Connect with us

Noticias

Trump reevaluaría decisión sobre acuerdo de Grandes Ligas y Cuba, pero…

Published

on

trump-cuba-baseball-deal

El presidente de los EE.UU., Donald Trump, se reunió este lunes con el comisionado de Grandes Ligas Rob Manfred para discutir el tema concerniente al acuerdo que la MLB y la Federación Cubana de Béisbol habían logrado hace meses. En particular, ambos se manifestaron interesados y deseosos de que termine de una vez y por todas el tráfico humano de los peloteros cubanos, y que estos tengan que arriesgar sus vidas para poder hacer realidad sus sueños de jugar en las Grandes Ligas.

El único modo en el que hasta ahora estos peloteros cubanos han logrado hacer su sueño realidad, es contratando traficantes de personas para que estos los lleven a Haití, República Dominicana o México. Desde allí, una vez vistos por los llamados scouts, es que comienzan a labrar su sueño de llegar a los Estados Unidos para poder jugar en la bien llamada “Gran Carpa”. Un camino incómodo, no exento de riesgos, donde no pocas veces ha funcionado la extorsión y el secuestro.

Luego de que la Major League Baseball (MLB) había llegado a un acuerdo con la federación de béisbol de Cuba para permitir que los atletas cubanos jugaran en los Estados Unidos sin tener que “desertar” de la isla, la actual administración bloqueó el acuerdo, histórico por demás, y que habría permitido a los jugadores de béisbol cubanos llegar en igualdad de condiciones a la MLB al igual que sus similares de Puerto Rico, Dominicana y Venezuela, por mencionar otros tres de los mayores exponentes y “exportadores” de talentos beisboleros de la región.

Si bien la administración de Trump está consciente de todo eso, parece ser que la Casa Blanca nunca tuvo intenciones de “matar el acuerdo logrado entre la MLB y la Federación de Béisbol de Cuba”. Aunque la actuación de dos figuras de peso políticas como el Senador Marco Rubio, y el congresista Mario Díaz-Balart pudieran haber influenciado en la decisión.

En la reunión sostenida entre Bob Manfred y Donald Trump, el mandatario estadounidense dejó en claro que “a cambio de revisar esa decisión, quiere que la MLB, al igual que otros grupos vinculados a la isla, insten a las autoridades cubanas a reducir su cooperación e influencias dentro del gobierno socialista de Venezuela“, algo que en La Habana sonaría como a “cambiar peloteros por petróleo”.  Que la MLB lo haga, o que Cuba “obedezca”, son dos cosas distintas. Y según NPR, Trump lo dejó claro más adelante.

NPR informa que Trump le aseguró a Manfred que no está cerrado a las discusiones sobre el tema. Es más, dijo estar interesado en continuar hablando sobre el acuerdo, pero solo si Cuba suspende su asistencia a Venezuela.

La administración continuará responsabilizando al régimen cubano por su papel directo en el tráfico de sus ciudadanos de la isla“, dijo un funcionario de la Casa Blanca a NPR, medio que publicó la víspera una interesante entrevista al respecto.

El gobierno espera encontrar formas productivas de trabajar con MLB para ayudar a la gente de Venezuela, un país que tiene una rica historia con MLB pero que ha sido desestabilizado por la interferencia de Cuba“, expresó el funcionario. En la declaración, el funcionario dejó en claro su posición: el gobierno de Trump culpa a Cuba por apoyar al líder venezolano Nicolás Maduro y exigió que las fuerzas de seguridad cubanas se fueran de Venezuela.

El presidente se reunió con el comisionado de la MLB para discutir un tema sobre el cual el gobierno recientemente dictó un fallo. Ello demuestra que el presidente está dispuesto a considerar seriamente a cambiar el fallo del gobierno que se hizo recientemente“, dijo Fernando Cutz, ex actor director sénior para asuntos del hemisferio occidental en el Consejo de Seguridad Nacional en la administración Trump.

Eso demuestra que el presidente está dispuesto a al menos considerar anular a quien haya tomado esa decisión final debajo de él“.

La reunión no habría llegado “de la nada”. Según NPR, la MLB, interesada en resolver este engorroso conflicto que está bajo la lupa incluso del Buró Federal de Investigaciones, habría contratado a principios de esta primavera a una empresa de cabildeo con estrechos vínculos con la administración de Trump para que la ayudara a encontrar una solución. Al menos lograron que Manfred y Trump se sentaran frente a frente y dijeran lo que tenían en mente.

Sin embargo, la solución parece compleja. Si bien Trump no parece ser un presidente que cese en sus exigencias, Cuba lo es menos, aunque para John Kavulich, presidente del Consejo de Comercio y Economía de los Estados Unidos y Cuba, esta reunión marque un “cambio significativo con respecto a hace 60 días”.

El experto cree que tras esta reunión “el desafío – por encontrar una solución – será aún mayor“, pues Cuba no renunciará a su filiación con Venezuela, para beneficiar un acuerdo con la MLB.

Han agregado elementos al proceso de resolución, y los elementos que han agregado son increíblemente difíciles de resolver para la MLB o a los gobiernos en corto y mediano plazo“, dijo Kavulich.

Cada vez que un tema se vincula con lo que le está pasando a Venezuela o cómo Cuba está conectada a Venezuela, apaga las luces y léete un buen libro“, expresó.

Y es que en números redondos, con el auxilio de la Matemática, Cuba no va a perder un negoció de varios miles de millones de dólares con Venezuela, a cambio de unos cuantos miles que podrían darle unos diez o veinte peloteros. ¿Cien? ¿Mil?

El entendimiento no va por esta vía, lo sabe un cubano medianamente entendido en el tema. Nunca lo estuvo, ni Cuba estuvo interesada en sacar a los dos viejos lobos de Higinio Vélez y Tony Castro de la repartición del pastel, lo cual significa una ingerencia flagrante del gobierno en la FCB como parte de los organismos del deporte cubano.

Ahora, para picar el cake, tendrán que hacerlo con un cuchillo de papel.

Roberto A.

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

+40 CUC BONO EXTRA - ¡Recarga TRIPLE en Cuballama!RECARGA YA
+