Connect with us

EEUU

Menos desempleados en Estados Unidos en la última semana

Published

on

Estados Unidos desempleo
Una mujer se desempeña como soldadora en EE.UU. Foto: Kelly White / Air Force

La semana pasada 5,2 millones de personas en los Estados Unidos aplicaron para recibir los beneficios por desempleo. Esta semana el número se redujo a 5,1

Las solicitudes de subsidio por desempleo en Estados Unidos disminuyeron a 900.000 en la última semana, una señal que puede indicar que “en algo” se recupera la economía, aunque en la concreta lo que significa es que el número de estadounidenses que buscan beneficios por desempleo se redujo. La semana anterior, fueron 926 mil los que llenaron la solicitud.

Esa es la lectura que debe dársele y no otra; si la economía de Estados Unidos, en medio de la pandemia se recupera o no, deberá verse en los próximos meses; no ahora. No un día después de que Joe Biden haya llegado a la Casa Blanca.

Sin embargo, su llegada a Washington coincidió, por esas cosas que tiene el destino, con la salida a la luz pública del informe del Departamento de Trabajo.

Según este informe, la semana pasada 5,2 millones de personas en los Estados Unidos aplicaron para recibir los beneficios por desempleo; esta semana, el número “se redujo” a 5,1 millones.

Normalmente, esa reducción indicaría que los desempleados están encontrando trabajo. Aunque puede suceder también que a esos 100 mil se les hayan agotado sus beneficios de desempleo.

De hecho, la cifra de aquellos que andan pidiendo y recibiendo beneficios es mayor; aproximadamente el doble. El informe señala que 423,734 estadounidenses solicitaron la Asistencia por desempleo pandémico, que brinda beneficios a trabajadores como los autónomos, y esa cifra representa un aumento de casi 140.000 con respecto a la semana anterior.

Según indica otro reporte fechado el pasado 2 de enero, “casi 16 millones de personas estaban desempleadas”. De ellas, más de 10 millones de personas están recibiendo ayuda.

“Desde finales del verano pasado, no hay una mejora sustancial”, dijo AnnElizabeth Konkel, economista de Indeed Hiring Lab, en comentarios enviados por correo electrónico a CNN.

Dicho de otra manera: no ha habido mejoras reales en cuanto a empleos durante meses, porque todavía millones de estadounidenses necesitan ayuda del gobierno para llegar a fin de mes.

Este será uno de los grandes retos que tiene por delante la administración Biden:  reincentivar el mercado laboral.

Biden apuesta a eliminar parte del problema con un plan ambicioso: vacunar 100 millones de personas en sus primeros 100 días de gobierno. Eso implica: 100 millones de personas “en la calle”. Muchos de ellos tomando Uber o haciendo Uber. Gente en restaurantes comiendo o sirviendo. Ya inmunizados.

Por ahora, muchos de ellos han sorteado la crisis gracias a las tarjetas de crédito. Economistas de Bank of América escribieron la semana pasada, en otro informe diferente, que el gasto total con tarjetas aumentó un 9,7% durante la semana que terminó el 9 de enero en comparación con el año anterior.

“Eso representa un aumento del 2% año tras año antes de los pagos de estímulo”, dijo Bank of America.

Biden quiere, además, impulsar un plan de $ 1.9 billones de dólares que proporcionaría, entre otras cosas, cheques de $ 1,400 para la mayoría de los estadounidenses, lo que, además de los cheques de $ 600 que ya se están distribuyendo, llevaría el total a $ 2,000 por adulto.

El nuevo plan también pondría a disposición $ 400 por semana en beneficios federales para estadounidenses desempleados y extendería una moratoria sobre desalojos y ejecuciones hipotecarias hasta septiembre. La propuesta de Biden requerirá la aprobación del Congreso y algunos republicanos del Congreso ya han expresado reservas.

Pero el Congreso y el Senado ya están en manos demócratas. Biden ha pedido “trabajar juntos” y si de algo se precia “la historia” de Estados Unidos es que cada vez que ha habido un periodo de crisis y ha ocurrido un cambio de presidente, a las bancadas, al menos en un primer momento, les ha dado por ponerse codo a codo en echar adelante el país.

Sucedió en el 2008, cuando Biden era vicepresidente y republicanos y demócratas le dieron la confianza a Barack Obama para sacar a EE.UU. de la crisis con otro ambicioso plan. Biden estaba ahí, a su lado. La confianza depositada fue respondida. Ahora la gente lo conoce, lo recuerda y tiene en cuenta, por lo que pudieran darle otro voto.

¿Sucederá? Ya lo veremos.

Ariel P.

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Gana hasta $500 de saldo Cuballama! 11 días, 11 premios diarios.PARTICIPAR
+