Connect with us

Cuba

Melissa, la primera cubana narradora de béisbol

Published

on

Por Silvia Alemán Fundora

Melissa Blanco Déniz, a sus 21 años, acaba de convertirse en la primera mujer cubana en narrar un juego de la Serie Nacional de Béisbol

Este es su sueño cumplido. Aún recuerda con ternura los días en que su padre la llevaba al estadio para que su mamá pudiera realizar los quehaceres de la casa. “Iba a ver el juego y me quedaba sentada, muy atenta. Dice mi papá que cuando crecí un poco comencé a hacerle preguntas sobre qué significaba cada cosa”.

Hoy todo ha cambiado para ella. Melissa Blanco Déniz, a sus 21 años, acaba de convertirse en la primera mujer cubana en narrar un juego de la Serie Nacional de Béisbol.

“Mientras fui creciendo, estudié ballet clásico y mil cosas, pero el amor por el deporte nunca se me quitó. Cuando entré en la Escuela Vocacional de Matanzas lo tenía muy claro, y me decidí por el Periodismo”.

Así fue que la joven de primer año se acercó a los grandes narradores deportivos de la radio matancera. Cuenta que le pidió a Ismara Torres, directora de la Unión de Periodistas de Matanzas, que hablara con Guillermo Rodríguez y Dairon Medina, los narradores de la pelota en ese momento, para que la dejaran estar en la cabina: así podría aprender un poco y cerciorarse de que era eso lo que quería hacer.

Melissa comenzó a ir regularmente a Radio 26, donde la enseñaron a anotar los juegos y a elaborar los comentarios. “Cada vez que un jugador sale a batear, hay que llevar los resultados de su actuación: si se poncharon, si dieron un rolling a alguna almohadilla o un fly a algún jardín. En la cabina lo que se hace es eso, además tienes que estar pendiente de todos los detalles, para poder narrarlos a los oyentes con la mayor exactitud posible”.

Sin embargo, lo que la marcó enormemente fue la experiencia de estar dentro de la cabina. “La cabina tiene otra magia. Los narradores son aficionados también y, aunque tengan que ser imparciales, los gestos que realizan cuando su equipo tiene una buena actuación o no, son cosas muy bonitas que las personas no tienen la posibilidad de ver: cómo se emocionan al narrar un batazo, cómo saltan a favor de su equipo, cómo sufren y se sobreponen a los sentimientos. Están narrando para dos provincias que tienen la misma pasión, no pueden mostrar favoritismos”.

Lea también: SNB 59: El regreso de Leslie Anderson y la embestida de los Toros

Aunque su formación está guiada por figuras cimeras de la locución deportiva en el país, la joven refiere que es, mayormente, autodidacta. “Pienso que lo primero es que te guste el deporte. Lo otro es prepararte, conocer sobre el juego y su historia, y practicar. He narrado muchas veces sola en mi casa, pues para eso no hay muchas clases. Lo otro son cursos que se imparten en La Habana, pero para llegar hasta ellos necesitas mucha preparación previa.”

A pesar de ser todavía estudiante, Melissa tiene una vida laboralmente muy activa. Se levanta temprano en la mañana. Va a la universidad a recibir las clases, luego pasa por Radio 26 a realizar trabajos pendientes. Cuando llega a la casa comienza a practicar. Generalmente recopila los juegos que transmiten por televisión y los que vienen en el Paquete semanal. Narra dos o tres entradas diarias.

“Oficialmente hago “Tiempo A” y otros tres espacios. Asumo también algunos programas para los que me llaman, como la revista informativa “De primera mano” y el programa televisivo “Quédate Conmigo”, de TV Yumurí, que se emite en la televisión nacional.”

El pasado 15 de agosto fue su prueba de fuego en la narración deportiva. “Ya me habían dicho que de esta serie no pasaba, pero no sabía cuál sería mi momento. Ese día estaba con Dairon Medina, él narrando y yo haciendo comentarios y estadísticas. Al fin de la quinta entrada me pidió que escogiera entre seis o siete. Yo escogí el seis y cuando comenzó la entrada, me dejó el micrófono para que narrara. No pensé que fuera tan pronto, pues era el primer juego que Matanzas celebraba en nuestro estadio en esta serie”.

“Llevaba mucho tiempo preparándome. Dairon había escuchado y rectificado mis narraciones y yo tenía aprendida la forma de describir las jugadas, la entonación correcta, qué descripción es la más adecuada. Eso me ha llevado cinco años”, añade Melissa.

Según exlica, el acontecimiento le ha abierto las puertas del gremio, dejando a un lado las concepciones que existen sobre el género femenino: “Al principio pensé que ser mujer era un impedimento para que me aceptaran, pero después de ese día, muchísimas personas han procurado acercarse a mí, porque todo el mundo está muy contento con mi trabajo. La mayoría de las personas que se me acercaron eran hombres. Especialmente el sexo opuesto me ayuda y me respeta enormemente”.

Sobre la actual Serie Nacional de Béisbol, Melissa tiene una actitud crítica. Opina que hay muchas deficiencias; que, por ejemplo, todos los años cambian la estructura, el reglamento, la forma de hacer las cosas, y que eso no es nada saludable para la pelota cubana.

Tampoco cree que haya necesidad de tener 16 equipos en el país. “Los mejores jugadores por cada provincia deberían concentrarlos en menores equipos para que sea un torneo más competitivo y realmente se preparen bien los jugadores. Todas las deficiencias en la Serie Nacional se reflejan en las participaciones internacionales. No es un secreto para nadie que el nivel de la pelota cubana ha disminuido muchísimo”, concluye la primera mujer cubana en narrar un juego de la Serie Nacional de Béisbol.

 


 

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡DOBLE RECARGA + regalos! Por 20 CUC reciben 40 CUC + 30 MIN + 30 SMSRECARGA YA
+