¿Qué pasaría si solo comiéramos mango?

Havana
nubes dispersas
30.2 ° C
30.3 °
30.2 °
74 %
2.6kmh
40 %
Mié
32 °
Jue
31 °
Vie
31 °
Sáb
30 °
Dom
31 °

En un país como Cuba, donde la escasez es la norma, la abundancia de mangos -altos y bajitos- parece una rareza entrando al verano de 2023, pero al menos garantizan algo sabroso, y nutritivo, para meter entre pecho y espalda.

Hace un tiempo trascendió que en Guantánamo el mango se está incluso pudriendo, por la ineficiencia de las autoridades de agricultura y acopio, y opciones como hacer conserva, mermeladas y tal, no parecen entrar en los planes de quienes dirigen la economía nacional.

Esta fruta tropical, conocida científicamente como Mangifera indica, gusta mucho entre los cubanos por su delicioso sabor y textura jugosa, así como por su riqueza en nutrientes fundamentales para el buen funcionamiento del cuerpo y el fortalecimiento del sistema inmunológico, la salud ocular, la salud ósea y la regulación de la presión arterial.

Además, el mango está repleto de vitamina C, A, E y K, así como de minerales como potasio y magnesio, y sus potentes antioxidantes -como los polifenoles- ayudan a proteger al cuerpo contra los radicales libres que aceleran el envejecimiento y desatan enfermedades.

A su vez, es conocido que el mango “afloja”… Su alto contenido en fibra dietética ayuda a mantener un sistema digestivo saludable, previene el estreñimiento y reduce el riesgo de enfermedades gastrointestinales, como el cáncer de colon.

Por si fuera poco, la fibra del mango ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL («el malo») en la sangre, mientras que el potasio ayuda a mantener una presión arterial saludable.

Dicho así, pareciera que el mango es uno de los “superalimentos” de los que tanto se habla en el ámbito del fitness y el bienestar, pero… ¿qué pasaría si solo comiéramos mango?

Pues que todo en exceso es malo: si se sigue una dieta exclusiva de mangos durante un período prolongado, pueden surgir algunas complicaciones de consideración.

Por ejemplo, se crearía un déficit de nutrientes, en particular proteínas, grasas saludables, calcio, hierro y vitamina B12. Tal desequilibrio de macronutrientes afectaría la función celular, la construcción de tejidos y la producción de hormonas, con los consiguientes efectos nocivos para la salud.

También surgirían problemas de saciedad, debido a la falta de variedad de alimentos. Esto puede llevar a un aumento en la sensación de hambre y dificultad para mantener la ingesta calórica adecuada.

Por otro lado, los mangos tienen un contenido moderado de azúcares naturales, incluyendo fructosa. Si se consumen en grandes cantidades como parte de una dieta exclusiva, pueden tener un impacto en los niveles de azúcar en la sangre, especialmente en personas con diabetes.

Si solo comiéramos mangos, con todo lo bueno que son, dejaríamos fuera una amplia variedad de alimentos saludables, lo que puede limitar la exposición a otros nutrientes y fitoquímicos beneficiosos presentes en diferentes frutas, verduras, proteínas magras y grasas saludables.

Así que ya sabe, no se prive de comer mangos, y más ahora que hay, pero si aspira a ser más saludable, trate de comer otras cosas.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+