Conoce al magnífico actor cubano Frank Andrés Mora, Pipo en “El derecho de soñar”

Havana
nubes
27.2 ° C
27.2 °
27 °
94 %
1.5kmh
100 %
Sáb
27 °
Dom
31 °
Lun
31 °
Mar
31 °
Mié
29 °

Frank Andrés Mora tiene 38 años y es uno de los actores cubanos más populares del momento, después de su participación en la telenovela cubana “El derecho de soñar”. Sin embargo, su verdadera pasión era la música; fue el destino y la pobreza los que se encargaron de que su camino tomara otro rumbo.

Pascual, o Pipo, como lo llaman ahora cada vez que sale a la calle, recuerda con nostalgia su breve paso por la Escuela Vocacional de Arte de Santiago de Cuba, donde estudió piano básico. Pero el Periodo Especial y la situación económica de su familia obstaculizó su sueño.

Según ha contado en una entrevista reciente con Cubadebate, no fue hasta que comenzó a cursar el séptimo grado que Frank Andrés Mora descubrió su amor por la actuación, cuando se vinculó a la Casa de Cultura de Palma Soriano y luego pasó las pruebas de la ENA.

El resto es historia: en la primera década de los 2000 comenzó en el teatro y la televisión, con producciones como “¿Qué come?, ¿qué dice?”, “Los del Pre”, “Tierras de fuego”, “Tras la huella”, “Cuando el amor no alcanza” y “Kilómetro cero”. Durante esos años se formó como el gran actor que ahora es, sin saber que le esperaba uno de los mayores retos de su carrera.

En la telenovela “El derecho de soñar”, Frank Andrés Mora encarna a Pipo, un personaje con discapacidad intelectual que desafía todos los estereotipos. Obtuvo el papel a través de un casting, donde hizo el examen junto a Yaité Ruiz, Clarita García y Ray Cruz. Los cuatro obtuvieron el personaje.

“Lo primero que hicimos fue tomar la historia muy en serio, a pesar de que María Luisa y Pascual también tenían un lado cómico. Nos tomamos en serio la responsabilidad y el compromiso con las personas con discapacidad intelectual. A partir de ahí, Yaité y yo trabajamos juntos”, explicó.

La dupla recibió asesoría especializada por parte de expertos de salud y acordaron que Mora representaría un tipo de discapacidad más leve o moderada, mientras que Yaité asumiría un grado de discapacidad más severo.

“Yaité y yo vivimos una experiencia inolvidable, compartimos un amor que se reflejaba en escena, respeto mutuo y, sobre todo, una gran admiración. A medida que comenzamos a admirarnos y a enamorarnos como dos actores profesionales, todo se hizo mucho más sencillo. La mirada en la actuación es esencial”.

Mora está convencido de que el amor que siente hacia “Muñeca” perdurará por siempre. “Adoro a Yaité y sé que ella también me aprecia. Espero que tengamos la oportunidad de trabajar juntos nuevamente”.

“Creo que visibilizar a personajes como estos es beneficioso, especialmente para la sociedad cubana, que debe adaptarse a un enfoque verdaderamente inclusivo. La inclusividad no debe ser solo una palabra, debemos sentirlo y practicarlo en nuestra vida diaria”, sentenció.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+