Más voces contra el Servicio Militar en Cuba tras suicidio de recluta

Havana
nubes dispersas
26.2 ° C
26.2 °
25.9 °
94 %
3.1kmh
40 %
Dom
31 °
Lun
30 °
Mar
29 °
Mié
29 °
Jue
27 °

El reciente suicidio de un joven con problemas que pasaba el Servicio Militar Obligatorio en Cuba renovó las protestas de la ciudadanía contra lo que consideran un castigo que troncha vidas en flor.

Cada vez son más abiertas las expresiones de rechazo contra esta obligación, respecto a la cual el gobierno ha mentido incluso en escenarios internacionales, en los cuales ha negado que se reclute a adolescentes.

La muerte de Maikol Arcia Hernández, el pasado viernes, resucitó en redes sociales los videos de diplomáticos cubanos insistiendo en foros internacionales de derechos humanos que el Servicio Militar es voluntario.

La realidad es bien distinta, y los militares se aferran al tecnicismo de que alguien con 16 años ya es mayor de edad para votar y, por ende, también puede ser llamado a filas.

Dicho argumento no convence a los familiares de las víctimas del rigor de las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior, pero también de severos casos de “bullying” que le destrozan los nervios a más de uno.

El abuelo de Maikol, Julio César Correa Hernández, denunció el suicidio de su nieto y se niega a que el caso deje de resonar en redes sociales: «No me callo, es mi dolor», ha dicho Correa a quienes se empeñan en silenciarlo.

“No me bloqueen más, por favor, o es que no quieren que la verdad salga a la luz. Es un ser humano, por favor, no un perro”, comentó el dolido abuelo, quien exige justicia, y se dice listo para encarar lo que venga, que sabe no será “nada bueno”.

Maikol se quitó la vida al atardecer del pasado viernes en la Unidad 6244, pertenece a San José de las Lajas, provincia de Mayabeque. De entrada, Correa afirma que su nieto ni siquiera clasificaba como apto para hacer lo que muchos en Cuba llaman “el Verde”.

“Mi nieto fue operado hace dos años producto de un batazo con un bate de aluminio, el cual le fracturó la mandíbula en tres partes. Se le implanta una lámina de metal y con puntos de alambre, la cual nunca se podía retirar, era fija de por vida y así lo aprobaron para el Servicio Militar”, denunció.

Según relató Correa, su nieto tenía problemas mentales que nunca fueron tomados en cuenta por quienes se lo llevaron para el Servicio. “Hace tres meses me comentó que se iba a quitar la vida de un tiro, hablé profundamente con él, al tercer día le hago saber al capitán Yordany esta preocupación mía como padre de familia, el cual me manifestó que eso eran malcriadeces”, escribió Correa en redes.

A pesar de la indolencia del capitán, el abuelo le pidió personalmente al capitán “que no le entregara arma a mi nieto para evitar males mayores, pero al oficial no le importó y lo puso a hacer posta en un sitio donde se encuentra armamentos y municiones”.

Ahí se quitó la vida Maikol, y estuvo unas 4 horas tirado “como un perro” hasta que hicieron el levantamiento del cadáver para llevarlo a Medicina Legal. A los familiares no les permitieron ver el cuerpo hasta varias horas después de haber sido llevado al forense en San José.

El Servicio Militar Obligatorio ha dejado, desde su primer llamado, en 1963, una estela de reclutas muertos en diversos incidentes, accidentes y suicidios.

La cifra, si la manejan las autoridades, igual no la divulgan. Uno de los casos más dramáticos se dio el pasado año, cuando cuatro muchachos que hacían el Verde en los Bomberos murieron calcinados en la explosión de un depósito de combustible de la base de supertanqueros de Matanzas: los restos no pudieron ser identificados…  

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+