La foto que le cambió la vida a Gabriel Silva

Havana
nubes dispersas
32.2 ° C
32.2 °
32 °
58 %
5.7kmh
40 %
Mar
32 °
Mié
31 °
Jue
33 °
Vie
32 °
Sáb
28 °

Una foto, aunque en realidad fueron varias, le cambió al jovencito brasileño Gabriel Silva la vida para siempre. Una foto en apariencia inofensiva, en la que Gabriel Silva aparecía de pie, sin camisa, en chancletas, en un basurero, buscando comida o algún objeto de valor, le cambió la vida.

Piensen Uds., ¿cuántas veces en la vida de una persona un simple acto puede cambiártela completamente? Muchas veces. Piensen por ejemplo en aquellos que conducen y bajan un par de segundos los ojos para mirar el celular y, ocurre un accidente, y pierden la vida.

El caso del jovencito brasileño Gabriel Silva es un caso a estudiar. Claro que sí. Y tiene un trasfondo religioso y sociológico detrás. ¿Cuántas veces, en la calle, centenares de personas vieron a Gabriel Silva y no le dieron un centavo? Es probable que miles.

Sin embargo, bastó una foto, esa en la que Gabriel Silva aparecía de pie, sin camisa, en chancletas, parado encima de un basurero, sosteniendo en sus manos un arbolito de Navidad, para que muchos de los que le dieron la espalda, hasta periodistas también que lo vieron alguna vez antes, se deslumbraran con una noticia que es el día a día en Brasil. La historia de Gabriel Silva, si bien es alentadora, es interesante; porque muestra la cara de una sociedad apática en ocasiones, en otras muy poco dadivosa y menos humanitaria, que de pronto parece transformarse por una foto viral.

Piensen Uds. en la foto. Piensen en el árbol de Navidad. Piensen en Cristo. En Dios. Piensen en cuántas personas profundamente religiosas vieron a Gabriel Silva en la calle antes de esa foto famosa y le dieron la espalda.

Mejor aún- digamos, y salgamos del pesimismo – pensemos en aquellos que le transformaron la vida a Gabriel Silva después de esa foto.

La historia de este niño – jovencito – brasileño, se hizo viral a finales del 2021, dice Yahoo Noticias. El niño fue fotografiado en un vertedero con un árbol de Navidad en sus manos, con una tierna mirada hacia el objeto, y gracias a una ola de solidaridad pudo, semanas después, cumplir el sueño de tener una casa propia para él y su familia.

La foto fue tomada por el fotógrafo de AFP, Joao Paulo Guimaraes, en Brasil. El niño se encontraba en el basurero del estado de Maranhao, cuando fue inmortalizado por el fotógrafo, colaborador de AFP. La imagen conmovió al país, que de inmediato pareció despertar de un letargo que ve en cada esquina. Toda la sociedad brasileña, su gente, se vio reflejada en este joven negro y delgado. Vieron, «de pronto» la miseria en la que viven millones de brasileños. Una realidad que a muchos les ha tocado vivir más de cerca tras la pandemia.

El niño sostiene el árbol de Navidad en la mano, y sonríe. Detrás, a pocos metros, unos buitres. Foto: Joao Paulo Guimaraes.

Gabriel Silva, junto a su madre y sus tres hermanos, habitaban en una precaria vivienda de adobe y paja en Pinheiro, un pequeño poblado en el norte marañense. Este estado, según un informe de las Naciones Unidas, es el estado brasileño con más personas en la pobreza extrema.

El fotógrafo lo acompañó a su casa el 10 de diciembre del 2021.

Así vivía Gabriel Silva, cuando fue «descubierto» por un fotógrafo colaborador de AFP: Joao Paulo Guimaraes.

“No me imaginaba que iba a suceder eso (la ola de solidaridad) por esa foto. Quedé sorprendido”, confesó el adolescente semanas después de las fotos y el reportaje.

Gracias a la donación hecha, la familia se pudo comprar una casa que tiene, tres habitaciones, cocina y garaje.

La casa costó en total 49.000 reales (unos USD 9.800; posée además, dice su madre, María Francisca Silva, recogedora de desechos como Gabriel, “un baño con ducha, electricidad y agua corriente.»

«Antes teníamos que salir de la casa a buscar agua lejos”, dijo.

Más de 2.000 personas donaron en la plataforma de financiamiento colectivo que le cambió la vida al jovencito brasileño. Se logró recaudar la suma de 80.000 reales (alrededor de USD 16.000) en menos de un mes.

“Solo falta colocar el suelo con el dinero que sobró de lo recaudado y comprar algunos muebles… un sofá, una cama para mí, que estoy durmiendo en un colchón en el suelo”, dijo la madre del niño que por ahora, ya realizado su sueño de tener una verdadera casa, quiere seguir estudiando y convertirse en estrella del fútbol mundial.

Muchos se habían preguntado por qué Gabriel tenía esa cara el día que Joao Paulo Guimaraes lo fotografió, inmortalizó, y cuya foto le cambió para siempre la vida al pequeño.

Él mismo, Gabriel, le dijo a los medios:

“Nunca tuve un árbol de Navidad en casa.”

Según los últimos datos disponibles del instituto de estadísticas IBGE, de Brasil, el 24,1% de los 213 millones de brasileños vivía por debajo del umbral de pobreza en el año 2020. La pandemia de COVID-19, elevó esas cifras.

tal vez quieras leer: Oficialismo en Cuba dice que los niños en EE.UU sufren carencia de leche

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+