Fe y rezos, sostuvieron en el aire a cubanos que escaparon de la isla en un planeador motorizado

Havana
muy nuboso
22.2 ° C
22.2 °
22 °
53 %
6.2kmh
75 %
Mié
22 °
Jue
23 °
Vie
25 °
Sáb
24 °
Dom
22 °

El valiente viaje de dos cubanos desde Cuba hasta Florida en un planeador motorizado, conmovió a juez de inmigración que les otorgó el Asilo Político

En una demostración audaz de determinación y valentía, Ismael Hernandez, un piloto cubano de 29 años, voló desde Cuba a los Estados Unidos en un planeador motorizado en marzo. Hernandez no emprendió este viaje solo; lo acompañó su amigo David Lopez Alfonso.

Hernández, ante las cámaras y micrófonos de Local 10 News, contó ante un asombrado Haztel Vela, que tomó la decisión final de emprender el peligroso viaje apenas un día antes de la salida, dejando atrás todo lo que conocía.

Hernandez describió la profunda desesperación que sintió debido a las difíciles condiciones en Cuba. El país enfrenta escasez de alimentos y medicinas, además de una economía desplomada. Estas circunstancias empujaron a Hernandez a tomar medidas extremas para buscar una vida mejor.

Según narró, el planeador estaba equipado con un tanque extra de combustible, lo que les permitió cruzar aproximadamente 90 millas de océano, desde Tarará en Cuba hasta el sur de Florida.

El viaje estuvo lleno de tensiones y desafíos. Hernandez dijo que la mañana del viaje estuvo llena de preparativos finales y nerviosismo. Sin embargo, uno de los mayores retos fue el despegue.

«Estaba bastante nervioso durante el despegue porque el planeador estaba realmente pesado», dijo Hernandez.

«Durante la carrera para despegar, fue realmente difícil mantener el planeador recto debido a los vientos cruzados».

Con solo un mapa dibujado a mano y enfrentándose a olas de 9 pies en el Estrecho de Florida, la travesía fue verdaderamente intimidante. Sin embargo, la fe los mantuvo fuertes. Rezaron durante el trayecto, buscando fuerzas para continuar.

Después de aproximadamente dos horas y cuatro minutos, que para Hernandez parecieron 20 años, divisaron una bandera de los Estados Unidos ondeando sobre los tejados de Key West. Ese momento marcó el fin de su arduo viaje.

Giedre Stasiunaite, abogada de los dos hombres, mencionó que la valentía demostrada por ellos conmovió a un juez en el tribunal de inmigración. El juez comprendió que regresar a Cuba significaría enfrentar la muerte para estos hombres y, por ello, les otorgó asilo.

El relato de este viaje es un testimonio del extremo riesgo que algunas personas están dispuestas a tomar en busca de un futuro mejor. «¿Qué hubiera pasado si algo hubiera salido mal? ¿Qué hubiera pasado si el viento hubiera cambiado?», reflexionó Stasiunaite, subrayando la naturaleza peligrosa de la travesía.

La historia de estos cubanos se hizo viral y cualquiera otra historia relacionada, con matices más o menos similares, también lo ha sido y lo será.

Escapar de una isla en crisis es, para muchísimos cubano, una opción de vida o muerte. Aquellos que lo hacen en medios «no convencionales» enfrentan la muerte con la posibilidad de lograr una vida digna; los que se quedan, mueren lentamente de angustia.

Escapar de Cuba es un tema complejo y multifacético que ha sido motivo de discusión durante décadas. Aunque no se puede generalizar para todos los cubanos, hay algunas razones principales que han llevado a muchos a considerar la emigración como una opción necesaria, entre las que destacan la escasez y falta de oportunidades que han llevado a muchos a buscar un futuro mejor en el extranjero.

Otros, y no son pocos, se quejan del control político riguroso que ejerce el gobierno de la isla sobre sus ciudadanos, lo que puede llevar a muchos a sentir que no tienen libertad o autonomía en su vida diaria.

Los desafíos económicos y políticos en Cuba no son recientes. Muchos cubanos han vivido en las mismas condiciones durante más de seis décadas, lo que ha llevado a una sensación de desesperanza y la percepción de que la situación no mejorará en el futuro cercano; así que la simple aspiración de una vida mejor, con más oportunidades y libertades, una vez visto que otros lo han logrado, puede ser un fuerte motivador para que algunos cubanos consideren emigrar.

Todo esto y más, fue lo que impulsó a estos dos valientes cubanos a emprender la arriesgada travesía de viajar desde La Habana a Cayo Hueso en un planeador motorizado.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $1,69 x LBENVÍA AQUÍ
+