Connect with us

Historia

Viejo misterio en Rusia pudiera haber sido resuelto (segunda parte y final)

Published

on

Misterio en Rusia, pudiera al fin ser explicado

Primera parte: Viejo misterio en Rusia pudiera haber sido resuelto

La investigación hecha con relación a este suceso que aún hoy, tras más de medio siglo sigue siendo un misterio en Rusia se concentró en que solo lo razonable puede ser explicado.

Es así que, OVNI y KGB aparte, existe la posibilidad de que uno o varios desastres naturales, obligaran a los esquiadores a salir de la tienda.

Las fuertes heridas y “aplastantes” pudieron ser provocadas por una avalancha que pudo haber forzado a todo el grupo a salir y dirigirse al bosque en busca de refugio. Pero no se encontraron restos de avalancha y la investigación original determinó que la pendiente era demasiado poco profunda para generar una avalancha.

La investigación resumió que las heridas de las tres víctimas encontradas en el lecho del río eran totalmente incapacitantes. Nunca hubieran podido llegar allí sin ayuda, estaban a más de una milla de la tienda, y cuesta abajo no había signos de que alguien hubiese sido arrastrado.

Un escritor y conocedor del tema, Donnie Eichar, sugirió en un libro escrito por él en el 2013 que los fuertes vientos que pasaban sobre la montaña crearon infrasonidos, vibraciones por debajo del rango del oído humano, y que esto provocó tal terror que los esquiadores huyeron.

Pero tendrían que haberse horrorizado todos y que el horror los hubiese impulsado a lo que sería una muerte segura (sin agarrar sus abrigos o botas).

Varias hipótesis consideradas en la investigación de 1959 también han sido cuestionadas: envenenamiento por monóxido de carbono del calentador; locura repentina provocada por el consumo de alcohol malo o de setas alucinógenas que los Mansi a veces colgaban de los árboles para que se secasen; o incluso asesinato por parte de los propios Mansi, si, por ejemplo, el grupo se había extraviado en tierra sagrada.

Las autopsias descartaron los dos primeros, y cuando los investigadores originales entrevistaron a los Mansi locales, los encontraron “bien dispuestos hacia los rusos” y creíbles. Los Mansi, de hecho, fueron de muchísima ayuda en la búsqueda y les dijeron a los investigadores que el área no era sagrada.

Con mucho, la teoría más entretenida es que el grupo fue atacado por un yeti. La fotografía final encontrada en la cámara de Thibault-Brignoles se ha hecho famosa: una figura oscura que avanza por el bosque nevado, encorvada y amenazadora, sin rasgos faciales. Discovery Channel construyó un programa completo, “Yeti ruso: The Killer Lives”, alrededor de la imagen.

Sin embargo, algo está claro: no se ha contado la historia completa. En un lugar donde la información estuvo tan estrictamente controlada como en la ex Unión Soviética, la desconfianza en las narrativas oficiales es natural, y nada en el registro puede explicar por qué la gente saldría de una tienda de campaña sin ropa, de manera casi suicida.

Igor Dyatlov, uno de los nueve excursionistas que murieron durante el incidente del paso Dyatlov en 1959. Cortesía de la Dyatlov Memorial Foundation

Una nueva investigación

La presión de los familiares logró que, en el 2019, se reabriera la investigación y se organizó una expedición invernal al sitio. Un joven fiscal en Ekaterimburgo, Andrei Kuryakov, fue puesto al frente de la investigación.

Al analizar los datos históricos, los investigadores determinaron que las condiciones climáticas en la montaña esa noche eran incluso más extremas de lo que se pensaba y dictaminaron como muy posible que los esquiadores se vieran envueltos en una tormenta con vientos de hasta sesenta y cinco millas por hora y temperaturas de alrededor de menos treinta grados Fahrenheit.

Dos sucesos naturales a considerar -la avalancha y la tormenta – no explican lo que sí pudo causar una losa de nieve deslizándose sobre la tienda.

Dos fotografías tomadas por el grupo de Dyatlov alrededor de las 5 p.m., mientras montaban la carpa, muestran que cortaron profundamente la capa de nieve en ángulo recto con la pendiente, formando un hueco, eligiendo un lugar donde el pico de la montaña ofrecía un refugio de los vientos más fuertes.

Sin embargo, no estimaron lo que un investigador asegura que sucedió. El desprendimiento de una losa de nieve.

Analizando fotografías de 1959, muchos investigadores de Dyatlov habían calculado que la tienda estaba colocada en una pendiente de unos quince grados, que no es lo suficientemente empinada para sostener el movimiento de la nieve en condiciones frías, una losa de nieve pudo haber enterrado la mayor parte de la tienda, inmovilizando a los ocupantes y posiblemente causando lesiones. Temiendo que una avalancha a gran escala fuera inminente, los esquiadores se abrieron paso por el lado de la pendiente descendente de la tienda y huyeron a una cresta rocosa a ciento cincuenta pies de distancia.

Al crear un modelo matemático de la estructura de la nieve esa noche, los investigadores demostraron por qué la losa no se soltó inmediatamente cuando el grupo la cortó, sino solo unas horas después: la causa fue una carga adicional de nieve durante la tormenta.

Conclusiones

Ethan Greene, el director del Centro de Información de Avalanchas de Colorado, quien tiene un Ph.D. en la física de la transferencia de calor y masa en la nieve, sugirió que la decisión del grupo de montar la carpa a la sombra del viento del pico hizo que fuera probable que estuvieran cortando una llamada losa de viento, una acumulación de nieve dura incluso más peligrosa que una losa de nieve típica. Compactada por el viento, este tipo de nieve es varias veces más densa que la nieve depositada directamente y, según Greene, puede pesar hasta seiscientas setenta libras por yarda cúbica. Si una losa de un metro de espesor aplastó la tienda, el cuerpo de cada esquiador pudo haber sido cubierto por más de mil libras. El enorme peso les impidió recuperar sus botas o ropa abrigada y los obligó a abrirse camino fuera del lado de la pendiente descendente de la tienda.

Dos investigadores suizos creen que la placa de nieve probablemente causó las terribles heridas a tres de los esquiadores encontrados en la guarida de nieve, pero esto sigue siendo poco probable, dada la distancia de esos cuerpos a la tienda.

El principal investigador de la expedición del 2019 cree que los nueve esquiadores se retiraron cuesta abajo, refugiándose bajo el cedro y encendiendo una fogata. Debido a que los árboles jóvenes cercanos estaban helados y húmedos, alguien trepó al cedro para romper las ramas más arriba, de ahí la piel y los restos de ropa que se encuentran en el tronco.

Andrei Kuryanov, un portavoz federal ruso, durante una conferencia de prensa en la que anunció que la investigación del caso del incidente del paso Dyatlov se reabriría en febrero de 2019. Donat Sorokin / TASS /

Sin embargo, el fuego que hicieron, en estas condiciones extremas, no fue suficiente para salvarlos. Los dos peor vestidos del grupo murieron primero. La piel quemada de sus cuerpos se debió a sus desesperados esfuerzos por buscar el calor del fuego. Esto sugeriría que el trozo de carne que Krivonishchenko mordió de su dedo probablemente fue el resultado del delirio que se apodera de alguien que se está muriendo de hipotermia, o tal vez de un intento de probar la sensibilidad en una mano congelada. Los esquiadores supervivientes cortaron la ropa de sus compañeros muertos y se vistieron con los restos.

En algún momento, el grupo se separó. Tres esquiadores, incluido Dyatlov, intentaron regresar a la tienda y pronto murieron congelados mientras luchaban cuesta arriba. Los otros cuatro, que iban mejor vestidos, decidieron construir una guarida de nieve para refugiarse durante la noche. Necesitaban nieve profunda, que encontraron en un barranco a un par de cientos de pies de distancia. Desafortunadamente, el lugar que eligieron estaba sobre un arroyo, un afluente del río Lozva. El arroyo, que nunca se congela, había excavado un profundo túnel helado, y la excavación del grupo hizo que su techo colapsara, arrojándolos al lecho rocoso y enterrándolos en diez o quince pies de nieve. La presión de toneladas de nieve que las empujaban contra las rocas provocó las lesiones traumáticas encontradas en este grupo. El espantoso daño facial (la lengua, los ojos y el labio que faltan) probablemente se debió a la búsqueda de animales pequeños y a la descomposición.

La reconstrucción hecha por Kuryakov de los eventos hizo una sola narrativa plausible a partir de anomalías previamente desconcertantes.

La expedición tuvo lugar menos de dos años después del tercer peor accidente nuclear del mundo (después de Chernobyl y Fukushima), que ocurrió en el complejo nuclear de Mayak, al sur de Sverdlovsk, en septiembre de 1957. Explotó un tanque de desechos radiactivos. Y una columna radiactiva de unas trescientas millas de largo, más tarde llamada Rastro Radiactivo de los Urales Orientales, se extendió hacia el norte.

Kuryakov dio el caso por cerrado, aún cuando para muchas personas, la naturaleza por sí sola no puede explicar una tragedia de esta magnitud;.

Los familiares de los fallecidos, aún creen que la muerte de sus seres queridos se debió a una “liberación atmosférica de una poderosa sustancia tóxica” cuando una prueba secreta de armas salió mal.

Natalia Varsegova, una periodista de Moscú, que ha cubierto el tema durante muchos años, también rechazó las conclusiones de Kuryakov.

“No creo en una avalancha,” dice la periodista que, tampoco cree en la losa de nieve (teoría de los investigadores suizos).

“Las conclusiones de estos teóricos están respaldadas por cálculos matemáticos, fórmulas y diagramas, pero es poco probable que el Mansi local, numerosos turistas y organizadores de recorridos en motonieve, que nunca han visto avalanchas en esta pendiente, estén de acuerdo con ellos”.

The New Yorker, el medio que llevó a cabo este artículo investigativo y que practicamente hemos reproducido en nuestro sitio, dice que intentó afanosamente contacta a la oficina del Fiscal General en Rusia. Sus esfuerzos fueron infructosos.

Resumen:

Por “extraño” que parezca, la investigación del joven fiscal ruso es la más lógica de todas pues explica cada uno de los puntos “oscuros” en el llamado Misterio de los Urales.

Analizando el hecho con detenimiento, lo más curioso es que – la experiencia de hacer lo debido – guió a estos nueve esquiadores hacia la muerte segura, temiendo la llegada de una avalancha.

Kuryakov señala que el único error lo cometieron antes: en la colocación de su carpa.

“Todo lo que hicieron posteriormente fue un libro de texto: realizaron una evacuación de emergencia al suelo que estaría a salvo de una avalancha, se refugiaron en el bosque, iniciaron un incendio, cavaron una cueva de nieve. Si hubieran tenido menos experiencia, podrían haberse quedado cerca de la tienda, cavarla y sobrevivir.”

Tienda de campaña, en la nieve.

Representación de un artista de la carpa del grupo Dyatlov instalada en una superficie plana hecha de un corte en la pendiente. Johan Gaume / Alexander Puzrin

Pero las avalanchas son, dice The New Yorker, con mucho, el mayor riesgo en las montañas en invierno, y cuanta más experiencia tengas, más les temes. La experiencia de los esquiadores los condenó.

“Hoy en día, el paso Dyatlov es un destino turístico y de senderismo popular. Cientos de personas han visitado la altura 1079 y han seguido la ruta de Dyatlov a pie, en motonieve o en esquís. La gente viene de todo el mundo para ver el lugar donde una vez estuvo la tienda, el lecho del río donde se encontraron los cuerpos y el cedro, con sus ramas rotas aún visibles. Otros vienen a tomar medidas, fotografías y videos para respaldar sus teorías favoritas. Las alturas azotadas por el viento de Dead Mountain se han convertido en un lugar de peregrinaje. Mucho después de su muerte, Dyatlov y sus amigos dejaron sus huellas en el mapa de Rusia,” concluye diciendo el artículo.

Ariel P.

tomado de The New Yorker

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡Recarga con MÁS DATOS! Bono extra de 1.5 GB + 800 CUPRECARGA AQUÍ
+