El nuevo negocio de los coleros: Cinco litros de gasolina por turnos en servicentros

Havana
algo de nubes
27.2 ° C
27.2 °
27.2 °
54 %
4.1kmh
20 %
Lun
28 °
Mar
29 °
Mié
31 °
Jue
30 °
Vie
31 °

Las colas para comprar combustible en las llamadas gasolineras se han incrementado considerablemente durante las últimas semanas. Los choferes marcan varios días con antelación para llenar los tanques y poder seguir en la ruta. Pero ante esta sostenida crisis han vuelto a surgir los llamados coleros pero con otro mecanismo bajo el brazo.

Los choferes que prefieran pasar por alto las colas pueden comprar un ticket a los negociantes de turno que los venden no por dinero sino por cinco litros de gasolina.  

“Esa  es la nueva forma que tienen de negociar en los Cupets. Tú le das 5 litros de gasolina cuando llenas el tanque y te dan el turno. Cuando termina el  día imagínate cuantos litros se llevan”, dijo a Cuballlama un chofer en un servicentro del Vedado, en La Habana”.

Otro añadió que “este negocio ocurre ante los ojos de los trabajadores de estas instalaciones y de las autoridades y nadie hace nada”. 

“Todo el mundo sabe cómo funciona y se hacen los de la vista gorda. Eso da que pensar muchas cosas pero lo cierto es que la corrupción es inmensa”, añadió.

Los coleros se hicieron famosos en Cuba desde los días más aciagos de la pandemia de Covid 19 y la puesta en marcha del llamado ordenamiento. Hacían filas fuera de las tiendas para luego revender los turnos y provocar, lógicamente, una gran molestia entre la población. El gobierno llegó a formar una especie de grupos contra coleros pero al parecer el resultado fue nulo. Los coleros en vez de desaparecer han seguido creciendo y ampliando su red de operaciones.

La crisis de la gasolina, aparte de ser pasto para estos negocios, ha provocado el acaparamiento del combustible en las casas, con todo el riesgo implícito en ese hecho.

Varios choferes consultados por Cuballama han señalado que guardan en sus hogares decenas de galones de combustible para “tener antes de la subida de precios”.

“Ahora mismo tengo 250 litros en el patio de la casa”, aseguró un hombre de unos 50 años que se hace llamar Alberto y trabaja en la empresa eléctrica.

El cubano asegura que ha mantenido guardado el combustible “con todas las medidas de protección”, pero reconoce que existen factores de riesgo.  

Otro chofer señala que no haría “esa operación porque me puede volar la casa en mil pedazos”. 

“Yo vivo en un edificio y si por casualidad alguien  enciende un fósforo y tengo gasolina en el balcón sería una catástrofe”, añade. 

El gobierno anunció recientemente la subida de los precios del combustible lo que aumentó el descontento popular y las críticas hacia la gestión gubernamental al punto que el llamado paquetazo fue pospuesto “hasta que las condiciones estuvieran creadas”. Y de paso el anuncio de esas medidas a bombo y platillo le costó el puesto a Alejandro Gil, Ministro de Economía.

Las colas en los servicentros son uno de los más vivos reflejos de la crisis y como se sabe a río revuelto ganancia de pescadores. Lo que en este caso las ganancias van a la cuenta de los coleros en forma de combustible. 

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+