Connect with us

Cuba

“Puedo sembrar hierbas y comérmelas como un chivo”, dice cubano

Published

on

Cuba cosecha de tomate hierbas Empresa Electrica
Foto: Referencial. Periódico Invasor

Desde Cienfuegos, un colaborador nos dice que “por suerte” no es ilegal desde ayer cortar hierbas, para dárselas de comer a sus conejos.

Pedrito, colaborador de nuestro blog de Cubacomenta, cubano residente en la provincia de Cienfuegos, dice que de las 124 prohibiciones que el gobierno de Cuba lanzó ayer -en una muestra más que evidente de lo que significa y es el llamado bloqueo interno- afortunadamente no hay ninguna que le impida a él coger hierbas, en cualquier solar yermo o potrero, para poder dárselas a sus conejos.

Eso sí, reconoce, “tengo que tener cuidado, porque esto no es “legal” del todo”.

Con yuca, calabaza y boniato sembrados, alrededor de una mata de mangos, otras de guayaba y una de ciruela, y no muy lejos de allí un puerquito, un gallo y cuatro gallinas, y algunos conejos, Pedrito asegura que está listo “para lo que venga”. Las hierbas para sus conejos las corta “dónde sea”.

“Yo siempre ando con mi jabita en el bolsillo”, explica.

A sus años -que ya pasan de lo que pudiera ser considerado como “un temba”, para entrar en la categoría de “anciano”- admite que “cualquier cosa se puede esperar de esta gente”.

“¡Qué manera de prohibir cosas, compadre”, dijo en medio de la llamada telefónica.

Pedrito nos confirman que lo que más le preocupa ahora es poder alimentar a los animales que le dan de comer. Gracias a que durante años fue una persona dadivosa, dice que hasta en la puerta de su casa le tocan para darle sancocho para el puerquito que se compró, el cual afirma le va a durar hasta diciembre.

“Si es que antes no me lleva el coronavirus”, señala riéndose.

“El puerco es lo que más me preocupa; las gallinas comen cualquier cosa, y los conejos con hierba resuelvo”.

“Lo duro es que se te enferme uno”, aclara.

La realidad de la crisis, para algunos más dura que el llamado Período Especial, ha golpeado tanto a Pedro como a otros miles de cubanos. Algunos habían estado hasta ahora trabajando, “por la izquierda”, en algunas de las actividades que ahora el gobierno ha señalado como “ilegales”.

Van desde lo más sencillo a lo más complejo. Si se mira de modo “panorámico”, hay que arribar a la misma conclusión que llegó un colega periodista: “ha quedado prohibido todo lo que antes no estaba permitido”.

A Pedro, sin embargo, lo que más le preocupa es el calor del verano, los apagones.

“Va y no llego”, vuelve a lamentarse, como a cada rato se lamentan nuestros seres queridos e invocan una muerte lejana.

Le digo que se esté tranquilo, que por lo menos comida tiene; para él y para sus animales.

“Estoy pensando sembrar lechuga, habichuela, acelga, que me gusta. No es que me vaya a volver vegetariano, pero de seguro puedo sembrar todas esas hierbas y comérmelas como si fuera un chivo”, reveló en sorna casi al final de la llamada.

Ariel P.

tal vez quieras leer: Cubanos vuelven al “café de borra”



Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO