Connect with us

Cuba

Sigue el éxodo, sin Pies Secos ni Pies Mojados

Published

on

cubanos en Panamá

A pesar de que desde el 12 de enero de 2017 no existe la política de Pies Secos Pies Mojados, que permitía el acceso inmediato bajo Parolee a todo cubano que llegase a tocar suelo estadounidense por cualquiera de sus puntos fronterizos o territorio, el éxodo de cubanos continúa, incluso por mar aunque tal vez con menor volumen, pero continúa.

La “nueva ruta” que ya no es tan nueva, aunque no exenta de peligros, demoras y angustias sigue siendo la preferida de muchos: Centroamérica.

El escollo principal es la conocida y peligrosa Selva del Darién. Cruzarla es toda una odisea, y llegar a Puerto Obaldía, en Panamá es otra. Allí, porque el cruce es por un punto único, esperan a los cubanos decenas de guardias fronterizos panameños para llevarlos hacia campamentos de migrantes – albergues – aunque en no pocas ocasiones y días los han retenido en plena montaña, a la intemperie.

A pesar de que Panamá ha prometido “cero tolerancia” con los inmigrantes ilegales, el fenómeno es continuo y los desborda. Hasta hace apenas unas semanas 600 cubanos eran reportados como “retenidos” en dos instalaciones – una, un albergue en la localidad de Gualaca, fronteriza con Costa Rica que acogía a unos 300 emigrantes de la isla y otra en la comunidad costera caribeña de Puerto Obaldía, en el límite con Colombia, que también albergaba un número similar – todos en espera del procesamiento por parte de las autoridades panameñas. El país, que durante un buen tiempo ha mantenido una actitud ejemplar ante la llegada de los migrantes – a los cubanos se suman decenas de haitanos, y africanos – ha optado por darles refugio temporal y luego darles un documento “de tránsito” para que abandonen el país.

Tras el papeleo de rigor – aunque este ha demorado para cientos una eternidad – los migrantes cubanos continúan su rumbo al “sueño americano”, con la certeza de que el salvoconducto dado en Panamá no les servirá en el resto de los países de la ruta. Varios cientos han sido detenidos e identificados en Honduras. Otros tantos en México.

En la pequeña nación centroamericana, se registra casi que cada semana la detención de un grupo de migrantes cubanos. El gobierno de ese país había contabilizado entre los meses de enero y febrero de 2019 un total de 1.372 migrantes cubanos detenidos en sus fronteras. A estos se les procesó y permitió seguir su camino (en la mayoría de los casos); otros fueron deportados.

Cubanos detenidos en Honduras

Un censo realizado por el Centro de Desarrollo Social del Estado y el Instituto Nacional de Migración de México reveló que tan solo 192 de ellos se encontraban albergados en el gimnasio del Colegio de Bachilleres de Ciudad Juárez, México, a la espera de que Estados Unidos les permita el ingreso.

¿Cuántos han sido en realidad? ¿Cuántos se encuentran actualmente deambulando por la selva, o retenidos en albergues migratorios?

Quizás la cifra exacta sea imposible de precisar, pero para dar una idea de la magnitud del fenómeno, un informe de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) viene en nuestro auxilio. Este reveló que durante los últimos seis meses del 2018, tan solo 6.289 ciudadanos de Cuba cruzaron la frontera México-Estados Unidos de manera ilegal y solicitaron asilo político.

El número es menor que los 7.079 que llegaron por esa vía en el año fiscal 2018 (de octubre de 2017 a septiembre de 2018), pero si a esos números sumamos los detenidos en Panamá, Honduras y México fundamentalmente, y sumamos otros miles que están en Brasil, Ecuador a la espera de “instrucciones”, no existe temor en llamar éxodo lo que en realidad es.

con información de IPS


 

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO