Connect with us

Cuba

La Revolución no le recoge los tomates a Yamilé Bombino

Published

on

tomates revolución Yamilé Bombino

Yamilé Bombino pide a gritos que le recojan sus tomates del suelo y echa pestes a Acopio mientras dice que confía en que la Revolución “y en su Comandante”, que alguien la va a ayudar.

Yamilé Bombino le ha pedido a la “prensa independiente”, a la “digital y extranjera” y también a los cientos de internautas que se han hecho eco de su denuncia contra Acopio que no malinterpreten sus palabras. Que ella, Yamilé Bombino, confía en la Revolución y que sabe que algo se hará con los tomates que Acopio no le quiere recoger. Sin embargo, hasta ahora, ni Acopio ni la Revolución se han hecho eco de su reclamo, y los tomates de Yamilé Bombino se están echando a perder en el suelo.

Esta campesina espirituana lleva desde hace varios días denunciando en Facebook su problema, que es como “un malestar”. Un malestar generalizado en todo el país. ¿Cómo puede entenderse su molestia? Fácil. Cualquier cubano sabe cuánto cuesta una libra de tomate. Cualquier cubano sabe el verdadero precio de un tomate en la mesa. Todos saben que se pierde y que cuando aparece, lo hace con precios que para qué contarles.

tal vez quieras leer: 2 mangos por 70, un aguacate a 25 y 5 tomates por 170 pesos

Y mientras en Cienfuegos, los cienfuegueros batallan porque el ajo, la cebolla y el tomate “se disparan” (precios) Yamilé Bombino desde Sancti Spíritus espera porque Acopio o la Revolución, le recojan sus tomates del suelo.

La espera, hasta ahora, ha sido infructuosa.

Ella, sin embargo, se preocupa porque cientos de cubanos, o miles, de esos que salen diariamente a la calle a conseguir algo de comer y se encuentran que 5 tomates valen 170 pesos, o 150, o cien, “malinterpreten” sus sentimientos con relación a estos tomates que se están pudriendo en el surco por culpa de Acopio, un mecanismo diabólico creado por la Revolución que Yamilé Bombino defiende a capa y espada.

tal vez quieras leer: No podía pagar la electricidad y dejó de cultivar malangas

Vamos, que no hay nada raro en que Yamilé Bombino defienda la Revolución en la que cree y confía ciegamente aún con cientos de cajas de tomates en el suelo. Ese es, como dice el argot popular “su maletín”.

A esos mismos cientos de cubanos que ella dice “malintepretan” su reclamo, no les importará el diploma que ella ha “colgado” en su perfil de Facebook para demostrar su filia política; o como mínimo, demostrar que es campesina destacada en el cultivo y cosecha del tomate. Ojo, en el diploma que parece corresponderle a ella aparece otro nombre: Nieves E. Pérez Guerra.

A fin de cuentas más cubanos aún le tienen que agradecer a ella – Yamilé o Nieves – y a miles de campesinos más por la labor que realizan día a día, incluso desde horas en que el Sol ni siquiera piensa asomarse en los campos.

Eso sí, es hora de que Yamilé Bombino entienda que su problema con los tomates que se le están echando a perder en el surco, no es culpa de los internautas que comparten, o de la “prensa independiente, digital y extranjera” que se ha hecho eco de su problema con Acopio y la Revolución. Prensa libre al fin, es la que se ha encargado de “ayudarla”, visibilizando el problema de las cajas de tomates que se pudren, en sus predios, sin que Acopio, ni la Revolución, ni siquiera el Delegado de la Circunscripción – no ya mencionar a los del Gobierno y el Partido con puestos en oficinas con aires acondicionados – vengan a recogérselo del suelo.

por Ariel P.

tal vez quieras leer: Cuba: Camión con piñas se pudrió, pero no se la vendieron al pueblo

 

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡RECARGA en Cuballama! Por 500 CUP reciben 1300 CUPRECARGA AQUÍ
+