Connect with us

Cuba

Carlos Manuel Álvarez denuncia “secuestro político” de gobierno cubano

Published

on

periodista Carlos Manuel Álvarez
Foto: collage con fotos de Carlos Manuel Álvarez

El periodista cubano que viajó desde el extranjero y permaneció durante días con los miembros del Movimiento San Isidro hasta que fueron sacados por la fuerza, denunció al cerco del gobierno cubano hacia su persona, y afirmó que su encierro domiciliario “no se debe a la cuarentena sanitaria, sino a un secuestro político”.

Carlos Manuel Álvarez, el periodista cubano cuya prueba de PCR dio un supuesto resultado alterado y que fue usada como motivo por el gobierno cubano para sacar a los huelguistas de Damas 955, denunció en su cuenta de Facebook que las medidas tomadas contra él no se trataron de ningún protocolo sanitario, sino de una manipulación de las autoridades.

El joven escritor cubano, que afirman cometió una violación sanitaria, se encuentra cercado en casa de una periodista amiga, imposibilitado de salir del domicilio, con sus cosas aún en la sede del Movimiento San Isidro, y sin conocer el resultado del segundo PCR que le realizaran.



“Cuando allanaron San Isidro el miércoles 26, supuestamente para hacer cumplir las medidas sanitarias, me hacinaron en un carro-jaula por dos horas junto con otras ocho personas, sin ventilación alguna. No me aislaron. Los expusieron a todos a ese hipotético contagio. Hasta hoy, a ninguna de esas personas le han hecho un test de covid, no ya por mantener contacto físico conmigo, sino incluso por tener que habernos apiñado unos sobre otros en aquel carro-jaula parqueado en las afueras de Cuba y Chacón. Ese mismo día, cerca de la medianoche, me hicieron el segundo test y dijeron que el resultado estaría al día siguiente y que el domingo, si daba negativo, ya levantaban la vigilancia policial”, cuenta Carlos Manuel Álvarez.

El periodista se cuestiona como es que, más de 72 horas después de que lo llevaran obligado a hacerse un PCR, todavía no ha llegado el resultado. “Ya no hay urgencia, al parecer”, dice.

Según cuenta, una doctora del policlínico de 5ta y 16 le había dicho que le realizaría una prueba el domingo -desconocía que ya se la había hecho-, pero ese día no se presentó nadie en la casa, por lo cual contactaron con ella.

Quizás quieras leer “Sigo en Cuba”: periodista detenido en San Isidro cuenta los hechos

“Llamamos a Tanay, joven y cariñosa, y nos dijo que no sabía qué pasaba y que ella nos practicaba el test hoy lunes. Pero ahora la doctora Tanay acaba de venir a casa y de decirme que mi test está en manos del municipio, que no depende del policlínico, y que debo seguir esperando hasta que llegue el resultado. En su rostro de médico pude ver cómo no entiende nada de la situación. Y claro, nadie que se rija por los protocolos científicos y sanitarios establecidos puede entender”, indica.

Álvarez y los demás Miembros del MSI que estaban en Damas 955 fueron desalojados por la fuerza, sin tiempo para sacar sus pertenencias del lugar, y desde entonces varios permanecen cercados por la Seguridad del Estado.

“La Seguridad del Estado también me dijo que mis pertenencias de San Isidro me serían devueltas el día después de la detención. Aún no me han devuelto nada, y sé que el resto de las personas que se encontraban allí están en la misma situación. Incluso, hemos escuchado que han asaltado el lugar, lo que espero que no sea cierto. La policía aseguró (aunque esto qué importa) que nada se iba a perder. A mí me sacaron descalzo de San Isidro, ahí están mis libros y mis dos pares de zapatos, que son las únicas cosas que un hombre necesita para caminar”, manifiesta.

“A partir de este momento puedo afirmar lo evidente. Mi encierro no se debe a la cuarentena sanitaria, sino a un secuestro político. No puedo moverme, y no se sabe hasta cuándo pueda hacerlo. A ver si cuando me suelten me pongo un nasobuco y voy a pie, descalzo, a buscar mis zapatos, mis libros y mi bulto de ropas a Damas 955. Mi línea de celular aún está cortada. Creo que no me quieren en la conversación pública que se está llevando a cabo en estos días entre figuras relevantes de la cultura para exigir el cese de la represión, de las cárceles injustas y de la censura a los espacios independientes, entre otros muchísimos asuntos de vital importancia para este país”, expresa.

“Que Denís Solís esté preso, que Silverio Portal esté preso, que sean Luis Manuel Otero y Maykel Osorbo quienes antes hayan estado presos, se debe a un solo asunto. Son negros. Es racismo institucionalizado y asumido, racismo naturalizado, puro y duro. Y a Denis Solís, atiendan, no lo meten preso porque diga que Trump es su presidente. A Denís Solis, el acoso que sufre por pobre y negro lo ha llevado a decir que Trump es su presidente, que son los linderos a los que el poder te empuja como tipo oprimido para poder justificar luego su ideología de limpieza y exclusión, su rancio conservadurismo, su clasismo manifiesto. Denis no dice, a Denis le hacen que diga. ¿Quién que verdaderamente quiera una república para Cuba puede banalizar estos asuntos, comprarse el atropello incesante escondido bajo la máscara del progresismo?”, concluye Carlos Manuel Álvarez.

Omar Cortázar

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO