Protagonista de la pelea de Coppelia acusa de difamación a sus funcionarios

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
83 %
2.1kmh
20 %
Dom
33 °
Lun
34 °
Mar
33 °
Mié
32 °
Jue
28 °

Lisandra Castellano, una de las clientas involucradas en la pelea con empleados de la heladería Coppelia, sucedida el pasado 10 de julio, acusó en sus redes sociales a quienes declararon que ella y su esposo, que iban acompañados de su hijo de 5 años de edad, atacaran violentamente a la trabajadora de la popular instalación gastronómica, sino que sucedió todo lo contrario.

La joven, una de las protagonistas del turbulento video viralizado en las redes sociales, detalló que ese día, solo “por quejarme por la mala atención y corrupción del lugar con la jefa de turno, una camarera me agredió (tengo pruebas suficientes), me defendí y comenzamos una pelea. Mi esposo intentó separarnos y en ese momento se vinieron encima todos los trabajadores del establecimiento como se ve en el video bien claro. No pudimos hacer nada más, mi hijo estuvo en medio”, apuntó, y terminó agradeciendo a Dios por la persona anónima que logró ponerlo a resguardo en medio de la barahúnda. 

Este individuo que se encargó de su pequeño hijo, es “la persona que sale en la foto sujetando a la camarera. Era un cliente al cual agradezco mucho porque de humanidad carecían todos los trabajadores del establecimiento. Esta persona al menos trató de ayudar”, y aclaró que su esposo vestía en ese momento “un pulóver negro. Nunca agredió a dicha camarera. Es una total difamación. Al terminar la pelea la subdirectora me agredió varias veces al bajar las escaleras. Se nos trató como delincuentes y no lo somos, no ingerimos bebidas alcohólicas, es totalmente falso”, subrayó.

El funcionario Randol Doval Paula, que se identifica como secretario sindical de Coppelia, había declarado previamente en sus redes sociales que lo sucedido “ese día es algo muy común, gente con frustraciones, amarguras, borracheras, drogados. Van y nos atacan, nos agreden tanto verbalmente como físicamente y tratamos por todos los medios de evitar estas situaciones, pero no vamos a permitir un golpe de nadie, ni que alguien nos escupa y se crean los dueños del lugar”, escribió, sugiriendo que Lisandra y su esposo estaban en estado de ebriedad o drogadicción. 

Castellano refiere que de haber estado consumiendo alcohol o sustancias alucinógenas o estimulantes prohibidas “aún estuviéramos detenidos. No se tomarán medidas con nosotros, pero por lo que veo tampoco con los trabajadores” y ante la inacción que observa en las autoridades policiales, exigió “a las autoridades pertinentes tomar cartas en el asunto porque pruebas hay de sobra, no me pienso quedar con los brazos cruzados. ¿Hasta cuándo van a seguir pasando por alto este tipo de situaciones, dónde está la justicia? ¿Dónde están los derechos humanos?”

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+