Ejecutan en Corea del Norte a 2 estudiantes por ver un film de Corea del Sur

Havana
nubes dispersas
24.5 ° C
24.5 °
24.5 °
89 %
2.2kmh
27 %
Mar
30 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
31 °
Sáb
29 °

Las películas occidentales y surcoreanas, así como la música y los programas de televisión, han llegado a Corea del Norte en unidades flash USB y tarjetas SD, a través de China.

El gobierno de Corea del Norte mostró su lado más déspota y tiránico con la ejecución de dos adolescentes bajo cargos de cometer un crimen de alta traición. ¿Cuál es el crimen? Ver una película extranjera. Más espefícicamente un film de Corea del Sur.

Aunque el reporte habla de que los adolescentes no solo vieron una, sino varias, y que también las distribuían, no deja de ser horripilante el hecho de que por ver y distribuir películas de Corea del Sur, dos adolescentes hayan sido fusilados en Corea del Norte.

Por si fuera poco, en el colmo de la barbarie propia y cotidiana de esta dictadura, muy amiga del gobierno de Cuba, varias personas fueron obligadas a ver cómo eran ejecutados los adolescentes, prácticamente niños; uno de 16 años, otro de 17.

Los testigos agregaron que les dijeron:

«Aquellos que ven o distribuyen películas y dramas de Corea del Sur, y aquellos que perturban el orden social asesinando a otras personas, no será perdonado y será condenado a la pena máxima: la muerte.»

La referencia a «aquellos que perturban el orden social asesinando a otras personas» se debe al hecho de que, junto con los dos niños ejecutados por ver películas de Corea del Sur, se ejecutó a otra persona que había cometido el delito de asesinar a su madrastra. Es decir: que ambos delitos, un asesinato, y ver una película de Corea del Sur se castigaron con igual severidad: con la pena de muerte.

De hecho, se les dijo a los testigos que ambos delitos eran crímenes, «igualmente malvados».

Los testigos de la ejecución confirmaron los horribles asesinatos a Radio Free Asia.

«Las autoridades pusieron a los estudiantes adolescentes frente al público, los sentenciaron a muerte e inmediatamente les dispararon,» dijeron a RFA.

La ejecución tuvo lugar en el aeródromo de Hyesan, apenas unos minutos después de haber sido sentenciados. Es decir: que ni tiempo tuvieron para una apelación.

El hecho se dio a conocer la semana pasada, pero la ejecución de estos dos jóvenes ocurrió el pasado mes de octubre.

Según revelan los medios, ocurrió en medio de una ofensiva contra los medios extranjeros por parte de la dictadura de Kim Jong-Un, que aparentemente buscó, con este hecho, sembrar un precedente de escarmiento para los demás.

Según los informes, los dos niños ejecutados intentaban vender pequeños dispositivos de memoria que contenían las películas de contrabando en su mercado local, y fueron capturados por la denuncia de unos chivatos, que el gobierno de Corea del Norte tiene en la calle para espiar y denunciar a estos vendedores ilegales.

Guerra avisada…

Una semana antes de la ejecución de los dos niños, dice MSN, se les había advertido públicamente, en reuniones con los ciudadanos «que se tomarían medidas enérgicas contra cualquier delito que involucrara a los medios extranjeros, en particular los que provinieran de su vecino y enemigo Corea del Sur.»

Según cita el medio, «Corea del Norte está preocupada por el impacto en la juventud de presenciar la cultura surcoreana», un país económicamente más próspero y una sociedad democrática, para nada igualada al atraso de su vecino.

Según los informes que llegan desde Corea del Norte, el mero hecho de ver una película extranjera conlleva la pena de ser enviado a un centro disciplinario laboral. Si son reincidentes en el delito, serán enviados a un campo de trabajo correccional por cinco años junto con sus padres, castigándoles también a estos por su «irresponsabilidad» en la «educación deformada» de sus hijos.

Sin embargo, el hecho de ser sorprendido distribuyendo o vendiendo películas de Corea del Sur puede ser motivo suficiente para la pena de muerte, incluso cuando los involucrados son menores de edad.

Las ejecuciones, señalan fuentes desde Asia, forman parte de un nuevo «reinado del terror», con la probabilidad de futuros asesinatos públicos «ahora más alta que nunca».

MSN destaca que «el legado de ejecuciones púbicas de Corea del Norte se extiende incluso a miembros de la propia familia de Kim Jong-Un,» y refiere informes de la ejecución de un tío de Kim Jong-Un a quien el dictador describió como una «escoria humana despreciable, peor que un perro».

Precisamente la ejecución del tío de Kim Jong-Un fue realizada con perros, en el año 2013.

Identificado como Jang Song-thaek, se dice que este fue perseguido y asesinado por 120 perros que habían estado hambrientos durante tres días antes. Informes señalan que hubo varios funcionarios que, a modo de «lección» debieron ver cómo los perros desgarraban la piel del tío del mandatario; mientras que añaden que ese día, ocho de sus aliados cercanos también fueron ejecutados.

tal vez quieras leer: Ron DeSantis aventaja a Donald Trump en encuesta

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+