos en la isla. Represión policial a un lado, que ya con eso es suficiente, la indefención que sufren día a día los cubanos para gestionar sus derechos es notoria y recurrente.

Sin embargo, la Administración Biden tiene que considerar muy detenidamente si el restablecimiento de los acuerdos migratorios puede frenar los problemas que tiene en su frontera sur y cuánto.

Pudiera parecer que el alivio económico serviría como aliciente a los cubanos en general pero ni tanto. Los cubanos parecen haberse hartado de vivir sin derechos y poco les importaría si el pan en la mesa viene acompañado de jamonada o prosciutto.

Los 32 mil cubanos que llegaron a EE.UU. en marzo, los 65.000 que han llegado a la frontera sur desde noviembre del 2021 parecen migrantes económicos, sí, pero empobrecidos por la política.

Es cierto que el cierre de la Embajada en Cuba a raíz de los sucesos del 2017 relacionados con el llamado Síndrome de La Habana y el hecho fatídico e incuestionable que, en plena pandemia de COVID-19 un buen número de cubanos debió viajar a Rusia para luego «regresar» a Guyana a gestionar su VISA de entrada a los EE.UU. provocó en miles la desesperación de reunirse con sus seres queridos.

Pero los números no contienen solo a esos que quieren sea respetado su derecho a la reunificación familiar. De hecho, son menos. Los que entran por la frontera sur, los que llegan en balsas improvisadas a las costas, son los que verdaderamente han empujado a Cuba y a EE.UU. a conversar nuevamente sobre inmigración, y muchos tendrán familia o amigos en los EE.UU. pero están muy lejos de hacerlo impulsados por un proceso de reunificación familiar estancado.

tal vez quieras leer: Conversaciones migratorias entre Cuba y EE.UU. sin resultados palpables 

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+